Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista a Fernando Milagros (y II)

Fernando Milagros: «Es difícil saber de donde nacen las canciones»

por Maria Salicrú-Maltas el 06/06/2012 

Proseguimos la segunda parte de la entrevista al cantautor chileno Fernando Milagros, en esta ocasión enfocada a su trayectoria musical y especialmente a su último disco San Sebastián.

Fernando Milagros en la Sala Alfa de Barcelona. © Xavier Pintanel
Fernando Milagros en la Sala Alfa de Barcelona.
© Xavier Pintanel

¿Cuál ha sido tu evolución musical desde el disco Vacaciones en el patio de mi casa (2007) a San Sebastián (2011)?

 

Pues ha sido un proceso súper natural, como crecer. Desde que grabé el primer disco han pasado 6 años. Es natural que uno vaya evolucionando. En 2007 no tenía la intención de ser compositor de canciones. Mi inquietud iba en relación a la producción musical. Pero quise plasmar las cosas que yo tenía en la cabeza y dejarlas registradas. Ese fue el primer impulso. Lo mostré a mis amigos y se sorprendieron demasiado, y así empezó todo. Me di cuenta que podía tocar mis canciones.

 

El disco ya se hizo un poco más serio mientras yo trabajaba harto. Cuando la cosa empezó a marchar de forma más profesional, tuve que empezar a acomodarme con esta situación. Mis compañeros de la banda empezaron a no poder estar en todos los lugares en los que yo tenía que estar y entonces empecé a darme cuenta que tenía que pedir a músicos que me acompañaran. Era algo de lo que me tendría que haber dado cuenta mucho antes pero que siempre rehuí.

 

Cuando de chico quería tocar la guitarra a los 14 años, me dio un terror meterme a estudiar en el conservatorio. No lo hice. Luego estudié periodismo y al otro año me metí a estudiar diseño teatral. Me gustó, estudié y armamos la compañía Teatro de Chile que ahora es una de las compañías de renombre allá. Así que me di una vuelta súper larga para darme cuenta que en verdad no podía huir de la música. Con el disco San Sebastián he querido ponerme a trabajar de una vez en esto.

 

Tu primer disco lo grabaste en el patio de tu casa. Utilizaste la guitarra y distintos objetos ¿Cuáles fueron y por qué?

 

Utilicé algunos objetos porque era lo que tenía más a mano. Se me iban ocurriendo cosas en el camino que necesitaba y no tenía. Así que inventaban instrumentos. Por ejemplo, el colchón de la bodega de la casa me sirvió para hacer el bombo, un balón de gas lo ocupé para percutirlo. No tenía baquetas y probé a ver como sonaba una caja con plumillas, agarré unos espaguetis y los amarré con cintas…Era una artesanía que sonaba bien y encima era súper entretenida de hacer. También usé latas, pegué cosas a las patas de las sillas… Como estaba con la idea de la producción musical, gravaba los sonidos y los procesaba. Uno no se da cuenta en el disco, pero hay muchos efectos.

 

En cambio ¿cómo fue el proceso creativo de tu segundo disco Por su atención, gracias (2009)?

 

En ese disco ya estaba más acompañado. Ya tocaba con algunos amigos y la mitad del álbum lo hicimos en una sesión casi en vivo que arreglamos después. La otra mitad que no la tenía tan resuelta, la produje con un amigo Cristóbal Carvajal (productor y músico chileno francés).

 

En este segundo disco está la canción Reina Japonesa ¿Cómo nació?

 

Es difícil saber de donde nacen las canciones. En esa época me interesaba contar historias, tratar de describir ciertas atmósferas o paisajes. Y claramente uno va sacando cosas de su propia biografía. Siempre me preguntan el cómo de algunas canciones y yo prefiero dejar en la oscuridad ciertas zonas. Desvelar los trucos para el mago o explicar los chistes para el comediante hace que pierda vuelo el mensaje, pienso.

 

¿Y qué puedes contarme de la canción Avenida Perú?

 

Bueno, esa la podría contar: Es un juego muy estúpido que apareció. Recuerdo haber estado de vacaciones en el campo con mi ex novia. En esa época estábamos muy pegados a Chavela Vargas. Escuchábamos mucha música mexicana. Un día aburrido le pedí que me ayudara a hacer una lista de palabras que terminaran en “u”. Y así nació la canción. Luego empecé a entender de lo que trataba. A mí me gusta creer que la canción trata de un conductor de autobús que hace su recorrido por Avenida Perú, una calle del barrio de Recoleta de Santiago, que ve una chica y se desvía. En la canción hay paisajes urbanos reconocibles como el Cerro San Cristóbal o el río Mapocho. Mi idea era hacer una especie de ranchera o de corrido urbano.

Fernando Milagros © Xavier Pintanel

¿Ranchera urbana? ¿Cómo te llega este folklore?

 

No lo sé, no soy un estudioso de los estilos. Sólo pasan por mí. Soy como un puente. Es cierto que hay una tradición en Chile de rancheras. Es muy divertido porque de Concepción, hacia el sur, hay disquerías y grupos de rancheras que se creen mexicanos. Supongo que de alguna manera, uno lo tiene en el inconsciente y en algún momento eso se libera.

 

¿Te pasa lo mismo con la cueca u otros ritmos más tradicionales?

 

No sé si tanto con la cueca…La verdad es que nunca he analizado mis composiciones. Nunca he buscado hacer un tipo de ritmo: huayno, joropo… si de repente sale uno, no tengo idea porque salió. Me funciona mejor así. Es más genuino, pues me parece un poco aburrido empezar a componer en estilo. Creo que eso es tarea de gente que es más docta.

 

Luego -en 2010- vino el directo en Estudio Elefante ¿Por qué publicaste un disco de estas características?

 

La primera razón era porque quería rescatar un lugar que fue súper importante para la escena underground des del 2002 al 2004. Por Estudio Elefante se pasearon hartas bandas que no duraron tanto, pero que al menos para mí fueron súper importantes y marcaron un poco de influencia en mí.

 

¿Se trataba de un movimiento?

 

No sé si llamarlo movimiento… No sé si alcanzó a serlo. Pero había hartas cosas cercanas al rock. Era una escena súper importante con bandas como Tsunamis, Guiso, Ramírez, Tobías Alcayota… unas más rockeras, otras más experimentales.

 

Estudio Elefante era un lugar bien bueno para ir a ver, clandestino, con poca gente… Estaba en el centro, en una calle chica llamada Ayacucho, cerca del metro Bellas Artes. La segunda razón fue porque estaba con banda nueva, la que traje en el Primavera Sound el año pasado y estábamos súper entusiasmados en hacer sonar. Iván Molina, el baterista, tuvo la idea de que ellos me acompañaran. Nació de una pequeña gira que hicimos al sur. Él tenía un trío que se llamaba Philipina Bitch. Primero tocaban ellos y yo después. Todos quedamos contentos de esa gira y apareció la idea de registrar las versiones que teníamos porque estaban súper diferentes a las que teníamos en los discos. Era algo más eléctrico, yo estaba acercándome a una idea más de banda y decidimos registrarlo con mi amigo Rodrigo Salvatierra que era el anfitrión de Estudio Elefante, un sonidista súper talentoso que está ahora viviendo en Washington.

 

¿En ese momento ya habías notado que la prensa en Chile se había fijado bastante en ti?

 

De hecho, con el primer disco ya aparecieron ciertas expectativas. Habían un par de críticos que me fueron un poco ayudando. David Ponce fue uno de los primeros. Él es bien estudioso de lo que pasa y bien melómano. Fue así el crecimiento, una curva ascendente. Cuando grabé el segundo disco, al estar en un sello más ordenado, todo creció exponencialmente. No hice mucha gira, pero siempre hubo actividad, sobre todo en Santiago.

 

Finalmente, en noviembre del año pasado, presentaste tu último disco San Sebastián en Santiago ¿Cómo fue?

 

Súper bien. La crítica fue increíble y fue elegido uno de los mejores discos del año por el circuito de críticos y periodistas de música. Una cosa súper buena.

 

San Sebastián (2011) ha sido el disco con el que tu carrera ha cambiado. Después de su publicación ¿puedes vivir sólo de la música?

 

Sí, desde que lo sacamos estoy como 90% viviendo de la música. Pero “vivir de la música” no significa vivir solamente de los conciertos. Yo también hago música para películas, sigo haciendo un poco de trabajo como escenógrafo...Cuando vuelva en julio, por ejemplo, voy a estar un par de semanas girando con una obra. Descansaré de músico y me pondré la chaqueta de director técnico de arte del montaje. Pero es verdad que estoy haciendo más pura música y estoy contento. Creo que antes no me llenaban las demás cosas. Sinceramente, este es mi lugar.

Fernando Milagros © Xavier Pintanel

“Construyendo” San Sebastián, creando el último disco

 

¿Por qué tu último disco se llama San Sebastián?

 

Es un santo romano que tiene un santuario en el sur de Yumbel, en un pueblo muy chiquitito cerca de Los Angeles de donde es mi familia materna. En los años 20-30 llegó un señor de apellido Berrouet, del país vasco francés y se casó con mi bisabuela. De allí se armó la familia. De alguna manera ponerle San Sebastián es un homenaje a mis raíces, como tener presente que uno tiene un árbol genealógico que le acompaña y que lo maldice o bendice también.

 

¿Por esta razón en el disco hay algunas canciones como Angelito, Abuelo o Nahual que tienen raíces folclóricas?

 

Más bien creo que corresponden a un período. Así como te comentaba antes que estaba pegado a la ranchera, en el momento que estaba componiendo San Sebastián estaba estudiando ritos americanos puros, religiosos. Mi novia de ese entonces, la de Avenida Perú, estaba metida más que yo en un rollo espiritual y a mí me gustaba observarla y acompañarla. De allí que empecé a sacar información para plasmarla en estas canciones. Nahual insinúa claramente espiritualidad.

 

Pero el ritmo que tocas en Abuelo es impactante, te sacude. Parece de raíz folclórica.

 

Sí. Cuando toco solo, abro el concierto con esa canción. Me sirve mucho para llamar la atención. Como músico me crié en puros bares, lugares donde la gente habla mucho y hay que inventarse de alguna manera para llamar la atención. Abuelo es un canto que aprendí en una ceremonia. No es una canción mía. Nadie sabe de quién es, sólo que apareció cerca de Ecuador. En un principio estaba muy temeroso de grabarla porque no era mía y se usaba en un ceremonial. ¡Casi no la pongo en el disco! Pero mi productor me animó y por el momento no ha pasado nada, así que todo bien. Nadie se ha enojado conmigo.

 

En este disco me gusta cómo crecen las canciones en intensidad. Nahual o Una sola vuelta son claros ejemplos. En esa última canción, la guitarra recuerda a un caballo. ¿De dónde parten y hacia dónde van las canciones de San Sebastián?

 

La verdad es que cada una nace desde inquietudes súper diferentes. Por ejemplo, Angelito es una canción que apareció después de haber ido al funeral de un hijo de una amiga mía. Más tarde definimos con qué instrumentos hacerla, pero la letra y la estructura aparecieron el día después. En Una sola vuelta, mi productor Cristián Heyne, viendo el material que había, me sugirió hacer canciones que partieran del tambor o desde otro lugar que no fuera la guitarra. Traté de hacer este ejercicio y partí con percusiones. Luego aparecieron las melodías, después las letras y finalmente el acompañamiento. Todas las canciones fueron como revelándose delante mío.

 

¿Qué puedes decirme de Rey Mayor y Nahual?

 

La primera es una canción que ya tenía compuesta pero en plan muy acústico y no me convencía tanto. Apliqué también la misma metodología de incluir percusiones, sacar la guitarra acústica y componer un tema más rock, más crudo. Nahual también salió un poco de una sola patada. Primero nació la melodía.

 

¿Por qué escogiste grabar Nahual y Carnaval con Christina Rosenvinge? No son temas pop como el single del disco, Piedra Angular.

 

No, es verdad, pero es que le mostré varias canciones y nos quedamos con esas para que ella me acompañara en su show. Empezaba con un trío, a la mitad me presentaba a mí, tocábamos Carnaval y Nahual y luego me quedaba en el escenario como guitarrista porque el suyo no estaba en esa fecha y habría que cubrirlo. Justo yo estaba grabando el disco y era súper lógico. Además ella me lo dijo después de ensayar.

 

Hablemos ahora de Carnaval ¿El folklore, la fiesta de La Tirana, forma parte de tu universo sonoro?

 

Carnaval era una canción que tenía guardada hacía tiempo. La letra fue primero. En realidad la música no tiene mucho que ver con la fiesta de La Tirana. Eso fue una idea de Luciano Rubio, el realizador de varios de mis videos. Siempre trabajamos igual. Yo le paso la canción y él propone una idea. A Carnaval se le ocurrió situarla en ese lugar geográfico. Estábamos en mayo y decidió grabarme en julio en la fiesta de La Tirana. Y así fue. De hecho la canción no se llamaba Carnaval hasta que hicimos el video.

 

Y para terminar ¿Cuál es el mensaje de tus letras? ¿Qué quiere decir Fernando Milagros al mundo?

 

Creo que no puedo hablar de un mensaje en general. Hace tiempo leí el libro Donde mejor canta un pájaro del chileno Alejandro Jodorowsky. Todos los personajes eran judíos. Había uno que tenía un tatarabuelo que lo poseía y siempre que pasaba algo le echaba la culpa a este, al rabí. Hablaba por él, hacía las cosas por él…La verdad, siempre que me preguntan eso, me acuerdo del rabí porque en verdad hay letras que yo no sé bien qué significan. Como te decía al comienzo creo que pierde la gracia si te explico el chiste con palabras. Por ahora prefiero cantar.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional