Portada > Opinión
Vota: +1

Desde las trincheras

Daniel Negro: «La única política cultural que se practica es la del recorte»

por Xavier Pintanel el 01/03/2013 

El Harlem Jazz Club de Barcelona, propiedad del argentino Daniel Negro, acaba de recibir el premio en reconocimiento de la Industria Musical Enderrock por sus 25 años de vida. El Harlem es el símbolo de esos miles de locales esparcidos por el mundo de tamaño medio y pequeño que son el verdadero motor de la música.

Daniel Negro © Xavier Mercadé Simó/Enderrock.cat
Daniel Negro
© Xavier Mercadé Simó/Enderrock.cat

"Por ser un espacio de libertad creativa que ha sabido mantener viva a lo largo de los años la apuesta por la transgresión artística y la complicidad con el público". Así reza el texto que justifica la entrega del premio Enderrock en reconocimiento de la Industria Cultural al Harlem Jazz Club.

 

Un satisfecho Daniel Negro recoge el premio y con un "voy a ser breve" —ser breve y argentino es un oxímoron— carga ferozmente contra las políticas culturales y los políticos con esa seguridad y lucidez tan propia de los que están acostumbrados a luchar en las trincheras: "La única política cultural que se practica es la del recorte".

 

Daniel Negro nace en la Argentina pero debe exiliarse a finales del 77 perseguido por la dictatura militar. Tras pasar por Brasil y luego por Yugoslavia, llega a Suecia, país que lo acoge, le da asilo político y un pasaporte de Naciones Unidas.

 

En 1983 se radica definitivamente en Barcelona en donde, junto a su compañera Sonja, funda el Harlem Jazz Club.

 

Pero sus actividades durante estos treinta años no se limitan a gestionar la sala. Daniel participa en la ONG de solidaridad "Acció Contra l'Apartheid" con la que realiza varios conciertos y un acto de recepción en Barcelona a Nelson Mandela recién salido de la cárcel y al que no asiste ningún político. Ese mismo año crea el Festival de Jazz de Ciutat Vella que dirige durante 20 años. En 1990 funda "La Festa de la Diversitat" de la que es director artístico hasta 1997. En 1990 organiza, siempre con SOS Racisme, los ciclos de conciertos "El Racisme no fa Gràcia" en el barrio del mismo nombre y "Igualtat per viure, llibertat per conviure i gresca per sobreviure" en Ciutat Vella. Junto a Pere Camps, director del BarnaSants, organiza el concierto "Aturem la Guerra".

 

Ha impulsado y participado en infinidad de conciertos solidarios, en el Harlem y en otras salas, a favor de colectivos de emigrantes sin papeles, antinucleares, contra las corridas de toros, Amnesty Internacional, Banc dels Aliments, Pallassos Sense Fronteres, Progat, Acsur, etc.

 

Además desde hace 5 años dirige y organiza el Festival MPB (Música Popular de Barcelona).

 

De su trabajo en el Harlem Jazz Club hablan las cifras: 8.000 conciertos, 100 conciertos solidarios, 20.000 músicos y más de 1.800.000 espectadores.

 

Daniel Negro afronta la crisis con realismo. Su discurso es claro y conciso fruto de quien ha trabajado y trabaja desde la base: "Tras largos años de hedonismo cultural en los que todo se hacía sin objetivos, despilfarrando el dinero público sin pensar en generar público o reforzar las industrias culturales, llega la crisis y, consecuentemente con la miopía que caracterizó a la totalidad de la clase política, la única ocurrencia que aparece es recortar gasto y subir impuestos".

 

Su desconfianza hacia la clase política no es fruto de la irreflexión sino de la experiencia: "El discurso de la optimización de recursos no se lo cree nadie y la realidad se encarga de demostrar que quien no supo valorar y utilizar cuando había, difícilmente sabre aprovechar lo poco que le queda".

 

"Este es el panorama actual que deja en evidencia la falta de iniciativas, de imaginación y de optimización de lo que hay, que no es poco ni insuficiente, solo que quienes lo gestionan son verdaderos inútiles incapaces de afrontar una realidad nueva que aunque sea dura no es ni mucho menos catastrófica", prosigue.

 

¿Y cómo afronta la crisis un local como el Harlem? Daniel Negro asegura que desde el inicio de la crisis no han reducido personal, no han reducido jornada laboral, no han reducido salarios ni de personal ni de artistas, no han reducido número de espectáculos, no han reducido la calidad de los espectáculos y no han aumentado el precio de las bebidas.

 

Daniel asegura además que el precio de las entradas a conciertos se ha incrementado tan solo un 10% en 3 años y que ningún espectáculo programado por ellos —el 90% del total—, cuesta más de 6€ (7,5 $USA aprox.).

 

El propietario del Harlem lo tiene muy claro respecto al papel que juegan las salas de medio y pequeño tamaño que, según su opinión, son parte de la solución y no del problema. "Pero aún así, desde la administración no solo no recibimos ayuda sino que se nos penaliza, se hace competencia ilegal y se permite la precariedad laboral en sitios que no están preparados para conciertos".

 

Y añade un "etcétera" que no es más que un compromiso de seguir denunciando y trabajando en la consolidación de un espacio cultural tan imprescindible como frecuentemente ignorado desde los poderes públicos aunque, afortunadamente nos dice Daniel, no por "un tipo de espectador inteligente, con criterio propio y sensibilidad sociocultural que con su presencia ratifica lo acertado de nuestra programación".

 

Daniel Negro recibiendo el premio Enderrock en reconocimiento de la Industria Cultural al Harlem Jazz Club. © Xavier Mercadé Simó/Enderrock.cat
Daniel Negro recibiendo el premio Enderrock en reconocimiento de la Industria Cultural al Harlem Jazz Club.
© Xavier Mercadé Simó/Enderrock.cat










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
HOY DESTACAMOS
Novedad discográfica

el 22/10/2014

La cantautora correntina Teresa Parodi —actual ministra de Cultura de Argentina— presentará su nuevo trabajo 30 años + 5 días el jueves 6 de noviembre a las 21 en La Trastienda (Balcarce 460) del barrio porteño de Monserrat (Buenos Aires, Argentina).

HOY EN PORTADA
Entrevista

por Oriol Mora el 14/10/2014

Els Amics de les Arts más profundos y maduros presentaron hace pocos meses la llegada de su nuevo trabajo Només d’entrar hi ha sempre el dinosaure (Discmedi, 2014), una evolución en cuanto a las letras en relación a su anterior disco Espècies per catalogar (Discmedi, 2012), pero un tanto diferente en el aspecto musical.

 



© 2014 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Compartir

  

 

Acceso profesional