Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista

Maria de Medeiros: «Tiendo a escribir las canciones como cortometrajes»

por Federico Francesch el 26/02/2015 

Nos encontramos con Maria de Medeiros en Barcelona para hablar, de forma distendida, para que nos explicara cosas sobre su último proyecto discográfico, Pájaros Eternos. Un tercer disco del que, además de interpretarlas, ha compuesto la mayoría de las canciones.

Maria de Medeiros en la Sala Luz de Gas de Barcelona, dentro del Festival BarnaSants, el pasado 14 de febrero. © Xavier Pintanel
Maria de Medeiros en la Sala Luz de Gas de Barcelona, dentro del Festival BarnaSants, el pasado 14 de febrero.
© Xavier Pintanel

 

Tres discos muy distintos entre sí, por lo que le preguntábamos sobre el sentido de cada uno de ellos, y nos empezaba hablando del primero, A Little more Blue: "Surgió como un deseo de hacer un homenaje a la música que escuché toda mi adolescencia, que de alguna forma fue mi cuna…, aparte de la música clásica de mi padre. Volvimos a Portugal después de la Revolución de los Claveles. Nosotros estábamos viviendo un período de gran libertad, y Brasil estaba todavía en dictadura militar, y entonces muchos artistas, grandes artistas brasileños, vinieron a Portugal, y crecimos dentro de esa música de Chico Buarque, Caetano Veloso, Gilberto Gil… Yo tuve esa necesidad de rendir homenaje en el fondo a esos autores que fueron para mi formadores no solo a nivel musical, sino del pensamiento, porque son grandes autores y grandes pensadores también".

 

El segundo disco tenía una intención muy distinta: "Penínsulas & Continentes, era más un viaje entre la Península Ibérica y la Itálica, y las influencias reciprocas con los grandes continentes, África y América, las dos américas, pero siempre como intérprete".

 

Y luego, de su trabajo actual, que es el más personal: "A lo largo de los conciertos se fueron creando encuentros, diálogos, colaboraciones, y me di cuenta que había empezado a crear canciones, y en eso Agustí [Camps] ha tenido un papel grande, porque de repente me ha dicho: «Oye, pero si tienes material tuyo ya para hacer un disco». Que yo ni me lo había planteado. Y así nació este Pájaros Eternos que es mi primer disco como compositora y autora".

 

Si ya nos confesara entonces que tenía un cierto pudor como cantante, preguntábamos sobre ese pudor, trasladado a su labor de compositora: "Sí, sí también. Pero es un proceso como muy natural; y también se debió a mi banda, a mi grupo, porque yo creo que los grupos musicales es un poco como el matrimonio, a veces no encajamos a la primera…; y ahora pues se creó una banda con la que estoy muy a gusto, confiada, y esa confianza con los músicos también me permitió empezar a hacer mis propios trabajos". Una labor con sus músicos muy constante: "Trabajamos mucho, quizás porque somos muy indisciplinados, muy anárquicos todos [se ríe]. Realmente los arreglos van surgiendo del trabajo en común".

 

Pero también hubieron otras intervenciones muy interesantes: "En este disco fueron fundamentales dos encuentros muy importantes con autores. Uno de ellos fue Raimundo Amador que lo conocí de casualidad. Íbamos a actuar en Sevilla, en el Lope de Vega, y el día antes haciendo promoción en un programa de radio lo conocí y quedé muy contenta, porque Agustí me había hecho descubrir Pata Negra cuando empecé a conocer España. Y estaba ilusionadísima en conocerlo. Él es una simpatía y le dije: «Pero no te quieres pasar mañana en el concierto», y me dijo: «Sí, vendré». Y luego todo el mundo me ha dicho: «No te ilusiones demasiado, porque hoy te lo dice, mañana a lo mejor no podrá. No lo tengas por seguro que vendrá, blablablá…». Y al día siguiente estaba ahí en el ensayo. Se presentó con su hijo Mundi. El concierto fue algo extraordinario, porque esta presencia inesperada de un artista así… Ahí, empezamos a colaborar. Hicimos varios conciertos juntos. Y luego volví a invitar a Raimundo y su hermano Diego Amador, que es genial también; y entonces me hizo descubrir algunos temas que él tenía en su ordenador, sin usar, y me encantó este, y le propuse si podía hacer una letra, y así nace El día en la ciudad".

 

Pero Raimundo Amador no fue el único: "Hubo otra colaboración importante. Un artista portugués que tiene este nombre que no indica que sea portugués, Legendary Tigerman, que es Paulo Furtado. Me había invitado a hacer una versión de This boost are som for walking de Nancy Sinatra, en su disco Femina. Había sido una grata sorpresa, y yo, un poco a la recíproca, le propuse que hiciéramos dos temas. De hecho esos dos temas nacieron de un espectáculo que hemos hecho juntos sobre Jim Jarmusch, y en ese espectáculo hicimos, Shadow Girl. Y en homenaje a Roberto Benigni, yo sugerí que hiciéramos también la canción de [Adriano] Celentano, 24 Mila baci, que para mí es una de las canciones que representa a Italia y a Paulo le gusta mucho esta canción también".

 

Una canción, que versionaron de forma absolutamente personal, donde se habla de los besos que los italianos siempre reparten entre sus amigos, como símbolo de la amistad. Y la escogió porque las letras, la simbología de los temas tienen, para ella, una importancia fundamental: "Todo mi trabajo está de alguna forma interligado y en dialogo. Mi película más reciente como directora es un documental largometraje [Los ojos de Bacuri ], que fue una propuesta de la Comisión de Amnistía y Reparación de Brasil que hace un trabajo muy bonito, muy importante: pedir oficialmente disculpas, en nombre del estado brasileño, a las víctimas de la dictadura militar y ayudar a esas personas a reconstruirse administrativamente, jurídicamente, económicamente. Cosas que nos pueden parecer triviales, de papeleo, pueden tener una importancia gigantesca. Personas que de hecho nunca han podido tener un pasaporte en regla, pueden atravesar fronteras; hijos que nunca han tenido los nombres de sus padres verdaderos…. La película sigue a una familia en concreto, en la que sobrevivieron las mujeres. Los hombres fueron asesinados de una forma terrible. Es una madre y una hija, y pensé, en homenaje a ellas cantar esta canción tan bonita, A nuestros hijos, en la que esos padres que entraron en la resistencia de la dictadura militar, piden perdón a sus hijos por ser padres ausentes, a veces desaparecidos".

 

Hablando de las letras de sus temas, hemos llegado hasta uno de sus últimos trabajos como directora cinematográfica. Una más de sus ocupaciones. Pero no es la única. Además de cantar, componer, actuar y dirigir, también se relaciona con las Artes Plásticas, como lo demuestran sus ilustraciones para el disco, una de ellas para la portada: "Hay una canción que escribí pensado en todos los desconocidos que viven dentro de nuestro cotidiano, dentro de nuestro ordenador. Tenemos las agendas repletas de nombres que, pasan los años, y somos incapaces de ponerles una cara... [ríe]. O en las redes sociales tenemos millones de amigos y no sabemos quién son. Entonces la canción se llama, ¿Quién eres tú? En ese dibujo [el de la portada] se ven dos cuerpos desnudos, un hombre y una mujer. La parte de arriba está perdida en una nube que es medio nube, medio cerebro; pero, de alguna forma, es también una referencia a esa nube de internet que nos deja desnudos porque nos olvidamos, cuando estamos en la nube, que nos estamos presentamos desnudos en las manos de la información general… y claro, las agencias de espionaje saben todo de nosotros [se ríe], y tan tranquilos".

 

Y volviendo a la idea de que todo en ella está relacionado, nos comenta como concibe muchas veces las canciones: "Tiendo a escribir las canciones como cortometrajes. Es cuestión de atmósfera. La sensación que tuve fue descubrir que tenía un juguete fantástico, como cuando nos ofrecen una cámara de fotos; y entonces me dediqué un poco a explotar el juguete y a apuntarla en las direcciones que me interesan en general".

 

Unas canciones que, para darles ese aspecto visual del que nos hablaba, contó con la colaboración de grandes artistas plásticos para ilustrarlas: "Es verdad que siempre relacioné mucho, mucho, la música con la pintura, con la imagen y entonces como este proyecto acabó siendo tan personal dije: «Aquí voy a concretar esta manía o este deseo que tengo siempre de visualizar algo en relación a la música», y propuse a varios artista amigos que ilustraran cada una de las canciones y fue un lujo [ríe]".

 

Luego nos hablará de cada uno de ellos, pero ahora, en su labor de compositora, nos sorprendía que una afirmación que nos había hecho la primera vez que hablamos con ella, sobre el no cantar fados, se viera rebatida en su disco: "A la hora de decir: «Bueno, ahora voy a hacer una canción, letra y música», lo primero que salió fue un fado. Lo que es seguramente sintomático. Pero asumo también que mi relación con el fado no es la de una fadista,¡Para nada! De hecho, en la letra está presente también: «¿Es esto fado, o no es fado?» [se ríe]".

 

¿Es fado o no es fado?, se pregunta, porque lo que sí que es cierto es que el tratamiento de los diferentes géneros es muy sui generis: "Asumimos eso. Una de las cosas que aprecio en mis músicos es que entran en ese juego de que no hacemos nada de forma purista, que somos híbridos…. De hecho mis músicos también son brasileños viviendo en Paris; también están entre varias culturas, varios idiomas… Jugueteamos con los géneros pero ninguno de ellos está tratado de forma purista".

 

En el tiempo que ha pasado desde que hablamos la otra vez, María de Medeiros, ha hecho casi una docena de películas, pero solo este disco. Aquella vez nos habló de un proyecto, de conciertos y posible disco que estaba preparando con Stéphane Sanseverino: "Hicimos [los conciertos] varias veces, pero no lo hicimos en disco, y es una pena… Es verdad que hice un repertorio que pasaba por [Leo] Ferré, [Georges] Brassens, [Serge] Geisbourg, pero de canciones, en general, muy poco conocidas y bastante políticas, que me encantan…. ¡Quizá algún día se hará! Menos mal que me lo recuerdas, porque quizá será el próximo… [risas] Ahora con Alfonso [Vilallonga] también hablamos de eso porque habla perfectamente el francés, le gusta cantar en francés, escribir en francés… Tiene canciones preciosas escritas en francés...".

 

Maria de Medeiros con Alfonso Villalonga. © Xavier Pintanel
Maria de Medeiros con Alfonso Villalonga.
© Xavier Pintanel

 

Le comentábamos que hemos tardado mucho en poderla ver en Barcelona con su espectáculo, Pájaros eternos, lo que resulta curioso teniendo en cuenta que es su lugar de residencia actual: "Ha tardado mucho en llegar a Barcelona, que es donde vivo. Casi al final de la gira. Es muy curioso porque creo que hemos hecho cinco conciertos de Pájaros Eternos en Madrid; andamos por toda España; estuvimos en México; estuvimos en Berlín; mucho en Brasil. También hicimos la gira en Portugal, pero también muy reciente. Faltaba Barcelona. Me acuerdo de decirle a Agustí: «Pero, ¿Y qué, Barcelona?» [ríe] Entonces nos invitaron a Andorra y a raíz de eso Carles Girbau, que es también de BarnaSants, nos invitó a Barcelona y quedé muy feliz, finalmente".

 

Una actividad, los conciertos, que como el teatro es diferente al cine: "A mí me encanta el cine, sin duda, pero es especial el espectáculo vivo. Tiene algo de mucho más arriesgado y mucho más especial".

 

Y aunque habíamos quedado para hablar de su trabajo musical, ahora que se refería al cine, no nos resistimos a preguntarle sobre sus dos proyectos actuales en ese campo: "Hace tiempo que tenía muchas ganas de hacer algo sobre la música clásica. Yo crecí en los ensayos de orquesta, con mi padre, y me encantaba. Una película de referencia para mí es, precisamente, Ensayo de orquesta de [Federico] Fellini. Y no hay tantas películas que traten de ese medio. Tengo una hermana, compositora, profesora de violín en el conservatorio de Lisboa, que, en un momento, se planteó dirigir, pero lo dejó porque es dificilísimo para una mujer ser directora de orquesta. Suelo colaborar con una joven orquesta en Francia, que se llama Orchestre Phelleas, y escuchando las conversaciones del director, que es muy joven, y los músicos, estaban comentando unas declaraciones de un maestro ruso, bastante joven, que decía que las mujeres no pueden dirigir orquestas, porque sus gestos pueden perturbar a los músicos. Y yo pensé: «¡Ah, pues qué bien! Voy a escribir la historia de una directora de orquesta cuyos gestos perturban… a un músico» [se ríe]. Y de ahí nació la idea".

 

El segundo está ligado a una obra de teatro que sigue representando en Brasil: "Ahora en marzo retomamos la obra, porque como Brasil es tan grande, podemos hacerla aún muchos años… [ríe]. Está escrita por una autora de 30 años, brasileña que es también actriz, Laura Castro. Me mandó esta obra de teatro, que parte un poco de su experiencia personal, porque ella tiene tres hijos con su mujer. Cada una ha hecho una inseminación artificial con donador anónimo, y han adoptado una tercera niña. El texto es muy bueno, muy bien escrito, muy valiente, en el sentido que Laura no evitó ninguno de los temas que pueden ser delicados para ella misma. Lo planteó como un enfrentamiento entre madre e hija, donde la madre fue y sigue siendo de todas las luchas, y la hija la viene a ver y le dice: «Mamá, estoy esperando a un bebe». La madre se pone muy contenta, como cualquier madre, hasta piensa que su hija, quizás, cambió de orientación sexual [se ríe]; y la hija le dice: «Sí, pero mi bebe está en la barriga de mi compañera». Y eso, la madre, pues tiene mucha dificultad en aceptarlo. Es una conversación muy, muy interesante, muy violenta a veces, y donde yo descubrí un montón de aspectos que son la realidad de estas nuevas familias que no necesariamente sabemos y que el público va descubriendo también. Entonces tuvimos la idea de adaptarla para el cine, ya no como un dúo, sino como una película casi familiar, donde se ven todos los personajes que las rodean y que influyen en sus elecciones familiares".

 

Quisimos también hablar de una película que se acaba de estrenar, Pasolini, y que, curiosamente, nos hacía retornar, de alguna manera, a la música que ella interpreta: "Cuando Abel Ferrara hizo esta película sobre el último día, las últimas 24 horas de la vida de Pasolini, me llamó por skype, yo estaba aquí en Barcelona, y me propuso [el personaje de] Laura Betti. Yo pensé que tenía que ver con la música, porque hace dos años que vengo cantando su repertorio. Y no. Quedó alucinado de que yo conociera tan bien Laura Betti y su trabajo. Fue mi amigo, Mauro Gioia, que gracias a él hice el disco [Rendez-vous chez Nino Rota], para celebrar al músico Nino Rota, y él me hizo descubrir a Laura Betti que tenía un repertorio increíble. Laura pedía a los escritores canciones, y hay una maravillosa de [Albertpo] Moravia que la he integrado al concierto, pero no la grabé. Ella cantaba una preciosa de Pasolini que he cantado algunas veces, pero que he dejado de hacerlo porque es tan triste. Se llama Ballatta del suicidio, donde Pasolini de alguna forma, prevé completamente su muerte, siente el deseo de grupos de su época de verlo muerto".

 

Y antes de continuar hablando sobre su nuevo disco, y dentro de sus nuevos proyectos, le preguntábamos sobre el último en el que ha intervenido, un libro disco, Avanzadoras, que ha coordinado Sole Giménez para Oxfam: "¡Uy, sí, que bien informado! Se va a anunciar. Sé que hay una conferencia de prensa el 10 de marzo, dentro de muy poco. Fue una propuesta de Sole Giménez, que me pareció muy interesante. Ha reunido todo un grupo de autoras e intérpretes. Buscaban canciones hechas por mujeres, y yo le propuse justamente el fado. Porque puede ser un dialogo con un país, pero puede ser un dialogo con un hombre buscando tener una relación quizás más sana. Propuse que fuera Jacques Morelembaum que hiciera el arreglo. Aceptó, para mi total alegría, y también propuse a Paulinha, su mujer, Paula Morelembaum para cantar a dúo. Quedé muy feliz porque para mí es toda una emoción tenerlos a los dos. Ya está grabado. De momento no va a haber concierto".

 

Maria de Medeiros. © Xavier Pintanel
Maria de Medeiros.
© Xavier Pintanel

 

Entonces le pedimos, para acabar la entrevista, que nos fuera hablando de cada uno de los temas de su disco:

 

¿Quién eres tú?

 

"Es un poco lo que te decía de nuestra relación con los amigos virtuales que son muy íntimos, porque casi lo que hacemos por la mañana es encender el computador y hablar con gente que no sabemos quién son [se ríe]. Hay una ilustración en el disco de Joann Sfar, que me sorprendió mucho, porque él me mandó una serie de retratos míos. Es un enorme honor, porque es uno de los mejores dibujantes del mundo. Yo creo que va más lejos y lo que él cuestiona es que, queriendo saber de los otros, quizás es una forma de encontrarnos a nosotros mismos".

 

The cougar song

 

"Es una canción para la cual yo tenía la melodía hace mucho tiempo, y me la cantaba casi a diario. En Córdoba, donde se hizo el disco, teníamos muy poco tiempo de grabación, pero el primer día trabajamos muy bien, y el segundo día teníamos un poco más de tiempo y yo pensé: «Estaría bien incluir esta canción, pero no tengo letra…». Y por la noche pensé: «Ahora tiene que salir algo» [se ríe]. Pasó por mi cabeza Vinicius de Moraes y Tom Jobim, tomándose las cervecitas, en las terrazas de Ipanema y viendo pasar a esas chicas guapas, haciendo canciones a esa juventud que pasa, en la playa. Entonces pensé: «Bueno, pues voy a escribir para un hombre joven». Porque no hay tantos ejemplos de canciones escritas, desde el punto de vista de una mujer, hacia un hombre joven. He hecho la ilustración también… Para mí es un hombre, pero se discute. En fin, es un ser humano abrazado a una pantera. Un momento de paz con nuestras pulsiones, con esta fiera que llevamos dentro… o encima [ríe]".

 

Ese gusto

 

"Aos nosos fillos la he traducido por, Ese gusto, porque ya existía otra traducción, e Ivan Lins me pidió poner otro título. Quise hacer esta canción en homenaje a Denis Crispin y su hija Eduarda [protagonistas de Los ojos de Bacuri]. Para esta canción le pedí a Carlos Torres, que es un gran amigo, pintor mejicano, que me diera una imagen y me mandó esta pintura que me encanta. Es totalmente abstracta pero hay como dos espacios, uno muy coloreado y otro que es más una textura sin mucho color. Leo un dialogo intergeneracional, en esta ilustración".

 

24 Mila baci

 

"Es el homenaje a Italia. Es uno de los países más bonitos del mundo, lleno de contradicciones, lleno de problemas, pero para mí es el país de los amigos, donde se cultiva mejor y de forma más generosa y fiel la amistad. Todos estos besos que distribuye [Adriano] Celentano, [ríe], para mi representa toda esa luz y esa alegría de Italia. Me encantó la ilustración que hizo Jorge Colombo. Es un portugués; lo conozco desde mi adolescencia. Cuando yo salí de Portugal él se fue también a Nueva York y se hizo un dibujante muy importante. Ha hecho varias portadas del New Yorker y ha hecho también un pequeño clip de este 24 Mila baci".

 

Trapichana

 

"Conozco varios españoles que se fueron a Brasil y se quedaron encantados. Entonces, imagino a un andaluz que se va al trópico y su corazón queda dividido entre el flamenco y la samba [se ríe]. Y es curioso, porque yo crecí escuchando MPB, pero solo de una manera más reciente, algunos amigos me han hecho descubrir la samba, la música realmente popular. Yo estoy encantada con la samba, estoy aprendiendo a baila samba… Trapichana es una samba. Pero justamente pedí a un español, Víctor Ramos que tiene un estilo muy elegante… Mirándose así, [muestra el dibujo del disco, girándolo] se ve aquí dos zapatitos, se ve casi una andaluza… Así parece muy abstracto, pero también evoca algo de [Oscar] Niemeyer, veo un poco así las cúpulas…"

 

Diz que é fado

 

"Es esa interrogación sobre el fado sobre el destino, sobre el posible amor, sobre el posible dialogo con el país, con la propia cultura, con el sexo opuesto. Otro amigo de infancia, Pedro Proença que es también de los pintores más conocidos en Portugal, ha hecho una ilustración divertida. No va por el lado dramático del fado, y me gusta porque usa sellos. El lado del viaje, la carta que llega [ríe]".

 

Shadow girl

 

"Esta canción la hicimos con Legendary Tigerman en el espectáculo sobre Jim Jarmusch, sobre Down by Law. Tom Waits, en medio de la película, hablaba de una chica de las sombras, pero una cosa hecha así, sin más explicaciones. Y a partir de esa frase, y en el estilo muy propio de Paulo Furtado, que es muy minimalista, se hizo esta canción. Me chifló la ilustración de Pascal Rabaté, que es uno de los más grandes dibujantes franceses, que ha captado toda la melancolía también de la película de la sombra reflejada. Un barrio medio abandonado; se puede sentir la Luisiana, pero se puede sentir cualquier lugar que inspire el blues".

 

Por delicadeza

 

"Es un poema de Sophia de Mello Breyner, en el que ella rinde homenaje a Rimbau, y, citándolo, habla de una vida perdida por delicadeza. Ese poema tuve la oportunidad de decirlo varias veces en espectáculos, y siempre que lo decía escuchaba como un minueto, un minueto ahí que estaba dentro de la propia cadencia de la lengua, porque Sofía, realmente, es pura elegancia, y tiene una musicalidad enorme en su poesía. Como siempre escuchaba esa música, esa melodía cuando decía el poema, pues dije: «Lo voy a hacer canción». Y para él tema, Pierre-Marie Brisson que es un maravilloso pintor francés, me ha mandado una de sus bailarinas preciosas".

 

Noche

 

"Es una canción que escribí pensando en la noche de Madrid. De hecho, nace de una experiencia muy concreta, porque estaba rodando Air Bag, en la Plaza Santana en pleno agosto, y no se veía ni un alma. Pero a partir de las dos de la mañana pues empezaba un movimiento tal, como yo, la verdad, nunca vi nada igual [se ríe]…a las 4 de la mañana, las bocinas… es una locura. Entonces imaginé esta chica que viene de un barrio pobre, de un suburbio y que una noche se va así de juerga con sus amigos allí al centro de Madrid y se cruza a un famoso, uno muy guapo y tal. Se enamora locamente y empieza a venir sola, con el sueño loco de que lo volverá a encontrar algún día dentro de esa noche loca de Madrid. Y así salió este blues. Y aquí, mi gran amiga, Marjane Satrapi, que yo adoro, la gran dibujante iraní, me ha mandado esta figura linda de una mujer en la noche. Lo que me encanta es que hay tres lunas, hay sus pechos y la luna, que son casi tres lunas [ríe]".

 

Nace el día en la ciudad

 

"Es la colaboración con Raimundo Amador, y, también, la canción que da título al disco, porque ahí me imaginé una niña que por la mañana observa el amanecer en una de nuestras ciudades, quizás aquí, de la Península Ibérica, con la crisis económica, la radio que va anunciando, las bolsas que se caen, el desempleo, la polución…. Y ella ve el flujo de los coches que pasan, la gente superdeprimida, angustiada… Y va soplando nubes de vapor en el cristal de la ventana y esas nubes asumen formas donde ve pájaros absolutamente efímeros. Pero lo que es eterno es esa capacidad contemplativa, es esa capacidad de soñar… De hecho, el pájaro es constantemente utilizado en la simbología. Hay la paloma de la paz, pero también hay las águilas de los guerreros. Y entonces mi grafista fantástico me ha puesto un Dodo, aquí [enseña la contraportada de la caratula], que es un pájaro fantástico porque ha desaparecido, pobre… [se ríe]. Para esta canción, Javier Mariscal me mando esta ilustración preciosa, que es otro amanecer, que es un amanecer mucho más tranquilo, porque es una vista al mar, pero tiene algo de cubano… No sé si es por Chico y Rita, que yo lo asocio… Yo creo que va mucho con el disco que es un disco que hace muchos puentes".

 

Y aquí nos empezamos a despedir, pensando en sus palabras y en su disco, un disco que ha supuesto un paso adelante para ella, donde ha traspasado el umbral de la interpretación para, como buscando un dominio mayor de la obra acabada, pero de forma espontánea, llegar a crear también la mayoría de las canciones. Un disco que, junto a sus presentaciones en directo, como la que pudimos ver esos días en Barcelona, en la Sala Luz de Gas, dentro del Festival BarnaSants, recoge ese dialogo entre todos sus trabajos del que Maria de Medeiros nos hablaba. Un muy fructífero dialogo, añadimos nosotros.

 

Maria de Medeiros con su banda en la Sala Luz de Gas de Barcelona. © Xavier Pintanel
Maria de Medeiros con su banda en la Sala Luz de Gas de Barcelona.
© Xavier Pintanel

 










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional