Portada > Opinión
Vota: +0

49 Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María 2014

Comenzó el 49 Festival Nacional de Folklore de Jesús María. Más sombras que destellos luminosos

por Pao de Senzi/Boletín Folklore el 11/01/2014 

La primera noche de uno de los festivales más grandes de Argentina tambaleó entre accidentes en el campo de la jineteada, y una puesta en escena musical que no tuvo mayores novedades, salvo el ballet multitudinario del comienzo. El cierre fue con Los Nocheros, que cantaron el himno Nacional en la apertura y cerraron la noche con un concierto donde repasaron los clásicos de su carrera.

Los Nocheros en el 49 Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María. ©  Carlos Paul Amiune
Los Nocheros en el 49 Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María.
© Carlos Paul Amiune

 

Bajo un cielo encapotado y algunas gotas que bautizaron los fuegos artificiales, el 49º Festival Nacional de Folklore de Jesús María echó a rodar su maquinaria de música popular argentina y jinetes valientes sobre corceles criollos.

 

Pero más allá del poético comienzo de esta crónica sobre uno de los festivales más grandes de este bendito país, debemos afirmar que la primera noche de "El Festival" quedó entre las más recordadas y no precisamente por el brillo inaugural, que fue lo más destacado de la noche.

 

Si bien hubo algunos momentos especiales y "deslumbrantes", como el multitudinario ballet (con más de 700 integrantes) que ocupó todo el campo de la jineteada en el comienzo al ritmo del repertorio (centrado en la "argentinidad") del grupo Sentires y el himno interpretado por Los Nocheros, mientras una multitud colmaba las tribunas populares (en la platea aún se veían claros), fue el campo de la jinetada el que trajo malas noticias.

 

Promediando la competencia y pasada la medianoche, el jinete tucumano Ariel Arce cayó mientras participaba en la competencia y sobre él, su caballo. Inmediatamente, en la próxima monta, el campeón de la categoría grupa surera de los dos últimos años, Ramón Córdoba, resulto herido cuando al caer de su caballo, fue atropellado por el equino de uno de los padrinos. Ambos fueron hospitalizados y se espera un nuevo parte médico.

 

Otra desdicha para la primera noche del festival, fue la muerte de la yegua La Polaca, que se desplomó al segundo de que la campana daba por concluida la participación de su jinete. Ante el silencio del predio, los conductores relataron paso a paso el cuidado y traslado del animal, pero no dieron ninguna información sobre el deceso,

 

Musicalmente, (más allá de la presencia estelar de Nicolás Membriani, payador de la jineteada, que sorprende siempre con su vertiente inagotable de versos improvisados) fue una noche con una cartelera ajustada (en parte por el lugar que se dio al acto de apertura) y bien arriba en las voces y los decibeles, con la finalista de Soñando por cantar, Jessica Benavídez que invitó a su par Julián Burgos a compartir escenario en la apertura musical. El ex Tucu Tucu Ricardo Sánchez, también fue parte de la noche, e hizo cantar los clásicos de la histórica banda a toda la concurrencia. Los santafesinos de Alma de Luna, arrancaron con Ojos Negros y volvieron a consagrarse ante el público al ritmo de baladas, huaynos y boleros.

 

Cerca de las 2 de la mañana, Los Nocheros coparon el escenario y la gente el césped donde hacía pocos minutos había concluido la competencia. El repertorio que eligieron los salteños encontró a temas de su último disco en estudio, Zafiro, con una buena parte de clásicos de la banda, que pagaron con creces una actuación correcta que cumplió con un cierre de lujo (en cuanto a espectáculo) para una noche cuyas luces se vieron opacadas por varias desgracias.

 

Desorganización

 

Que un festival de casi cincuenta años y con un número importante de medios acreditados de todo el país, tenga tantos problemas de acreditación, y gestión organizativa en tiempos en que todo pasa por las computadoras y los medios electrónicos y todos conocen el uso delas redes sociales y el mail es parte de nuestras vidas, es una vergüenza.

 

El Festival Nacional de Folklore de Jesús María (cuyo clásico es la falla de base en gestión de prensa), inició su tiempo de acreditación online los primeros días del mes de diciembre, justo cuando el festival presentó oficialmente su cartelera anual en la ciudad de Córdoba con bombos y platillos. La consigna (es decir, el mensaje que salía en la sección prensa) fue, que si uno había hecho cobertura en años anteriores, con tan solo el número de DNI, estaba acreditado. Nunca funcionó. Por consiguiente, las acreditaciones terminaron haciéndose vía mail o telefónicamente.

 

A la hora de buscar las credenciales, tanto el primero como el último acreditado en tiempo y forma vía telefónica o mail, no tenían su credencial. A pesar de que los mails iban y venían durante el mes de diciembre confirmando la entrega del material correspondiente, al llegar a la Sala de prensa, la credencial no estaba , los mails tampoco. Ninguna de las más de 20 personas que trabajan en el sector saben que pasa con lo que se pierde, y se pierden horas preguntando, dando vueltas y esperando afuera del predio, sin poder ingresar, mientras el festival sigue su curso adentro. Los pocos que tuvieron suerte de que los encargados de imprimir credenciales dieran con la información o tuvieran ganas de terminar el trabajo, no tuvieron mayores inconvenientes que la espera, pero hubo una gran cantidad de acreditados (casi todos los medios grande del país, por ejemplo) que no pudo ingresar o comenzó a trabajar promediando la noche, cuando a alguien se le ocurrió anotar en un papelito a quienes iban llegando y no encontraban su credencial (cualquier persona en realidad que se acercara a quien tenía el papelito) y firmando cerca del nombre, ingresaba….

 

Este desmadre se sumó a que cada vez que se intentaba pasar un control, había que explicar a la persona encargada de seguridad, soportar el ninguneo clásico o ir a buscar a algún representante de prensa para pasar.

 

Las credenciales nunca estuvieron, ni a las seis de la tarde ni a las 10 de la noche, ni luego porque quien supuestamente las imprimía, cerró su ventanilla. Hoy parece que lo ponen a trabajar desde temprano. Pero realmente, es una vergüenza que esto suceda. La cara visible de un festival comienza desde el envío de una gacetilla, hasta la atención a la prensa. Jesús María no se caracteriza por tener un lugar para que la prensa trabaje, ni para que los fotógrafos estén cómodos, la sala de conferencia es una oficina improvisada con artistas y periodistas sentados en el suelo, sin micrófonos y la agilidad a la hora de informar es nula.

 

Nadie, ni desde el Twitter oficial del Festival ni desde el Facebook, (donde, a la hora en que los jinetes se accidentaron, estaban subiendo un video de Los Nocheros con un saludo recién grabado) dio información sobre el estado de salud de los internados, ni sobre la yegua muerta (que dicho sea de paso, en público mintieron diciendo que estaba viva). Una vergüenza. Un verdadero desmadre que un festival de tantos años como éste y con todos los reclamos que le llegan por su esencia polémica, no se merece.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional