Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista

Javier Ruibal: «Los casos de corrupción más dolorosos son cuando caen en ellos políticos de la izquierda»

por Isabel Llano el 16/12/2013 

Quédate conmigo, el último disco publicado por Javier Rubial, ha salido el pasado mes de noviembre. Un álbum en el que podemos disfrutar una rica mezcla de sonoridades, como suelen ser los discos de Ruibal, que van de lo árabe a lo africano, pasando por lo flamenco, el blues, el hip hop e incluso por la música de India, aunque cuando escuchamos el sitar está tocando una samba.

Javier Ruibal © Xavier Pintanel
Javier Ruibal
© Xavier Pintanel

 

En Quédate conmigo se incluyen 13 canciones, hay un bloque de canciones flamencas, otro de canciones jazz, entre las cuales hay una trilogía de canciones de niños desobedientes, tal y como Javier Ruibal los ha bautizado.

 

El nuevo disco ha sido producido por Javi Ruibal, hijo del cantante, para Lo Suyo producciones. Los arreglos han sido realizados por José Recacha. Sobre la concepción de las canciones y del disco como obra completa hemos tenido la ocasión de hablar con Javier Ruibal.

 

Tu último disco Quédate conmigo sale ocho años después de Lo que me dice tu boca, tu anterior disco, y se nota el esmero con el que has escrito cada una de las trece canciones que conforman el disco ¿cuéntanos cómo ha sido la escritura de las canciones? ¿Todas han surgido a lo largo de estos últimos ocho años?

 

Sí, son todas de estos años, en los que ha habido circunstancias personales y artísticas que han hecho que se demore un poco más su publicación. Son todas canciones nuevas, aunque una de ellas la adelanté en un concierto en directo con la Orquesta de Córdoba, en el disco que se llamó Sueño, es El niño del Serengueti, que hace parte de la trilogía de los niños desobedientes. Los he bautizado así porque en su fuero interno no renuncian nunca a la alegría propia de la infancia y al deseo de ser otra cosa distinta de lo que les ha tocado en la vida.

 

Todas las canciones de Quédate conmigo han sido escritas por ti, a excepción de Los mares del surf que está escrita por ti junto a Tito Muñoz. ¿Cómo se decide cuáles de ellas van a ser más flamencas y cuáles más jazzísticas? Es decir, los arreglos son de José Recacha, pero ¿cómo ha sido el trabajo de producción?

 

Bueno, del trabajo de producción tendría que hablarte Javi, mi hijo, porque él es quien lo ha producido, pero te diré que su idea fue que las canciones hechas con esa producción, si luego, por lo que fuera, se le van quitando instrumentos y se van dejando limpias hasta volver a la guitarra y la voz, que no quedaran faltas de naturalidad, y de hecho cuando yo las canto solo percibo que tienen la misma corporeidad, no se quedan huecas o no se debilita la fuerza que tienen debido a los arreglos.

 

El concepto de qué instrumentación debía ir en cada canción ha sido todo decisión de Javi, que ha producido también ya varios discos, tanto de otros amigos como de su banda los Glazz. He confiado absolutamente en él, porque además de cuestiones estéticas tiene el dominio de la técnica, pues estudió cuatro años ingeniería de sonido y todo ello aporta una confianza añadida al hecho de la producción artística.

 

Así que toda la producción ha sido idea de él y llevado de la manera que te he contado, ir sumando instrumentación y arreglos de manera que si luego la canción se cantaba sólo con la guitarra no se viera desprovista de coherencia o de cuerpo.

 

Bueno, pero en el hecho de que unas canciones sean más jazzísticas y otras más flamencas ¿tú no decides nada inicialmente?

 

Sí, claro, yo decido evidentemente. Asumo que ante tal propuesta que Javi me hace de interpretación o tal temperamento tocando por parte de los músicos, de si me va a gustar o no, yo decido, por supuesto.

 

Lo que ocurre es que ya mis armonías y mis ritmos van indicando por dónde viene la canción, así que lo que Javi ha hecho es superponer, sobre mi guitarra básica, mi voz y mi ritmo, que son esenciales y están siempre aunque haya más o menos arreglos en función de lo que cada canción ha ido pidiendo, una percusión más latina o más flamenca o se ha metido también un instrumento más africano o más árabe. Todo depende de lo que la canción en sí misma ya pide.

 

Yo trato siempre de componer y que en la guitarra y el texto que se canta y cómo se canta, con la guitarra tenga una propuesta concreta. No me gusta dejar en manos de terceros que hagan el arreglo de manera que quede irreconocible mi canción, sino que mi canción está ahí debajo del arreglo tal cual es.

 

Aparte de la particularidad de que el disco sea producido por primera vez por vosotros, es decir, por tu hijo, para Lo Suyo producciones, ¿qué otros aspectos destacas en este disco respecto a tus discos anteriores?

 

Fundamentalmente yo hago la misma valoración cuando publico un disco: lo primero, voy a hacer lo mejor que sé hacer en este momento, así me lo planteé en cada disco, y en esta ocasión he hecho lo que mejor sé hacer. Puede que mañana avance o retroceda, pero creo que siempre avanzamos un poco, en el sentido de que el tiempo y la dedicación hacen mucho en favor de las cualidades del compositor y del autor de las letras, creo que todo es cuestión de un desarrollo, de un tiempo en el que vas aprendiendo a pulir las armonías y los versos y a definir qué debe llevar una canción, cómo deben ser las canciones al margen de que sean las mías o de cualquiera, que no les falte la inmediatez ni el mensaje directo, que no les falte la ligereza o liviandad sin que eso les provoque una falta de profundidad.

 

Estas son referencias que yo tengo de la música popular. Me explico, considero que una canción de un músico que práctica un encuentro entre la música de su entorno inmediato —que en mi caso es Andalucía— con las músicas de todo el planeta, no debe perder la vocación de músico popular: hacerse entender enseguida, hacer algo que aunque sea profundo se pueda poner por los oídos y, a ser posible, por la piel, que no adolezca de eso. Con lo cual uno intenta que cada pieza sea única, en comparación con todas las del disco y en comparación con todas las que ha publicado antes. Es decir, que cada canción sea única e irrepetible, y que no incluya en su contexto cosas que puedan perder vigencia por el paso del tiempo, porque si uno hace una canción muy coyuntural, que habla de algo muy concreto, con el tiempo aquello deja de estar en la memoria colectiva y esa canción pierde su vigencia.

 

Cuando trato asuntos como los que menciono en Los mares del surf, trato de no hablar solamente de esa playa o de las hormigoneras y de la especulación inmobiliaria en ese lugar, sino que hablo genéricamente, en defensa de la belleza del entorno y de la gente, de la belleza de la juventud que va allí a practicar surf, y que es lo que en realidad le provoca envidia al especulador inmobiliario, que quiere convertir la playa en una prolongación de la ciudad. Es una reflexión dentro de una canción que habla de una playa concreta, pero a la vez habla de todas las playas en peligro que hay en el mundo.

 

Esa es mi idea a la hora de hacer una canción: inmediatez, perdurabilidad, singularidad y, luego además, que en la colección de canciones de cada disco, a mí lo que me apetece es que vayan bien todas juntas, que tenga el carácter de obra, una obra completa y redonda sin dejar de ser un puñadito de canciones sueltas.

 

Hablando de las canciones del disco, sobre la primera canción, Once de abril, me llama la atención que es una carta que la luna le escribe a su enamorado, es algo muy especial, porque lo usual es lo contrario, los enamorados y los poetas son los que le escriben a la luna.

 

Es un paralelismo entre una historia de amor real y una ficticia. La idea es que la luna, que es tan ambicionada, tan elogiada, tan cantada, llega un momento en que también pide su lugar. En este caso la luna reclama, pide menos palabras y más hechos, dice "quiéreme a mí, que te ofrezco el universo y no me descuides porque vendrá cuarto menguante —como dice la canción— y puedes llorar un río de lágrimas interminables". Es equiparable a la exigencia que debe hacer cualquier mujer cuando el hombre está tratando de galantearla, de conquistarla, de manera que la mujer diga "está bien, conquístame, me dejo conquistar pero estaré vigilante, no te abandones, porque no estoy aquí para ser un capricho".

 

Quisiera que habláramos también de otra canción que me parece muy ingeniosa y graciosa, se trata de Tu piloto cariñoso. Me gustaría que me contaras cómo te surge la idea de hacer esta canción.

 

(Risas) Es una broma cariñosa y juguetona. Surgió porque, tocando la guitarra un domingo por la mañana, lo primero que escribí fue "por tus ojos esmeralda voy a hacerme aviador". Son esas cosas que de pronto un verso así le da vuelo a otro más. ¡Ay!, y dije, pero esto tiene una historia muy graciosa, se puede hacer como que me llaman un piloto cariñoso y que no hace falta volar por las grandes compañías ni por low cost ni con nadie. Es una broma, pero como es un tema bastante actual el hecho de que las compañías prácticamente no te dejan subir más que un cepillo de dientes y que el volar ha perdido toda aquella alcurnia, aquella cosa de que sólo se lo podía permitir un sector de la población, pero todo ello ya se acabó.

 

Es una canción muy divertida, con humor, por ejemplo cuando dice que no se ofrece venta a bordo…

 

Sí, también se ha jugado con lo de compartimientos que se abren si hay un movimiento, es decir, hay una serie de recursos que están muy bien y ya vienen dados por el mismo protocolo del avión y los puentes aéreos y todas esas cosas, claro que hay que hacer la canción, pero tiene sus trucos, pero vienen dados por todas las nomenclaturas y advertencias que nos hacen cuando nos subimos en el avión.

 

Además de Los mares de surf, en el disco hay otra canción que es también una queja y a la vez una crítica muy actual, Los huérfanos de la pensión Triana. ¿Qué nos puedes contar sobre el origen de estas canciones?

 

Sobre Los mares de surf, hay una reivindicación ya larga, de unos cuantos años, de la población cercana a las playas de Valdevaqueros, sobre todo de la población que está por la tolerancia, por el respeto a los espacios naturales, no la población que está por la especulación y que solamente piensa en el dinero. Entonces casi toda la gente joven, los movimientos ecologistas y todos los que reivindican los espacios naturales tienen una larga lucha por defender esas playas, porque en los predios municipales del ayuntamiento de Tarifa, que es al que pertenecen estas playas, hay un movimiento especulativo grande y se están llegando a poner de acuerdo partidos políticos de izquierda, que eran irreconciliables, todo con la excusa de que va a haber mucho trabajo, lo cual es mentira, es un embuste, como lo ha sido siempre, porque llegan las inmobiliarias y lo único que hacen es poner apartamentos, que se pueden comprar los que tienen suficiente dinero para tener una segunda vivienda junto al mar, y nada de puestos de trabajo. Entonces hay la reivindicación, claro que yo lo he intentado hacer con ironía y con humor, porque para eso somos gaditanos, que hacemos las cosas con bastante humor siempre que se pueda, no pierdes los papeles así como así.

 

Y sobre Los huérfanos de la pensión Triana, no es un caso concreto, es el caso que estamos viendo constantemente, los más dolorosos son sobre todo los casos de la corrupción, cuando caen en ellos personajes políticos de la izquierda. Eso es tan vergonzante, tan repugnante y tan triste, y es el pan nuestro de cada día, entonces yo en un momento de rebeldía y de hartazgo dije "bueno voy a hacer esta canción y que por mí no quede que aquellos que están afectando a las clases no opulentas, o sea a la clase media y baja, que sepan que los estamos vigilando y que si van a meter la mano en la caja de lo público van a ser juzgados y van a ser los primeros que van a ir a la cárcel".

 

Javier Ruibal © Xavier Pintanel

 

Como hemos hablado, en el disco hay canciones con arreglos jazzísticos y otras con arreglos que las hacen más flamencas, sin embargo, hay dos canciones, Baila Lucía y El niño del Serengueti que son grabadas en directo y que se acompañan prácticamente sólo con guitarra. Entiendo que las propias canciones pedían quedarse solamente con el acompañamiento de la guitarra ¿no?

 

Esas dos porque tienen una trascendencia especial. Porque todo lo que se dice es muy solemne, se están haciendo afirmaciones, tanto cuando hablo del niño, como cuando hablo de la bailaora, que es mi hija Lucía, que hablan de la trascendencia que tienen, porque no se pasa por la vida porque sí, no se baila porque sí o no se trabaja porque sí, un niño no trabaja porque sí, de manera que se hacen reflexiones muy profundas o más profundas que en otras canciones, por eso quedaban más bellas así, más sobrias.

 

Me llama la atención que en la producción de este disco solamente hay músicos hombres, a excepción de la fotografía que es de Pepa Niebla y el diseño de Isabel Cabello, no hay participación femenina en este disco.

 

Está Lucía en el zapateado del baile, en Cine Macario y en Sueño que te sueño.

 

Pero aparte de la participación de Lucía con el zapateado, no hay participación de voces femeninas o músicos mujeres. ¿Hay alguna razón?

 

No, por supuesto. En absoluto. Cómo va a haber. No creo ser sospechoso de ningún tipo de misoginia, cuando estoy cantando en todas las canciones a la mujer. En otros discos, cuando ha habido músicos femeninos, pues han estado con la misma naturalidad que han estado los varones. Si hubiera habido coros, por ejemplo los coros femeninos son muy agraciados en todas las grabaciones, pero ninguna de las canciones ha pedido coros y por eso no lo ha tenido.

 

Sé que el disco ya lo has presentado en conciertos en Sevilla y en otras partes. ¿Cómo ha sido la recepción del público? ¿Con qué canción has notado que el público se quede más emocionado o más tocado?

 

Tengo la impresión de que el público se queda con el disco entero, se queda conmigo, de alguna forma se queda con lo que le cuento, con la propuesta que le hago.

 

El disco es muy variado y por lo que dice gente de otras generaciones que no es la mía y que lo oye, incluso algunos de mi generación, me dicen que es un disco muy joven. Es un disco lleno de un temperamento positivo y esperanzado, sin que por ello falte la crítica a lo que hay que criticar, ni la profundidad con la que deben tratarse ciertos temas.

 

Es un disco fresco, novedoso, creo que a todo el mundo le gusta el temperamento general del disco. Luego cada uno escoge su canción, a los que les gusta que haya más movimiento, pues se van a las canciones más movidas, y a los que les gusta el Ruibal más sereno, pues se van a las otras, pero no te puedo decir cuál de las canciones es la que tiene más resultado.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional