Portada > Opinión
Vota: +3

Entrevista

Ismael Serrano: «En España ha habido un cierto complejo con la canción de autor»

por Xavier Pintanel el 13/05/2013 

Ismael Serrano se encuentra presentando la Edición especial vespertina de su último disco Todo empieza y todo acaba en ti. Hemos tenido ocasión de hablar con él de este nuevo disco pero también de la crisis y de otros temas.

Ismael Serrano © Xavier Pintanel
Ismael Serrano
© Xavier Pintanel

 

Hay ocasiones en que los entrevistados, a veces por falta de discurso, otras por falta de pasión —a veces por torpeza del entrevistador—; dan verdaderos problemas para encontrar el titular que encabezará la entrevista.

 

Este no es, ni de lejos, el caso de Ismael Serrano que entrega suficientes aforismos como para crear un verdadero quebradero de cabeza al entrevistador para elegir cuál de ellos se convertirá en titular.

 

Ismael Serrano tiene un discurso lúcido y bien aprendido. Al igual que en sus conciertos, no deja nada al azar pero mostrando la "contención" de quien pareciera improvisar.

 

¿Por qué el nombre de Edición especial vespertina?

 

Me gustaba pensar en esta edición a la manera de esos diarios vespertinos que salen por la tarde donde la noticia se lee de otra manera porque no tiene la urgencia de la mañana. Me gustaba pensar que éstas podrían ser canciones para escuchar con la caída de la tarde antes del ocaso.

 

Es básicamente un disco de colaboraciones y de nuevas versiones.

 

Las colaboraciones me encontré con ellas. Yo jugué a imaginar mis canciones en las voces de otros y me dio por mandar las canciones a algunas personas y la verdad es que fue una sorpresa porque accedieron inmediatamente a grabar conmigo.

 

Por otro lado yo también quería rescatar algunas de las canciones que hacíamos en directo de viejos temas, canciones que hemos simplificado mucho y que me gustaría dejar constancia de ellas.

 

Y digamos que me encontré con casi un disco pero que para mí no tenía una entidad de disco y por eso decidí hacer esta revisión.

 

Incluyes también una versión de Muchacha ojos de papel de Luis Alberto Spinetta que ya habías hecho alguna vez en Argentina.

 

Eso por un lado es un homenaje a Spinetta, es un homenaje también al rock argentino, es un recuerdo también de los momentos maravillosos que he vivido sobre los escenarios argentinos.

 

Yo he tenido la suerte de poder recorrer ese país bastante, con bastante asiduidad, y este es un tema clásico que a mí me ha llamado la atención por varias cosas. Primero porque es una canción preciosa, histórica y luego por el hecho de que es una canción muy "beatliana" en un universo musical profundamente "estoniano" como es el rock argentino. Rescatar para mí esa canción era una forma de rendir tributo también a la figura de uno de los músicos más importantes del rock latinoamericano.

 

Ya que hablamos de Argentina. ¿Tienes la sensación de que quizá tienes más éxito en América Latina, especialmente en Argentina, que en España?

 

No sabría decirte. La verdad es que en América nos va muy bien pero en España también: acabamos de ser disco de oro y hemos tenido la oportunidad de realizar una gira muy extensa a pesar de las dificultades con las que uno hoy por hoy se encuentra a la hora de emprender cualquier proyecto tal como están las cosas.

 

No tengo esa sensación, pero sí es cierto que en Latinoamérica siempre han estado muy pendientes de la propuesta que se hace de la trova, de canción comprometida, que cuida el texto. Yo creo que el respeto con el que se mira a este tipo de música sí que es muy grande, incluso mayor que en España. Aquí ha habido un cierto complejo con la canción de autor, a la canción de autor local porque no ocurre lo mismo con respecto a los cantautores anglosajones a los que miramos con buenos ojos paradójicamente. Es como un complejo y un prejuicio absurdo que yo creo que no existe en otros lugares. Lo he dicho en otras ocasiones: tu aquí puedes decir que tus referentes son Leonard Cohen, Bob Dylan o Joni Mitchell y se te mira con buenos ojos, es algo cool; pero si dices que tus referentes son Paco Ibáñez, Pablo Guerrero, Luis Eduardo Aute o Silvio Rodríguez… Es ese ninguneo hacia la tradición del cantautor que tanto ha aportado, no sólo desde el punto de vista político que también —son gente que se jugó el tipo—, si no desde el punto de vista musical.

 

¿Tú crees que ese ninguneo es una de las heridas de una Transición mal hecha?

 

Sí, yo creo que tiene que ver con que esa Transición, una de las cosas que impuso fue que cualquier expresión artística de la que se desprendiera un posicionamiento ideológico, un compromiso político, fuera mal visto. Pagaron justos por pecadores. En España no nos da ningún pudor hablar en nuestras canciones de nuestras historias sentimentales e íntimas, sin embargo cuando nos preguntan qué cuáles son nuestros referentes ideológicos o a quién votamos, nos sale el pudor por todas partes. Y no sólo le pasa a la música, también pasa en el cine más comprometido o a la literatura más comprometida que está vista con un cierto recelo.

 

Tiene que ver también, por otro lado, con el desencanto de la gente más joven con respecto a una clase política que sienten como lejana, sin ningún discurso político con soluciones viables. Con un 60% de paro juvenil la gente joven se siente excluida no solamente de los discursos políticos, sino de todas partes. No encuentran referente. Por ejemplo, la generación de mis padres, tenían referentes en ciertos medios de comunicación, en ciertos políticos. Ahora hay una fractura en este sentido y hay como una cierta predisposición al desencanto, a la decepción que los lleva a distanciarse de todo tipo de compromiso político.

 

¿Y tú crees que esto tiene solución?

 

Yo creo que sí, incluyendo a esa gente joven en el ámbito en el que se toman las decisiones, transformando la realidad para que su capacidad de influencia se transforme en hechos concretos, escuchándoles y dándoles oportunidades.

 

Tenemos que entender que sólo estableciendo las complicidades, los vínculos entre unos y otros podemos progresar como sociedad.

 

En estos tiempos que nos ha tocado vivir cual crees tú que debe ser el posicionamiento de un cantautor.

 

Cuanto menos generar espacios de encuentro. Yo no creo que toda la música deba ser reflexiva, pero si algo define a la tradición del cantautor es ese compromiso con la realidad. Desde Woody Guthrie en Estados Unidos a Pete Seeger o incluso Bob Dylan en sus inicios, aunque hay quien dice que no tanto como Joan Báez. Siempre ha habido un compromiso ético de alguna forma con la realidad en tanto en cuanto se es permeable a esa realidad. La canción de autor supone el empeño por dignificar el canto popular que le da una ética a la cotidianidad.

 

Insisto, no creo que toda la música deba ser reflexiva. Ahora bien, me parece alucinante que alguien que se dice cronista social y sentimental del tiempo que le toca no sea capaz de hablar de algo tan terrible como es el momento que nos toca vivir, como es la crisis. Hoy por hoy la crisis traspasa cualquier historia, es un ruido de fondo permanente. La música también ha de ser testimonio en el sentido de que haga memoria, nos recuerde de dónde venimos. La cultura sirve para construir una identidad como sociedad y esa identidad estaría mutilada si no se tuviera en cuenta este componente político que también ha de tener la cultura.

 

¿Y qué acciones reales crees que están haciendo los profesionales de la música para luchar contra la crisis?

 

Cuanto menos me llama la atención el hecho que como "gremio", por así decirlo, vive al margen de la realidad. Tú ves, por ejemplo, a los actores que son gente que son capaces de unirse, de establecer entre los mismos unos lazos de solidaridad y, luego, con una sensibilidad muy grande con lo que le ocurre a sus "clientes" que son los espectadores, para quienes trabajan.

 

Y a mí me parece que los músicos como gremio somos un poco insensibles, no hemos sido nunca muy capaces de establecer vínculos entre nosotros, pero tampoco ahora nos hacemos visibles mostrando nuestra indignación, haciéndonos eco de este sentir general que nosotros como ciudadanos también deberíamos compartir.

 

A veces me pregunto: cuando pase todo este tiempo, toda esta crisis para bien o para mal —espero que para bien— y alguien diga ¿los músicos españoles qué hacían en aquel momento?, estaría bien que tuviéramos algo que decir, algo que responder.

 

Ismael Serrano en su reciente concierto en el Teatro Barts de Barcelona en el que presentó «Todo empieza y todo acaba en ti». © Xavier Pintanel
Ismael Serrano en su reciente concierto en el Teatro Barts de Barcelona en el que presentó «Todo empieza y todo acaba en ti».
© Xavier Pintanel

 

Volvamos al disco. La última canción es Un destello de felicidad que forma parte de la banda sonora original de la película El hombre que corría tras el viento donde tú eras protagonista. ¿Cómo fue esa experiencia como actor?

 

A mí el cine siempre me ha encantado. Como espectador siempre me ha fascinado y, de repente, el poder participar en un proyecto cinematográfico, que sea un proyecto de cine independiente de bajo presupuesto, la verdad es que fue un sueño en muchos aspectos.

 

Además el cine te enseña muchas cosas que tienen que ver con la música. Te enseña a interiorizar los temas, que la contención a veces expresa más que la sobreactuación.

 

En lo personal también me enseño muchas cosas, me dejó grandes amigos y, sobre todo, me acercó a un universo que me parece lleno de magia. Me sentía feliz como un niño cada mañana de rodaje. A pesar de que a mí que me cuesta madrugar y que además las jornadas de rodaje son larguísimas, iba encantado al set porque era como volver a la niñez y a un universo lleno de magia. Fue una experiencia muy bonita de donde surgió también esta canción.

 

¿Tienes intención de repetir como actor?

 

Me encantaría, pero estas cosas, ya se sabe...

2 Comentarios
#2
Yo soy aquel que ayer nomás decía...
Uno vendido a los bancos
[19/05/2013 21:29]
Vota: +2
La perspectiva de tirarse treinta años (o más) haciendo lo que hace (por que no da para más), es bien jodida... Pena es lo que me da a mí.
#1
Ines
España
[17/05/2013 12:31]
Vota: +1
Un discurso bien aprendido (guionizado, aburrido) perlado de aforismos, apotegmas de quien se sabe (o cree) ungido por una lucidez mística más exitosa en países latinoamericanos, presos de un candor y credulidad rayana a la puerilidad, que en España que somos reyes de la picaresca y el disimulo (Viva Vallecas!!). Hay quien podría decir que este señor se sube al carro de la tragedia para hacer caja y sacar partido a una situación difícil y en muchos casos dramática. Ser trovador de las desgracias ajenas significa que cuanto mayores infortunios, más materia prima para elaborar pegadizos productos que cantar por insignificantes sesenta euros por barba a la luz de un revelador candil vespertino, pero no seré yo.









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional