Portada > Opinión
Vota: +0

55 Festival de Folclore de Cosquín 2015

Cosquín comienza a despedir su edición 55ª. Cinco lunas para reflexionar

por Pao de Senzi/Boletín Folklore el 30/01/2015 

El festival mayor de folklore continúa su derrotero con propuestas opuestas, en cuanto a convocatoria, buen gusto y talento. Noches de un festival que comienza a transformarse en una bisagra entre las ediciones pasadas y las que vendrán.

Algarroba.com © Paul Amiune
Algarroba.com
© Paul Amiune

 

Casi llegando a la recta final, Cosquín sigue manteniendo el fuego gracias a los artistas, los poetas y todos aquellos que hacen que el motor del festival siga funcionando. Mientras suceden cosas más allá de la Plaza Próspero Molina, en las peñas y los encuentros de poetas, sobre el escenario Atahualpa Yupanqui, en la séptima luna y avanzando sobre las últimas horas que culminarán el domingo con la actuación de Los Manseros Santiagueños, hoy habrá música para todos los gustos. La apertura con Raly Barrionuevo, la Delegación de Santa Fe que ofrecerá un homenaje a los poetas del interior de la provincia con Adrián Abonizio como figura central, Mariana Carrizo y sus coplas, y Luciano Pereyra entre otros, rendirán tributo al duende coscoíno que muchas veces se olvida de entrar a la plaza, pero que pasea por las peñas.

 

De esos días en que la Próspero Molina rescata el verdadero sonido y la esencia del folklore, hubo algunos dignos de destacar en los últimos días: Los Carabajal y su esencia provinciana, inmutable, permanente, emotiva como ese patio santiagueño que cantan en el Memorial de los Patios, la bellísima chacarera de Peteco Carabajal que incluyen en su reciente disco Huellas. El talento de Peteco sobrevuela las canciones de Los Carabajal mientras desde su bunker, detrás de la plaza resiste a un festival que este año no los convocó.

 

En la misma noche que los santiagueños (en la tercera luna), dos mujeres del folklore como Suna Rocha y Ángela Irene pusieron fuerza, trayectoria y compromiso a una plaza que no siempre se acuerda de esos sustantivos. Suna con el repertorio de Criolla, su último disco, y Ángela recordando aquellos clásicos que en su voz, suenan bellos y emotivos.

 

Opuestos necesarios

 

Como el agua y el aceite, la belleza se contrapuso a la fiesta descontrolada, con dos opuestos, aunque no menos significativos y convocantes (cada uno a su manera) para la música popular que hoy nos toca. Franco Luciani, que es el bálsamo al ruido, el vuelo interpretativo a la demagogia. Sergio Galleguillo, que es la fiesta, "las canciones divertidas y festivaleras —como afirmó en la conferencia de prensa que realizó luego de su actuación—, que necesitan los festivales".

 

Albahaca, harina y agua para en una noche que culminó cerca de las 4 de la mañana con otro vértice del folklore, un Bruno Arias cada vez más lúcido, comprometido con el arte y la actualidad, cuya propuesta dista mucho de la modernidad livina y fiestera que impone Galleguillo. Bruno se acompañó de músicos que hoy marcan otra historia en el folklore, con cosas para decir: Los Che Joven y Pachi Herrera, integrante de Inti Huayra. Para el final, una invitada que forma parte de esa escena distinta a la impuesta por la moda de lo liviano: La riojana María de los Ángeles "Bruja" Salguero, una dama de voz preciosa, que va más allá de los repertorios trillados, investigando la raíz del canto. Ambos acaban de presentar en Cosquín el disco a dúo Madre Tierra.

 

En la cuarta luna, Antonio Tarragó Ros demostró que, más allá de cualquier postura y declaración polémica, cuando se planta con su acordeón sobre un escenario, es un artista necesario. Con palabras de aliento hacia el festival y su actual comisión, y un repertorio de clásicos litoraleños, el correntino regresó después de algunos años de ausencia al escenario Atahualpa Yupanqui. Emiliano Zerbini celebró 15 años de su primer disco, Ofrendas sobre el escenario recorriendo su carrera y llevándole al público otra chaya, la de Chilecito, donde la familia del músico realiza la peña para el carnaval de febrero.

 

El folklore farandulero

 

Dos momentos de otro palo con distinto resultado pidieron pista en la noche del martes: uno, el de Coki Ramírez, la cordobesa integrante del staff de Marcelo Tinelli, que fue corista del chileno Alberto Plaza y que el martes presentó un repertorio de clásicos junto a la Orquesta Sinfónica del festival. Si bien abundaban los prejuicios antes de su actuación, se merece el pulgar hacia arriba. Sobria y buena interpretación, y algo más de profesionalismo que muchos de los que utilizan el escenario con la excusa de hacer folklore.

 

Lo opuesto fue la actuación de Miguel Ángel Cherutti, cuyas pretensiones de humorista de hundieron en lo chabacano y lo fuera de lugar en un festival al que no le hacen falta momentos como el que brindó, desafinando canciones de Ricardo Arjona. Para olvidar y recordarle a la comisión, que las cosas buenas que pudo haber hecho este año, se van por la borda con estas presentaciones.

 

En la misma noche, Los Tekis alcanzaron el punto más alto con su actuación pirotécnica y luminosa, presentando (esta vez en horario central y televisivo) su nuevo disco Hijos de la Tierra. Luego, la noche dejó en claro que el verdadero mensaje no se da ni a los gritos ni llamando la atención con fuegos artificiales, sino de la mano de músicos comprometidos como Rubén Patagonia. Más allá de las 3 de la mañana, la Delegación de Salta, Néstor Garnica y el Dúo Coplanacu, plantaron otra bandera no menos comprometida: la de defender el folklore desde el lugar de la esencia y la provincianía.

 

La noche del miércoles prometía ser la más convocante, con Abel Pintos como número central, Canto Cuatro y Nacho y Daniel y la delegación de Santiago del Estero, que homenajeó a Jacinto Piedra, el gran olvidado a la hora de mencionar a los pioneros sobre el escenario Atahualpa Yupanqui. Jacinto, como el Chango Farías Gómez (que noche a noche tiene su homenaje en el patio de Paola Bernal, pero esa es otra historia), y Peteco, son los protagonistas de esta parte de la historia del folklore, que hoy se desvirtúa en sonidos estridentes y gritos desafinados. Entonces, volver en la danza con Juan Saavedra sobre la voz de Jacinto es como pensar que muchos deberían reflexionar si son dignos de subirse a ese escenario.

 

Y para echar por la borda todo lo dicho, el artista folklórico más pop del momento, subió cerca de la una para dejar conformes a todas sus fans con una actuación que duró más de hora y media. El bahiense recorrió sus éxitos, sedujo a una platea femenina que desde temprano esperaba a su ídolo y dejó en claro que más allá de su estilo (cada vez más alejado de los festivales donde es líder en la taquilla), su talento y su propuesta escénica son impecables.

 

Para destacar, la noche de Abel tuvo a todos los ganadores del Pre Cosquín, en una de las decisiones acertadas de la comisión, que puso frente a la mejor convocatoria del festival a los nuevos valores. El conjunto de baile ganador de General Acha, sede Bahía Blanca, y el solista masculino de tango, Reynaldo Anselmi fueron los más aplaudidos.

 

Voces para el folklore

 

La noche del jueves tuvo en el escenario algunas de las mejores voces de la música popular argentina de la actualidad. En la apertura, el dúo formado por Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale, luego Claudia Pirán, que más allá de su talento y su voz maravillosa, no logra encontrar aquel camino que comenzó a transitar en sus comienzos, cuando sorprendió a todos como una de las mejores voces femeninas de Cuyo. La trillada interpretación del Ave María no parece ser otra cosa que un punto para recolectar aplausos, en un repertorio alejado de su esencia. El opuesto es Jairo, que si bien transita las canciones de siempre, es imposible dejar de lado su interpretación, su presencia, su palabra y su talento. El cruzdelejeño recordó a su amigo, Daniel Salzano, el poeta y escritor recientemente desaparecido, autor de muchas de las canciones que interpreta. Otros que aportaron trayectoria y buen gusto, fueron los cuyanos de Algarroba.com (el único conjunto representante de esa zona del país en todo el festival, además de la delegación de San Juan) y a Ramona Galarza con la Orquesta Sinfónica. Fueron los Opus Cuatro junto a Carlos Pino como invitado, con más de 40 años de trayectoria, los que continuaron, llevando talento y buen gusto a un escenario que en minutos tiraría todo por la borda.

 

Si los críticos del folklore continúan dando entidad a artistas cuyas propuestas parten desde lugares ajenos a su identidad, entonces (hablando en criollo) la culpa no es el chancho sino del que le da de comer. El ejemplo más claro es el de Los Caldenes, un conjunto pampeano que canta chacareras y huaynos y al que Fabián Palacio presentó como al verdadera esencia de su zona. Ni el conductor del festival ni los músicos deben conocer el significado de la palabra esencia. Tampoco entienden que para cantar no hace falta alzar la voz a decibeles molestos y desafinados. Pobre de nuestra Pampa, y de sus poetas.

 

El cierre de la sexta luna estuvo a cargo de Facundo Toro, frente a un público que se quedó a escucharlo, a bailar y a cantar con él sus canciones más conocidas.

 

Un resumen de las últimas lunas, y un avance las tres que quedan es suficiente para reconocer que este Cosquín, es una especie bisagra, para sentar las bases de próximas ediciones. Ojalá que la actual comisión revea esos momentos de dudoso gusto, y recomiende en otros prestar atención a esos artistas a quienes el duende acompaña para defender nuestra música y cultura, con la palabra justa, con la voz atinada, con la presencia comprometida.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional