Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista

Marina Rossell: «Cuando a Moustaki le faltó la voz, sin pensarlo le presté la mía»

por Isabel Llano el 14/11/2014 

Hemos entrevistado a la cantautora catalana Marina Rossell a propósito del lanzamiento el pasado 4 de noviembre del álbum Marina Rossell tribut a Moustaki (Satélite K, 2014), grabado en julio de 2014 en el Teatre Grec de Barcelona, del cual empezará la gira de presentación el próximo 23 de noviembre en el teatro La Faràndula de Sabadell (Barcelona), actuando con Xavi Lloses, piano; Pau Figueres, guitarra, Miquel Àngel Cordero, contrabajo.

Marina Rossell en el Teatre Grec. © Xavier Pintanel
Marina Rossell en el Teatre Grec.
© Xavier Pintanel

 

En una cálida conversación, acompañada de un delicioso té y galletitas artesanas de chocolate de algarrobo, que le recuerdan a Marina el chocolate que a ella le daban cuando era pequeña, hablamos sobre la trilogía de discos dedicados a Georges Moustaki (Alejandría, Egipto 1934-Niza, Francia 2013), que se cierra con el álbum grabado en directo que ha salido este mes de noviembre, trilogía en que ha asumido el riesgo de revisitar las canciones más conocidas del mito de la canción francesa, sin traicionarlas.

 

Quisimos saber cómo descubrió a Moustaki y cuándo fue el primer encuentro en persona, que constituirá el inicio de una amistad que perduró por más de 30 años, hasta el fallecimiento del gran compositor e intérprete de chanson. Asimismo recordamos que Moustaki sorprendió a Marina Rossell cuando explicó en el programa El Convidat, del canal TV3 de la televisión catalana (realizado en 2011, disponible en: http://www.tv3.cat/videos/3840450), cómo supo de la cantante y decidió comprar todos los discos de ella, algo de que él no le había contado en tantos años de amistad.

 

En nuestra charla Marina nos ha dicho lo que ha significado cantar con Pia Moustaki, con quien interpreta en el tercer álbum tributo a Moustaki la canción Milord, compuesta para Édith Piaf por el maestro; y nos ha dado su opinión sobre la nueva generación de cantantes, algunos de los cuales ha invitado a cantar con ella.

 

En el programa El Convidat te sorprendes mucho cuando Moustaki te dice, en su casa en París, que había conseguido todos tus discos y así te conoció.

 

Él dice en el programa que fue por una señora, una asistenta, que trabajaba con él, yo aluciné porque no lo sabía. Dijo que él le preguntó cuál es la cantante que a usted más le gusta, porque voy a ir a cantar a España, a Cataluña, que esta mujer le dijo que yo y fue y se los compró. Él lo cuenta, yo no lo sabía., me sorprendió, porque en tantos años no me lo dijo.

 

Cuando hiciste el programa El Convidat no habías hecho el primer álbum, ¿no?

 

No. Fue una idea de Albert Om. Yo le enviaba a Moustaki archivos MP3 de lo que había hecho en el estudio de grabación. Me gusta mucho, decía él. El disco aún no estaba, pero lo estábamos haciendo. Entonces yo le mandé a Albert Om El metec, porque él quería hacer ese programa, insistió mucho en que fuéramos a París, yo no me atrevía, venía de ver a Moustaki en un hospital, estaba muy mal en aquel momento, pero Albert insistió, decía vas allá y le cantas la canción, entonces me vino a la cabeza una fotografía de Paco Ibáñez cantando también delante, las canciones de Georges Brassens a Georges Brassens.

 

¡Sorprendente paralelismo!

 

Sí, entonces pensé, ¿y por qué no? Le escribí a Moustaki, le conté un poquito de qué se trataba el programa, le dije: tengo que invitar a la persona que más quiero, la persona que más me ha influido musicalmente, humanamente, me gustaría ir, te canto El metec y charlamos. Él me dijo pues tenéis que venir mañana o pasado mañana, porque yo no sé qué pasará después. Moustaki entonces tenía momentos muy buenos y momentos que no, incluso fuimos con el riesgo de que él, si estaba en un momento en que le faltara mucho la respiración, no pudiera cantar, no pudiera hablar. Pero fue tal cual se ve, pues así como en mi casa los del programa me decían vuelve a entrar por la terraza, porque la luz… allí en París, los del programa sabían que en el momento en que entrábamos en su casa no repetiríamos nada, no se le podría decir a Moustaki vuelve a entrar por aquí que está oscuro… Fueron subiendo todos los del programa, uno le ponía el micrófono, otro le ponía un foco…lo hacen con mucho silencio, tú ni te das cuenta, lo que se grabó todo fue la verdad de lo que pasaba. Así fue, también de un modo natural, espontáneo.

 

Empezaste con Lluís Llach, Ovidi Montllor, Maria del Mar Bonet, ¿cómo surge el interés por la canción, por la nova cançó catalana?

 

Sí, yo teloneaba los conciertos, porque yo soy de otra generación, soy una cantante de la transición, mi primer disco es de 1976, cuando era jovencita iba a sus conciertos. Me entró el interés en la canción por la música, por una atracción innata, esto no se sabe, atracción por el mundo de los sonidos, ya de pequeña tenía esta afición, aprendí mucho en mi casa, en mi pueblo, en Gornal donde yo nací, los cantos de las Caramelles, que son cantos de pascua, de resurrección, después de Semana Santa, en el colegio donde nos hacían cantar, en los Pastorets musicals, en fin… Me viene de toda una tradición natural, de todas las canciones que escuchaba, es lo que me atraía.

 

Dado el contexto político que se da con la Transición, ¿decides ir en la línea de la canción catalana?

 

No lo decidí, es lo que más cerca tenía. Son cosas que no se deciden, yo creo que en algún lugar están escritas y que tú vas siguiendo aquella escritura, aquella ruta. No sabría yo decir por qué aquella cosa y no otra, por qué seguí ese tipo de música más artesana que no otra música comercial, creo que es un latido que sientes, que es algo que te lleva allí, con lo que yo me identificaba seguramente, un espejo en el que me reconocía.

 

¿Cuándo descubres la música de Moustaki?

 

Cuando me intereso por la música en general, por Josep Tero descubro a Brassens, a Moustaki, a Barbara, a Léo Ferré, a toda la música francesa. Josep Tero como gran degustador de la música francesa me descubre a todos esos cantantes, incluso seguimos la ruta de Brassens —en la playa de Sète, en la Provenza francesa, de la que escribe la canción Le Sète— y nace esta afición, después lo conozco a él.

 

¿Cómo fue el primer encuentro personal con Moustaki?

 

Lo conozco en un concierto en el Cantón del Jura —el cantón francés de Suiza—, es la primera vez que lo veo, a mí me invitan a un concierto, hace mucho frío, yo lo veo allí, a mí me gustó muchísimo su presencia, toda esta cosa de metec, yo ya lo conocía como cantante, lo saludo, pero al cabo de un tiempo no muy corto, quizá al cabo de un año, volvemos a coincidir en Marruecos, en Asilah, en 1984, allí yo pensaba quedarme unos días, él me dice que me quede más, que me enseñará el baile de los derviches, me dice que no lo llame Georges, que lo llame Jo, porque él se llamaba Joseph, y allí ya nació una amistad que duró siempre.

 

¡Qué lindo encuentro! ¿Tú ya cantabas entonces?

 

Sí, yo ya empezaba a cantar. Así fue como allí se solidificó nuestra relación. Después ya nos fuimos viendo habitualmente. Me invitaba a cantar con él a diferentes lugares del mundo, después lo invité a cantar aquí, en un concierto que yo di por las Fiestas de la Mercè, en el año 1986, donde nos vemos él y yo en la catedral de Barcelona, y que está en el reportaje que se incluye en un DVD que acompaña el primer disco. Todo fue de un modo natural, no hubo nada forzado nunca. Más tarde él tradujo al francés un tema mío, Màrmara, entonces le dije: un día cantaré una canción tuya. Y así, cuando a él le faltó la voz vi que aquél era el momento, me dije voy a cantar todas las canciones de su repertorio. De algún modo, en algún lugar, sin pensarlo, yo creo que inconscientemente, le presté mi voz, pensé: tú, Mousta, no puedes cantar, yo voy a cantar esas canciones, elegí todo el repertorio que él hacía, las canciones más conocidas, hice el primer disco. Ese disco fue un impacto entre el público, en aquel momento fue el disco más vendido en Cataluña, por encima del rock y de todo, con 32.000 ejemplares vendidas o más. Todos los dibujitos del disco los hizo él, hay uno que representa que soy yo… así empezó esta relación discográfica.

 

Luego vino un segundo disco dedicado a Moustaki

 

Sí, después él me dijo por qué no hacía un segundo álbum. Yo pensé: ¡uff, volverme a meter otra vez en el mundo de él! Porque no es fácil, son canciones muy conocidas en el mundo entero, hay que darles algo diferente, no vas a hacerlo exactamente igual, pero no puedes desvirtuarlas y que la gente sienta un rechazo, revisitar una canción es de un gran riesgo. A veces he sentido rechazos, por ejemplo Tears in Heaven, la canción de Eric Clapton, la he visto versionada —no te diré por quién— y he sentido rechazo, porque veo que no hay aquellas notas de la guitarra de él, veo que hay algo que ha traicionado aquella canción, algo que no nace del mismo lugar. Esto me espanta a mí, porque si a mí me produce rechazo yo también puedo producirlo, es un trabajo muy delicado. Él me dijo: serán canciones elegidas por mí. Por sms o por el e-mail me iba mandando una lista de canciones, que resultaron ser en su mayoría las que hay en el segundo álbum, menos Milord y Marxa de Sacco i Vanzetti, las demás están elegidas por él. En este segundo álbum también hay algunos dibujos de él, fotos de una correspondencia entre él y yo.

 

¿Y el tercer álbum cómo surge?

 

El Teatre Grec me invitó a hacer el concierto y lo grabamos. Quise compartir el concierto con otros cantantes, de mi generación y de otra. De mi generación serían Nilda Fernández, Pia Moustaki, Josep Tero. De una generación nueva David Carabén, Cesk Freixas, Alessio Arena, Bikimel, es una generación que a mí me gusta, por lo que hacen y dicen, me provoca cantar con ellos, pienso que conocer algo ya nunca les será indiferente a ellos, que se sumergieron en esas canciones. Fue una noche maravillosa para mí, porque vino su hija Pia. En este álbum canté además de canciones de Moustaki, algunas de las mías que a él le gustaban. Así nace este disco con el que se cierra la trilogía.

 

Marina Rossell con Pia Moustaki. © Xavier Pintanel
Marina Rossell con Pia Moustaki.
© Xavier Pintanel

 

¿Durante el concierto del Teatre Grec pensaste que estaba siendo grabado para publicar un nuevo álbum?

 

No, ni lo pensé cuando lo estábamos cantando. Contratamos a una persona para que lo grabara con diferentes pistas, pero cuando estaba allí me olvidé por completo, yo tenía el pensamiento en hacer las canciones, en entregarme al máximo y hacerlo bien, hubo muchos ensayos. Después del concierto no escuché esa grabación, tenía tan cerca todo que tenía que alejarme, no podía volver a meterme en eso. En septiembre se planteó: ¿por qué no escuchas la grabación?, está muy bien grabado, me dijeron los músicos, el manager, el de la casa de discos. Vi que tenía algo que no tenían los otros dos discos, algo que era el directo, la circulación de la sangre estaba ahí. Bueno, pensé, pues sí, así termino el año con esa trilogía y en el mismo año en que lo he grabado, no el año que viene. Me interesaba decir el Grec de 2014, no decir en el 2015 que presento algo de 2014. Entonces, nos metimos en un estudio de grabación, con un técnico de sonido que es un chico francés, Stéphane Carteaux. Entre él y yo simplemente lo que hicimos fue quitar muchos aplausos, quitar algunas canciones y presentaciones de canciones, hacer la síntesis, porque yo no quería hacer un disco doble, quería que fuera solo uno, y así salió esta compilación.

 

El álbum del concierto en directo reúne casi todas las canciones de los discos anteriores

 

Pero son diferentes versiones, porque han pasado ya dos años y medio, las canciones tienen ya otro modo, otro rodaje.

 

¿De la grabación del directo en el Grec quitaste algunas canciones de las que hay en los otros dos?

 

No, quité canciones mías, algunos clásicos catalanes, aunque es difícil quitar canciones porque todas tenían algo, aquel directo de aquella noche, en que siento que Dios me vino a visitar, estábamos todos muy metidos, habíamos ensayado mucho, veníamos de la gira. Los músicos, los invitados y yo teníamos una necesidad, unas ganas de cantarlo, de hacerlo, teníamos un placer, era una noche de verano allí en el Teatre Grec, él era de origen griego, había unas flores que llevan su nombre —yo había logrado que Barcelona tuviera la flor que lleva su nombre, es una rosa que se llama moustaki—, las pusimos allí en el escenario.

 

Las rosas moustaki presidieron el concierto de Marina Rossell en el Teatre Grec. © Xavier Pintanel
Las rosas moustaki presidieron el concierto de Marina Rossell en el Teatre Grec.
© Xavier Pintanel

 

¿Qué significó cantar con Pia, la hija de Moustaki?

 

Fue algo fuerte para mí, tiene los ojos de su padre, ver que ella estaba allí fue una sensación profunda. Lo cuento al principio en el libreto que acompaña el álbum, me hizo sentir que la rueda seguía girando y que se cristalizó algo allí, nuestra amistad se cristalizó delante del público. Ella canta Milord, que él la compuso para Édith Piaf. Para mí, todo es como un círculo que se va cerrando, son círculos que se van encontrando entre ellos, se van cerrando y contienen cosas. No está desabrigado, no pasan frío esas canciones, es un proyecto -bueno esto es algo que me viene ahora-, que no pasan frío, no hace frío en esos discos. Siento que hay calor, calor con los músicos, calor con los músicos invitados, calor con los cantantes invitados, calor con las canciones, calor en el estudio de grabación, que es un estudio de grabación antiguo, que no es un lugar casero sino un lugar donde han pasado cosas, donde han pasado más voces… es un proyecto que no ha pasado frío.

 

Es muy bonito lo que dices.

 

Lo digo por primera vez, nunca me había salido, quizá porque ahora viene el tiempo del frío, no sé por qué pero siento que hay calor, que hay un buen té, té verde, que está servido con calidez, no son platos fríos, no hay ninguna venganza (risas), no ninguna vendetta, en esas canciones hay calor, están hechas al calor del hogar, esas canciones yo las aprendí al calor del fuego, como el que enciendo en mi casa cuando viene el frío. Es un proyecto que tiene calor, que está hecho al lado del fuego, es artesano, no hay nada que no sea fluido, todo nace de un lugar tranquilo, pacificado, hay circulación sanguínea, no está muerto. Lo puedo decir ahora porque ya está fuera de mí, lo veo ya como si ya no fuera mío. Cuando voy a la radio, escucho por primera vez la canción en la radio -después ya no escucho más nada- y ¡sí que suena bien en la radio!

 

Ahora que has completado la trilogía empiezas a hacer conciertos de presentación

 

Sí, empezamos la gira de presentación el próximo 23 de noviembre en el teatro La Faràndula de la Sabadell, que está en el cinturón de Barcelona, un lugar que tiene mucho pedigrí, allí vamos a reconstruir todo esto. Haré más conciertos, claro, yo no dejaré de cantar estas canciones, son canciones que estarán siempre en mi repertorio, haré otros proyectos, no sé cuáles, pero El metec yo creo que siempre lo cantaré, Ma liberté, Ma solitude, todo esto creo que ya está incorporado en la cultura catalana, forma parte del patrimonio cultural universal. He tenido mucha suerte, no me lo proponía y ha salido, no sé por qué lo hice, pero ahí está. Todo fue fluido, además yo lo veía a él que no podía respirar, que no podía cantar, pues yo dije voy a cantar, todo vino rodado, fue natural, nada forzado. Es un trabajo que está bien hecho, digamos que he reunido todos mis sentidos para hacer este trabajo, no quería hacerlo por hacer.

 

Es un proyecto que puede presentarse con diferentes formaciones, dúo, trío...

 

Sí. Con Xavi Lloses hemos hecho estos dos últimos discos, poniéndose al servicio de estas melodías, es un gran pianista, muy polifacético, con una visión muy propia, un músico muy versátil y muy original, no es un músico al uso. Él y yo solos podemos hacer un concierto, con él buscamos versatilidad y como estos son malos tiempos para la lírica vamos por el mundo con diferentes formatos, podemos hacer el quinteto del Grec, un trío, etc. Son canciones que caminan solas y somos versátiles.

1 Comentario
#1
Vicente Feliú
Cuba
[16/11/2014 22:16]
Vota: +1
Congratulaciones para mi querida Marina, y para ti por tan hermoso artículo.
Abrazos fuertes y éxitos para amb@s









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional