Portada > Opinión
Vota: +0

En concierto

Luis Eduardo Aute en Sevilla con «El niño que miraba el mar»

por María Gracia Correa el 07/07/2014 

El mítico artista eligió la ciudad de Sevilla para finalizar la gira de presentación de su último disco. Tras la proyección del cortometraje El niño y el Basilisco, basado en dibujos del autor, comenzó un concierto de gran intensidad emocional y artística en el que se intercalaron canciones de El niño que miraba el mar  con temas  incluidos en  trabajos  anteriores. El espectáculo terminó con un epílogo extraordinario, Luis Eduardo Aute  regaló a los aficionados sevillanos un viaje sentimental a través del tiempo con sus canciones más emblemáticas.


La noche del sábado 28 de junio se representó en la sala Joaquín Turina de Sevilla un concierto de una fuerza impresionante, tanto desde el punto de vista artístico como sentimental. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de un espectáculo de estas características en mi ciudad, fuimos pocos los afortunados, menos de 500, el aforo completo. El alto nivel de intimidad y sensibilidad  hizo que al concluir el recital muchos de los asistentes salieran abrazados y con lágrimas de emoción.

Comenzó el concierto con la proyección de la película El niño y el Basilisco, un sorprendente montaje en el que una antigua fotografía provoca el reencuentro de Luis Eduardo Aute en su momento actual  con el niño que un día fue; una fantasía que cobra vida gracias a la magia de sus dibujos y de su música. La película, realizada y dirigida por el propio autor,  ha dado lugar a la publicación de un  libro que bajo el mismo título presenta 300 de los dibujos más impactantes del film.

A lo largo del recital  el protagonista explicaría que todo este proyecto había sido causa del azar, exponiendo una preciosa historia  que cautivó al público tanto como la proyección. El cortometraje se inicia con una fecha, 1945, y el dibujo de un niño mirando el mar sentado en un malecón, en Manila, su lugar de nacimiento. Esta imagen está basada en una fotografía que le tomó su padre cuando tenía muy pocos años. En 2010 fue su hija, la que sin saber la casuística, le tomó una fotografía idéntica en el malecón de La Habana. Poco después, como regalo de cumpleaños, Aute recibió de sus hijos un maravilloso obsequio, un montaje fotográfico en el que las figuras del niño y del hombre maduro, que actualmente es, miran el mar desde una misma posición, uno junto al otro. Nadie podía imaginar lo que ese retrato iba a provocar en el artista. Fruto de esa fotografía podemos disfrutar de un disco, de un libro y de una película, tres magníficos trabajos del creador.

El niño que miraba el mar fue publicado en 2012 y consta de 12 canciones preciosas, muestra como portada la fotografía que dio origen al proyecto (disco,  DVD y libro). La imagen seduce al espectador y representa a la perfección  toda la intensidad de las canciones contenidas en el disco. Conviene leer El artículo de Fernando González Lucini: Luis Eduardo Aute: canto a la vida y al amor desde la perspectiva de la madurez para tener una visión  inmejorable de lo que significa Luis Eduardo Aute y su reciente trabajo.


Serían las nueve y cuarto de la noche cuando se apagaron las luces y comenzó el espectáculo con la proyección que duró unos veinte minutos. Al finalizar la película, las luces dejaron ver  un escenario impecable, con los atriles, las banquetas, los instrumentos, las luces, todo en una perfecta armonía que hacía presagiar algo muy grande. En un silencio absoluto los músicos empezaron a ocupar su lugar, unos músicos que se ganaron al público desde el primer momento por la elegancia y el arte que desprendían: Toni Carmona a la guitarra, Cope Gutiérrez a los teclados y Cristina Narea en la percusión, guitarra y coros, y tras ellos apareció Luis Eduardo Aute. Se inició el recital y fueron entremezclándose canciones de El niño que miraba el mar con otras incluidas en discos anteriores, “canciones del siglo pasado” comentaba Aute para reforzar  la complicidad con un público fiel y emocionado  que en muchas ocasiones no podía reprimirse y desde las gradas le lanzaba piropos a los que el artista respondía de la manera más natural y original. Se podría decir que era un concierto entre amigos, íntimo a pesar de la plenitud de la sala. Durante la actuación las canciones iban precedidas de una explicación, a veces leía un texto de un poeta o escritor, otras veces una cita, o se explayaba comentando situaciones y anécdotas en total compenetración con el público.

Luis Eduardo Aute en Sevilla. © Mª Gracia Correa
Luis Eduardo Aute en Sevilla.
© Mª Gracia Correa

La gira de presentación del disco El niño que miraba el mar se inició en Murcia en 2012 y ha terminado en Sevilla en 2014. Luis Eduardo Aute quiso concluirla en esta ciudad, hacía tiempo que no venía y se le veía feliz y emocionado de estar aquí, venía de  realizar una serie de conciertos en Costa Rica,  penúltimo lugar del circuito. En Sevilla se sentía como en casa, comentó que esta ciudad es la elegida siempre como punto de partida o como fin de gira, en esta ocasión fue el lugar de cierre y como tal el concierto fue una auténtica maravilla. La función se prolongó durante más de dos horas y media, la gente tenía muchas ganas de Aute y no defraudó, tuvo que hacer varios bises y tras lo que parecía el final de un concierto magnífico llegó un regalo de lujo.

Aute sabe que sus seguidores esperamos con ganas sus nuevas composiciones, pero también sabe, y así lo dijo en el concierto, que sus canciones de toda la vida van con él y los admiradores las necesitamos y agradecemos. Y así,  tomo su guitarra y comenzó a entonar sus canciones más emblemáticas, las que llevamos interiorizadas todos los que hemos seguido al artista desde aquel mítico Entre amigos de los años 80, que a tantos nos atrapó para siempre. Fueron emergiendo ante nosotros todas las emociones vividas a través de los años, la banda sonora de la vida de todos los que estábamos allí: Aute  conoce a su público sevillano, creo que fue su manera de dar las gracias por tanto cariño y fidelidad.  GiralunaSin tu latido, Slowly, Siento que te estoy perdiendo, Las cuatro y diez, Anda, No te desnudes todavía, La belleza y más. No podía terminar de otra manera este recital antológico, solo en el escenario nos ofreció una impresionante interpretación de Al alba. El auditorio en tensión contenida hasta que el silencio más absoluto estalló en un enorme aplauso. Se emocionó Aute en la despedida, tanto como su público. El teatro en pie aplaudiendo, los artistas abrazados y emocionados, es  la foto fija que nos queda a todos en la retina en espera de una próxima ocasión.

Luis Eduardo Aute en Sevilla. © Mª Gracia Correa
Luis Eduardo Aute en Sevilla.
© Mª Gracia Correa

Estos últimos años he tenido la oportunidad de ver dos veces en escena a  Luis Eduardo Aute, en 2010 en Barcelona, en el precioso teatro Joventut de L’Hospitalet, junto a Joan Isaac, en un espectáculo basado en el disco: Auteclàssic, que le dedicó el cantautor catalán y que incluye algunas de las canciones más distintivas de Aute adaptadas a la lengua catalana. No puedo dejar de citarlo porque en esa ocasión pude ver a dos de mis más admirados artistas a la vez compartiendo escenario. Tampoco puedo dejar de citar el recital que ofreció hace dos años aquí en Sevilla, en el tributo al pintor y fotógrafo sevillano Máximo Moreno, autor de emblemáticas portadas de discos, entre ellas algunas de Aute;  se trataba de un macroconcierto que contaba con actuaciones de grandes artistas de los más diferentes géneros que se congregaron en torno  a la figura del homenajeado; recuerdo la emoción de ver a un público tan diverso, en un espectáculo multitudinario al aire libre, en completo silencio escuchando como Luis Eduardo Aute cantaba a capela Al Alba, algo tan inolvidable como este concierto que cierra la gira de presentación de El niño que miraba el mar.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional