Portada > Opinión
Vota: +0

«Ni toda la tierra entera será un poco de mi tierra»

por José Manuel García el 01/05/2006 

Cuando se escucha cantar por primera vez a Isabel Parra, ocurre algo que no es muy común: desde los primeros versos sentimos que nos espera algo distinto. Esta mujer que canta con voz de mujer (y aquí no es una redundancia) nos descubre algo hermoso que llega con su voz. Ahí está la ternura, la tristeza, el amor y la verdad. Todo está en la voz de Isabel, porque Isabel es la Voz.

Personas/grupos relacionados

Isabel empezó a cantar a la zaga de su madre, la genial Violeta Parra, desde muy pequeña. Después descubrió que podía volar sola, fue en París. También fue allí que formó dúo con su hermano Ángel. Luego regresó a Chile donde montó, siempre con Ángel, la mítica Peña de los Parra. Serían tiempos de creatividad: sus primeras composiciones, sus primeros discos y el reconocimiento del público.

Pero también era tiempo de compromiso, y fue a la arena. Su voz, junto a la de tantos compañeros, cantó para Salvador Allende, y ganaron, y siguió cantando para el Compañero Presidente.

Tres años después se fraguó la tragedia. Los militares golpean Chile, muere su Presidente, asesinan a su entrañable Víctor Jara y su hermano Ángel es recluido en un campo de concentración. Isabel se tiene que refugiar en la embajada de Venezuela.

Después de peregrinar de país en país, otra vez París. Catorce años de exilio dieron mucho dolor, y muchas canciones. Lo más trágico del exilio está en sus canciones y en el sentimiento de su voz. Pero este sentimiento trágico se transforma cuanto más doloroso en más combativo; cuanto más intimo en más colectivo, porque en su voz se reflejan tantos exilios.

Cuando la esclerosis de la dictadura se hizo más patente y se vislumbraba la esperanza de un pronto retorno a Chile, Isabel se fue a Argentina a esperar. 1987 vio regresar a Isabel a un Chile tan ansiado como cambiado. Sin lugar a dudas esta es la mayor perversión del exilio, el robarte el país por dos veces. Por eso muchos ya no regresaron. Por eso regresó Isabel, para hacer lo que no quiso dejar de hacer nunca: cantar entre su gente.

Escuchar a Isabel es todo un placer, pero es también algo más: es escuchar a Chile, su tragedia, su esperanza y su alegría. Su canto es un libro que se lee en su voz profunda y hermosa; porque Isabel Parra es, aunque no sea sólo eso, la Voz.

No confundan las llaves de mi canto
que el trinar de canario no me basta.
No le den importancia a mis acordes
ni pongan etiqueta en mi garganta.










 
PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Novedad cinematográfica

el 11/11/2017

En el marco del Memorimage – Festival Internacional de Cinema de Reus se ha presentado el documental «Serrat, el noi del Poble Sec», un documental dirigido por Lluís Permanyer y realizado por Eva Martínez que se adentra en los recuerdos de infancia y juventud de Serrat en el barrio del Poble Sec de Barcelona.

HOY EN PORTADA
México en Barcelona

por Carles Gracia Escarp el 22/11/2017

La artista oaxaqueña Lila Downs presentó su más reciente trabajo Salón, lágrimas y deseo en el Palau de la Música Catalana de Barcelona dentro de la programación del 49 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona.

 



© 2017 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional