Portada > Opinión
Vota: +1

16 Banc Sabadell Festival Mil·lenni 2014/2015

Pablo Milanés, elegancia, sabor y sentimiento

por Isabel Llano el 13/03/2015 

Con un emotivo y contundente concierto Pablo Milanés (Bayamo, Cuba 1943) presentó el pasado 10 de marzo en L’Auditori de Barcelona su álbum Renacimiento (2013). El cantautor cubano interpretó además sus más emblemáticas composiciones revestidas con nuevos arreglos y dedicó una canción al trovador catalán Quico Pi de la Serra.

Pablo Milanés en el 16 Banc Sabadell Festival Mil·lenni. © Isabel Llano
Pablo Milanés en el 16 Banc Sabadell Festival Mil·lenni.
© Isabel Llano

 

Un son, a cargo de los seis extraordinarios músicos que acompañan al cantautor en la gira de presentación del nuevo disco, sirvió para acoger en el escenario a Pablo Milanés. En medio del gran aplauso del público, el trovador se unió al grupo dando voz a Proposiciones (1998), una invitación y a la vez una declaración de intenciones que remite a su isla natal: Propongo disfrutar esta jornada, inquietando tu gusto en dos sentidos, una palma que bate en tus oídos, y un cocodrilo verde en tu mirada.

 

El auditorio estaba lleno. Pocos minutos antes de comenzar el concierto, se escuchaba a un colombiano decir “me sé todas las canciones de Pablo”. Seguramente había enamorado a su mujer con La vida no vale nada, uno de los más de 40 álbumes grabados por el fundador de la trova cubana. Sin duda, las canciones de este trovador forman parte de la memoria musical y la banda sonora sentimental no sólo de esa pareja, acompañada de su hijo adolescente, sino también de varias generaciones de españoles y latinoamericanos, como los que se dieron cita la noche del 10 de marzo pasado en la Sala Pau Casal de l’Auditori.

 

El programa incluiría canciones del disco Renacimiento, que tiene músicas bastantes desconocidas fuera de Cuba, y también otros temas, expresó Milanés desde su silla en el centro del escenario.

 

Presentado a finales de 2013, en este álbum conviven ritmos cubanos junto a armonías de la música renacentista, contrapuntos del barroco y jazz: las influencias musicales fundamentales en la obra de Milanés. Renacimiento reúne pues el sabor de la música de la isla caribeña con la elegancia de la música antigua europea, combinados en magníficos arreglos jazzísticos. En los temas de las canciones Pablo sigue siendo fiel a sí mismo.

 

El primer tema que oímos del nuevo disco fue Dulces recuerdos, que revive aquel abril de 1977 cuando fue legalizado el Partido Comunista Español. La canción cita Los días no volverán del músico y cantautor cubano Carlos Varela. La primera parte se acompaña de piano solo y narra la alegría de la gente que se juntó entonces en la emblemática plaza madrileña la Cibeles, con esperanza en el cambio, gritando libertad. En la segunda parte, que pregunta dónde está y cómo le ha ido a ese abril 35 años después, se unen al piano los demás instrumentos para interpretar una conga, como las típicas de los carnavales de Cuba.

 

Vinieron después otros temas también del reciente álbum: Los males del silencio, una marcha en la que Pablo eleva una crítica a la censura; Cual si fuera a morir esta mañana, con una temática que puede compararse con la famosa El breve espacio en que no estás, pero que sería la versión de la historia con final feliz. El arreglo de jazz, la percusión con batá y el solo del saxo soprano subieron el pulso que continuaría acelerándose con Homenaje al changüí, un reconocimiento de admiración a este ritmo de Guantánamo y a sus máximos cultores Chito Latamblé y Cambronne. Con el sabor del bongó, el bajo, el saxo y los coros esta canción logró uno de los momentos más enérgicos del concierto. Del nuevo trabajo discográfico estuvieron por último Amor de otoño y El otoño del amor, temas que se vuelven una sola canción. Con tempo reposado, la flauta y los acordes de cuerdas, sirvieron para calmar los ánimos y recuperar la faceta del Milanés más sentimental.

 

Pablo Milanés en el 16 Banc Sabadell Festival Mil·lenni. © Isabel Llano
Pablo Milanés en el 16 Banc Sabadell Festival Mil·lenni.
© Isabel Llano

 

"La siguiente canción se la dedico a Quico Pi de la Serra", dijo Milanés. "Yo sé que está aquí, quiero ver a Quico", agregó, y se encendieron las luces. El insigne representante de la Nova Cançó se puso de pie en medio del auditorio y recibió el caluroso aplauso que el público le brindó. Escuchamos entonces Carta a un amigo lejano. Fue la canción más emotiva de la noche y marcó un punto de inflexión en el recital, que continuó con Flores del futuro y Ruinas del tiempo, temas con letras muy actuales y armonías de jazz, de un disco de Miguel Núñez, pianista y director de la banda, en el que Milanés pone su voz.

 

En adelante sonarían canciones de anteriores discos de Pablo, pero la mayoría con arreglos distintos a los de las grabaciones, haciendo de esos clásicos nuevas canciones. Entre ellas, algunas famosas y otras poco conocidas: Si ella me faltara alguna vez, de Plegaria (1995); Canción o De qué callada manera; Nostalgias, la canción más emblemática del disco Días de Gloria, según comentó Milanés; El largo camino de Santiago; Plegaria, que da título al álbum, bastante desconocido reconoció el trovador, en la que tuvieron protagonismo el cajón en la percusión y la flauta.

 

El tiempo, el implacable, el que pasó (1976) fue interpretada con ritmo de guaguancó, el ritmo con el que originalmente fue hecha, aclaró Milanés. Años y la infalible Yolanda, se tocaron con arreglos más parecidos a las versiones conocidas. Al final de Años el auditorio ovacionó al trovador. La gente se sentó de nuevo y empezamos a oír la introducción en piano de Yolanda. Milanés dirigió al público que cantó con embeleso los coros de este himno de amor. El breve espacio en que no estás cerró el programa.

 

En los bises Milanés complació al público con dos canciones: la primera, Para vivir, otra de sus más representativas, la segunda, Amo esta isla, una afirmación rotunda de su amor por su tierra. Así, Pablo terminó el concierto como empezó: presentando sus señas de identidad y reivindicando la isla.

 

Pablo sigue vigente y es un representante de lo esencial de la música del Caribe al que pertenece: muchas de sus letras expresan tristeza y dolor con melodías que conmueven y, sin embargo las acompaña un ritmo frenético que incita al baile, como en la versión guaguancó que ofreció de El tiempo, el implacable, el que pasó o la conga de Dulces recuerdos. Pablo provoca un estallido emocional: Pablo, Pablo, eternamente Pablo. Cuba, sabor y sentimiento por siempre.

 

Pablo Milanés con su grupo. © Isabel Llano
Pablo Milanés con su grupo.
© Isabel Llano

 

Músicos que acompañan a Pablo Milanés:

Miguel Núñez, Piano, teclados, coros y dirección musical

Germán Velazco: Saxo tenor, soprano y flauta

Sergio Félix Raveiro: Bajo

Osmani Sánchez: Batería y percusiones

Edgar Martínez: Güiro, tambores, batá, bongó, triángulo, cajón, clave, shekeré, tumbadoras y quinto, güira y efectos

Dagoberto González JR.: Violín y sintetizador










 
PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Novedad discográfica

el 24/09/2017

El próximo 27 de octubre, el trovador español Ismael Serrano lanzará 20 años. Hoy es siempre (Sony Music 2017), un doble CD en vivo del que ya están disponibles dos canciones Papá cuéntame otra vez y la inédita Nieve.

HOY EN PORTADA
Año Violeta - 22 Festival BarnaSants 2017

el 29/09/2017

Isabel y Tita Parra actuaron en Barcelona el pasado sábado 16 de septiembre en un concierto especial del BarnaSants 2017 que clausuraba las celebraciones del festival con motivo del centenario del nacimiento de Violeta Parra y que ha tenido este año como país invitado a Chile. El día antes, Isabel Parra recibió de manos de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau el premio BarnaSants a la Trayectoria 2017.

 



© 2017 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional