Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista

Beth: regresando del lado oscuro

por Xavier Pintanel el 17/06/2010 

Cuando sonó el teléfono y le dije a mi interlocutor que acababa de hacerle una entrevista a Beth, me preguntó que qué hacía yo con una triunfito —término como se conoce a los exconcursantes del programa de televisión Operación Triunfo (Academia de Artistas)—. Le contesté: "Beth ha sacado un disco con el que regresa del lado oscuro".

 

Beth Rodergas (Súria, Barcelona 1981) fue la triunfadora (aunque quedó segunda) en la segunda edición de la OT española y por ello representó a España en el Festival de Eurovisión 2003. Desde entonces ha simultaneado su carrera musical con la de actriz de teatro, cine y televisión, y con la de presentadora y colaboradora en programas de televisión.

 

A parte de todos los discos colectivos con sus compañeros de OT, Beth ha editado tres discos en solitario: Otra realidad (Vale 2003), 100% en la línea de OT; My own way home (Warner 2006) íntegramente cantado en inglés y, finalmente, el que ahora nos presenta Segueix-me el fil (Global 2010), un disco pulcro, delicado, muy bien trabajado donde se nos muestra una Beth que no habíamos tenido la oportunidad de conocer antes y que firma además la mitad de las canciones.

 

Beth asegura que se le hace muy difícil aplicar estilos o etiquetas a su trabajo porque, al cabo, todo es mucho más sencillo: o te llega o no te llega. A mí, en definitiva, me ha sorprendido con un buen disco que entra de lleno en el género de cantautor.

 

Has cambiado de estilo, de idioma, de músicos, de forma de cantar. ¿Eso es, de alguna manera, una evolución o es que tú eres realmente esta Beth y la Beth que conocíamos era otra cosa?

 

No, yo lo veo como una evolución, de unos cambios, de momentos personales en los que estás. Yo siempre he sido yo. Respecto al otro disco que era en inglés, yo creo que de estilo se parece bastante con este. De manera de cantar sí que es cierto: yo cantaba más agudo y en este estoy más calmada y voy más con graves. Lo veo como un proceso natural que va ligado con un proceso personal. Mi caso también es curioso o diferente, pues mi primer disco de estudio no era como un primer disco, no lo siento así. El que siento como primero es el que he hecho anterior a este.

 

Pero he leído una entrevista en la que decías que éste es como tu primer disco.

 

Sí, lo que pasa, es que el que hice en inglés lo sentía así porque era el primero en que yo lo podía hacer todo. Y éste, aunque es el segundo, también podría ser el primero, al ser el primero en catalán, que es como de casa y más sincero. Podría decir que es el "segundo primero".

 

La mitad de las canciones están compuestas por ti.

 

Sí. Esto también es nuevo. He ido cada vez poniendo un poco más de mí.

 

¿Cómo te sientes como compositora si tú siempre has sido intérprete? ¿Cómo sientes este cambio?

 

Estoy satisfecha porque yo me considero intérprete y no me considero cantautora porque creo que es muy complicado escribir una buena canción, hacer una buena letra. Yo he entrado en el juego y he visto que cuando interpretas una canción que has hecho, tú no tiene nada que ver cuando interpretas la canción de otro, aunque lo profesional —y de donde yo vengo— es hacer que no se note y que tú la estés sintiendo y haciéndotela tuya.

 

Pero realmente la sensación es muy diferente. Me encantaría componer canciones pero soy una persona muy dispersa, me encanta hacer muchas cosas y no tengo esta vocación, mi vocación es cantar no escribir canciones. Tengo esta relación de amor-odio con la composición.

 

Este disco es básicamente de amor.

 

Me encontró en un momento donde yo estaba enamoradísima y deslumbradísima y muy sorprendida de que pudiera existir una relación así, tranquila, fácil, poco a poco. Yo venía de una relación totalmente contraria, difícil y tormentosa, y supongo que así te encuentras con un contraste mayor. Aunque igualmente si no hubiera sido así para mí el amor es algo que está muy presente en mi vida y como ya he dicho que yo escribo muy pocas canciones y, al no tener este hábito, lo más fácil es escribir sobre sentimientos.

 

El disco se llama Segueix-me el fil (Sígueme el hilo) y de alguna manera el hilo conductor del mismo es la costura y el bordado.

 

Esto lo pensé porque a mí me gustan estas labores, sobre todo el ganchillo y la calceta. Es una afición que tengo desde hace unos años y en lugar de tocar la guitarra, leer o componer o hacer cosas que me harían más provecho, pues hago manualidades, hago collares, marcos de fotos, cosas con ganchillo.

 

Y como me gustaba pensé que estaría muy bien aplicar este concepto extendido en todo el disco, tanto por fuera como por dentro en algunas canciones, y pensé que todo esto me daba mucho juego.

 

 

El disco es un poco de color rosa. Cuando lo muestras la gente dice "qué cosa más linda, delicada", incluso las fotos de promoción con este vestuario de los años cincuenta y con el piano de juguete de color rosa y la cintita que cierra el disco también rosa. Después de aquella Beth más salvaje ¿porqué ahora esta imagen tan tierna, tan dulce?

 

La verdad es que no lo sé, no hay un motivo. Yo le conté a Marta, que es la chica que se ha encargado de todo el arte, de las fotos, del videoclip y del diseño, lo que quería. Lo ha hecho ella evidentemente y tiene todo el mérito pero yo lo tenía muy claro: quería ir con este vestido y quería hacerlo en una mercería antigua y en el diseño quería que saliera esta tela y estas letras.

 

Quizá es el momento personal en que estoy más "fina". También pasan los años y cuando entré en OT tenía veinte años y supongo que estaba con unas ganas de hacer unas cosas y mi día a día tal vez ya era más "salvaje" y ahora, que ha ido pasando el tiempo, tal vez estoy en una etapa más delicada y más cuidada y toda esta estética siempre me ha gustado.

 

 

Por la estética y el contenido ¿es un disco más dirigido a las chicas que los chicos? ¿Quizá puede gustar más a las unas que los otros?

 

Esto no era nada intencionado porque si lo hubiera pensado tal vez habría podido hacer algo más masculino, pero sí es cierto que ha quedado así, quizá no tanto musicalmente porque es más estándar, pero a nivel de diseño, el lazo y todo muy pastel y rosa ha quedado femenino, pero ya te digo no era intencionado.

 

Pero lo que sí quería es que quedara cuidado, bonito. Yo pienso que la gente que hoy se gasta 12 euros en comprar un CD casi se merece un monumento, porque pasa tan poco que al menos que lo que se lleven sea algo bonito, sea agradable a la vista, sea cuidado. El lazo fue idea mía y fue complicado porque la discográfica no lo veía claro, pero insistí mucho. Parece una tontería pero yo soy partidaria de los pequeños detalles, porque las cosas así son las que hacen que realmente las cosas después sean como son.

 

¿Eres consciente de que con este cambio —que para los que venimos de la música de autor es a mejor—puede hacerte perder seguidores de los de antes, de los que vienen de OT?

 

Si, supongo que si, no lo he pensado demasiado, pero supongo que es algo que puede pasar, pero no me preocupa. Siempre el objetivo es ampliar los seguidores, la gente que te escucha ampliarla, pero te soy sincera: cuando me hablan de mis fans, de mis seguidores, es que son cuatro, la verdad.

 

El otro día una me preguntaron ¿tu público cuál es? y les dije que no lo sé. Yo siempre he dicho que prefiero tener diez personas pero que estén allí porque les gusta tu voz y les gusta lo que haces a que haya mil que están allí porque has salido por la tele, pero que en realidad les da igual. Yo eso lo tengo clarísimo y lo digo de verdad.

 

Mucha gente me dice que seguro que echas de menos cosas de aquella época. Y no, porque es que no sirve de nada la fama y llenar estadios cuando tú lo que estás enseñando no es de verdad, no es tuyo, no lo has parido tú. Pero como ahora sí que lo he hecho yo, aunque el público sea menor, no me preocupa.

 

Entonces la Beth de OT no eras tú.

 

A ver... para mí fue como un paso adelante. Yo venía de cantar en orquestas, cantaba cumbias, pasodobles, chachachás. Yo cantaba como una chica de veinte años, mientras muchas amigas mías trabajaban en una tienda o en un bar. Yo pasé por eso y me ganaba la vida cantando, pero cantaba canciones que no me gustaban. Siempre lo digo, OT fue una poco la continuación de eso: pasé a cantar canciones que tampoco me gustaban pero ya como "Beth" no como vocalista de una orquesta.

 

La gente me preguntaba: "porqué te has presentado a este programa", y es que yo tenía ganas de hacer discos, hacer conciertos, que la gente me oyera cantar, pero lo que está claro es que ni el repertorio de mi primer disco ni el de cuando yo estaba en el programa entraba en mis gustos personales.

 

Sí que era yo, pero quizá no era el perfil de artista que después sale del programa y hace una música más comercial, más momentánea. En este sentido no.

 

¿Y eres también consciente de los prejuicios que te encontrarás con los ortodoxos del mundo de la canción de autor?

 

En muchísima gente. Esto es una pena y no lo llevo muy bien, debo reconocerlo.

 

¿Y contra eso cómo se lucha?

 

Pues no lo sé, intentando pasar, porque ya te digo que no lo llevo muy bien porque me da mucha rabia. Y como yo sé que la gente tiene muchos perjuicios me ha pasado que he tenido también yo el prejuicio pensando que aquí ya no me escucharían o aquí ya no me entrevistarían y luego no ha sido así.

 

Por ejemplo, el productor del disco, Ricky Falkner, que es un músico que viene de totalmente lo opuesto a lo que he hecho yo y cuando le tanteé para que me produjera el disco, yo pensaba que me diría que no y, quizá no lo hubiera compartido, pero lo habría entendido —entre comillas—, que él me dijera que yo no era su perfil de artista.

 

Entonces ver gente que hace el pequeño esfuerzo de saber separar mi pasado y de donde he venido con lo que estoy haciendo ahora, lo agradezco muchísimo, pero lamentablemente sigue habiendo muchísima gente que por el solo hecho de haber salido de donde salí o de mi pasado que ya ni siquiera escuchará las canciones, o si las escucha tendrá un prejuicio absurdo.

 

Creo que el único remedio a esto es el tiempo, yo no tengo prisa, de hecho hace muy poco de todo aquello. Tiene que pasar más tiempo.

 

Si te sirve de consuelo te diré que a mí y a los que les he mostrado tu disco, se nos han pasado los prejuicios.

 

Me alegro mucho. Un día, como curiosidad, en una radio, al acabar el entrevistador me dijo con micrófono cerrado: "me ha gustado mucho el disco, pero no se lo diré a mis amigos", y yo le dije: "¿porqué no?" y me contestó: "es que da vergüenza decir que me gusta Beth".










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional