Portada > Opinión
Vota: +1

XIII Edición del festival Abril para Vivir 2014

Juan Antonio Muriel y María José Hernández: Viviendo Abril

por María Gracia Correa el 05/05/2014 

El cantautor malagueño y la cantautora zaragozana dieron calidez con sus canciones a la noche del 25 de Abril en la emblemática plaza de las Pasiegas de Granada. El encuentro de ambos artistas con el público granadino formaba parte de la programación de la XIII Edición del Festival Abril para Vivir y con la celebración de este concierto quedó constancia, una vez más, de la calidad del certamen. Dos recitales inolvidables para todos los asistentes.

Mª José Hernández y Juan Antonio Muriel en el Festival Abril para Vivir 2014. © Mª Gracia Correa
Mª José Hernández y Juan Antonio Muriel en el Festival Abril para Vivir 2014.
© Mª Gracia Correa

El Festival Abril para Vivir abre sus puertas cada temporada dedicado a algún proyecto de importancia social y cultural; la presente  edición se emprendía en solidaridad con la creación del Centro de Documentación de la Canción de Autor impulsada por el profesor y musicólogo Fernando González Lucini. Entre sus conciertos se anunciaba uno muy especial en el que numerosos cantautores granadinos actuaban en apoyo de este Centro. Desde aquí quiero darle las gracias a uno de sus protagonistas, Antonio Fernández Ferrer, que interpretó Perfumando amaneceres (Nande Ferrer/Esteban Valdivieso), de esta manera rendía homenaje a un cantautor entrañable que falleció en 2008 y que  encarnaba de la manera más pura la sensibilidad y el amor por la música y  las canciones. Esteban Valdivieso fue fundamental en el desarrollo del Festival durante los primeros años y  tras su desaparición dio nombre a uno de los premios que otorgaba el certamen. 

No pude asistir a este concierto tan señalado, pero afortunadamente no me perdí otro de los recitales programados que era especialmente importante para mí.  Tuvo lugar el viernes 25 de Abril, el imponente escenario de la plaza de las Pasiegas era el lugar de cita para dos cantautores dispuestos a darnos todo su arte y el calor de sus canciones en una noche en que las temperaturas no acompañaban. La noche era fría en Granada pero  no importaba para quienes estábamos allí esperando disfrutar del oficio de dos artistas indispensables: Juan Antonio Muriel y María José Hernández.

Antes de la exposición sobre los conciertos de la noche a cargo del presentador del Festival, Antonio Luis García, entró en escena para hacer una breve introducción el cantautor Juan Trova, director y alma del Certamen, a quien quiero agradecer una vez más su pasión por la canción de autor  y  su esfuerzo en defensa del género. Gracias a su trabajo a lo largo de los años han sido muchos grandes de la Canción los que han pasado por el festival para disfrute de los aficionados.

Subió al escenario Mª José Hernández, venía de Zaragoza y se “trajo el aire”, bromeó la cantautora para hacernos olvidar el frío que hacía en la plaza. En realidad sí que se traía el aire, pero era un viento cálido el que acompañaba a las canciones de su tierra aragonesa. Dedicó un tiempo durante su concierto para recordar al maestro José Antonio Labordeta, que también había pisado ese mismo escenario de las Pasiegas hace unos años. La artista está trabajando actualmente en la grabación de Las uvas dulces, proyecto  que cuenta con la complicidad de muchos aficionados, que a través de crowdfunding hemos podido participar en un disco emocionante en el que la cantautora presentará su visión personal de algunas de las canciones menos conocidas de Labordeta, un delicado reconocimiento al cantautor aragonés.

Mª José Hernández. © Mª Gracia Correa
Mª José Hernández.
© Mª Gracia Correa

Sentada ante su teclado comenzó con Entre la suerte y la casualidad, tema incluido en uno de sus primeros trabajos: El mar del deseo (2004).Siguió un precioso tema contenido en Círculos concéntricosLas estaciones. Se separó del teclado para dejarnos varias canciones con su particular y llamativa imagen de cantautora con la guitarra en las manos; comentando que el primer paso para que otro mundo mejor sea posible es imaginarlo entonó: Imagínate, una canción sobre el poder de la imaginación, y en la misma línea: Levemente, que introducía explicando las trampas de la memoria que se encuentra incluido en Señales de Humo, su cuarto disco, publicado en 2011, y cuyo tema  principal cantó a continuación. Volvió al teclado y nos regaló El vals del mono loco, una llamada al respeto a la naturaleza y una declaración contra la locura destructiva del hombre sobre nuestro precioso planeta azul.  siguió En un pañuelo y La punta del Iceberg, un tema que la autora define como un bálsamo, una forma de decir con las canciones lo que no se es capaz de decir sin ellas, una pequeña joya que dio paso a su última canción: Puedo se despidió con sus estrofas llenas de energía y de optimismo, porque como la propia autora explicaba:  “querer es poder, pero cuando uno puede y además quiere todavía es mejor”, nos dejó  con ganas de más canciones a pesar del frío, pero era la hora de la siguiente actuación y tuvo que pasar el testigo.

Y entonces llegó Muriel, con su guitarra y su veteranía, curtido en mil batallas y con ganas  de llenar la plaza de canciones, se ganó al público desde el primer momento, con los primeros acordes de su Caminar volvió a subir la temperatura de la plaza de las Pasiegas. Caminar es el  tema que da nombre a su último disco hasta ahora y fue editado por primera vez en 1982 en su LP Seguir viviendo. Continuó con una canción que para quienes seguimos al cantautor es mucho más que una canción: A la orilla, es la manera de describirse que tiene Muriel y de explicarnos quién es, muy importante para muchos de sus seguidores, tanto, que da nombre a un blog  dedicado a la canción de autor: A la orilla de una guitarra, página muy recomendable e indispensable para todos los aficionados al género, que ha sido creada por José Luis Martínez, colaborador de Cancioneros y admirador incondicional, como yo, de Juan Antonio Muriel.

Todas las canciones del repertorio que traía el cantautor esa noche son joyas que ha ido escribiendo a lo largo de su vida “con la paciencia de un relojero...el esmero de un cirujano”, cada una fue un regalo para quienes asistimos al concierto. Tras un tema,  que no ha sido publicado hasta el momento, que lleva por título Caminitos del Edén y que como muchas de sus canciones es inmejorable, vino Plaza del Atril, dedicada a la plaza Mayor de Madrid y a los músicos callejeros, pero en esta ocasión la dedicó a la preciosa plaza que lo acogía esa noche, la de las Pasiegas de Granada. La siguiente canción es fundamental en su trayectoria, un tema nostálgico muy cercano a quienes han nacido cerca del mar y tienen que alejarse. Muriel es malagueño, un hombre del Sur afincado en Madrid desde hace muchos años “pero de vez en cuando recuerda el mar...y la felicidad se vuelve melancolía...y así termina el día una vez más”. Una vez más es una muestra de sensibilidad y añoranza; la felicidad es sólo una apariencia, imposible olvidar el mar cuando se lleva dentro.

Juan Antonio Muriel. © Mª Gracia Correa
Juan Antonio Muriel.
© Mª Gracia Correa

Y llegó la canción que yo esperaba con más afán, grande donde las haya: No me dejes a solas, tema  que apareció publicado por primera vez en la voz de Pasión Vega, en el disco Un toque de distinción (1996). Posteriormente lo editaría Laura Granados en su disco homónimo y fue en 2011 cuando Juan Antonio Muriel lo publicó en su propia voz, incluyéndola en Caminar. No me dejes a solas es una canción impresionante que siempre llevo conmigo, tomando prestado el calificativo de Mª José Hernández, yo la considero como “canción bálsamo”, en este caso no sé si lo será para su autor pero sí para quienes la llevamos interiorizada, una canción fundamental para mí y que Muriel tuvo la delicadeza y la generosidad de dedicarnos en el concierto, por lo que desde aquí le mando mil gracias, por la canción y por la dedicatoria.

Quiso terminar con el tema No me interesa, en referencia a esa gente que en su momento se catalogó con la palabra “Yupi”, a los que miran el mundo desde arriba y viven sólo para conseguir lo que tienen los demás, aquellos individuos a los que la envidia no los deja vivir. No pudo terminar así, muchas voces pedían Princesa y tuvo que ceder, a pesar del frio y de las horas, Muriel ofreció ese último tema que el público le pedía,  y con Princesa nos despedimos del artista, que se fue entre los aplausos y los “oles” de un público que fue disolviéndose para dejar la plaza sola en su recogido silencio.

Los conciertos de Mª José Hernández y Juan Antonio Muriel  otorgaron al público la sensación de haber vivido unos momentos maravillosos. La  presencia de estos dos grandes autores en la plaza de las Pasiegas perdurará en la memoria de quienes asistimos al espectáculo, sus nombres  se suman a la estela de grandes cantautores que han pasado por la plaza dejando en el aire sus canciones. 










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional