Portada > Actualidad
Vota: +0

Universal Music Festival 2016 Madrid

Arcángel convierte el Teatro Real de Madrid en un tablao flamenco

REDACCIÓN el 01/08/2016 

Solo un cantaor fuera de serie como Arcángel podía obrar el milagro de que un recinto musical sacrosanto como el Teatro Real de Madrid cambiara por vez primera la orientación de sus asientos y se convirtiera en un tablao al uso.

Arcángel en el Teatro Real de Madrid. © Universal Music

Autores relacionados

 

Un tablao como aquellos que vinieron —a finales de los años 50 y principios de los 60 del pasado siglo— a sustituir a los tradicionales cafés cantantes como espacios donde apreciar el flamenco de cerca y sin filtros. Donde alimentar al género con el concurso de artistas que, primero fueron ilustres noveles para luego escribir sus nombres con letras de oro en el arte supremo del flamenco.

 

Apenas 324 privilegiados espectadores situados en sillas con mesita frente a una pequeña tarima que albergaba solo cinco sillas asistieron a ese milagro flamenco que Arcángel ofreció sin amplificación alguna; tal y como se escuchó durante siglos antes del advenimiento de la microfonía, los altavoces, los cables y demás zarandajas tecnológicas. Como se imaginó para ser percibido por los primeros flamencos que hicieron de él un vehículo de expresión.

 

Para empezar el espectáculo, la voz de Arcángel se dejó oír nítida desde los asientos del primer piso. Desde ahí se cruzaban las voces del elenco, dando vida a un fandango a su volumen natural. Las guitarras empezaron a escucharse entonces en ese cuadrilátero al que acudieron solista, cantantes y palmeros. Mientras Arcángel fue avanzando con su fandango, llevado mano a mano con Vicente Redondo "El Pecas" y cantado como los ángeles: el Alborá, fandangos alosneros.

 

Acto seguido el elenco se apropió de una zambra de los maestros Quintero, León y Quiroga, Azucena, llevándola con una liviana naturalidad hasta terrenos en los que la voz de Arcángel fluye con soltura y desafiando a los riesgos del cante con una envidiable suavidad.

 

A la zambra siguieron unos tangos, En la plaza alta, y la voz del onubense trazó sin esfuerzo melismas imposibles, llenos de arte, expresivos al mil por ciento. Dio con ellos la alternativa a "Pecas" y a la bailaora Patricia Guerrero. Ambos interpretaban una caña de nivel sensacional que tuvo al respetable con la respiración casi en suspenso, vibrante el zapateado, llenas de vida las manos, fuerza en la mirada y compás lleno de energía y firmeza.

 

Volvió el maestro para quedarse a solas con un guitarrista y juntos iniciar otro periplo de cante grande, esta vez alrededor de una malagueña, Inacabao, y logrando un pleno de sentimiento en cada nota, en cada palabra. Arcángel estaba a gusto y se le notaba. El dúo era formidable y arrancó el aplauso de la embelesada audiencia. Repitieron los dos artistas la suerte, aunque ahora la hondura se extraía de una bulería por soleá, En el juego del querer, en donde el maestro se gustó en cada verso, en el remate de cada frase.

 

El escenario del Teatro Real de Madrid se convirtió en un tablao flamenco. © Universal Music

 

Tras este alarde que encandiló sobremanera al respetable, se dejaron oír juntas las guitarras de Salvador Gutiérrez y Dani de Morón, dos tocaores de muchísimos quilates. Una pieza y de nuevo "El Pecas", esta vez con el concurso de Antonio Montes Saavedra y Manuel Montes Saavedra, Los Mellis, palmeros y coristas, ofreció su arte expresivo y precioso, lleno de sabiduría. Otro rápido cambio trajo de nuevo a Arcángel, esta vez de guitarrista, para que la bailaora Patricia Guerrero y él interpretarán al alimón una preciosa sevillana. De propina ambos bailaron otras tradicionales sevillanas, las de las coplas de los siete niños. Después el maestro tomó el mando y se marcó otras sevillanas él solo, a las que contestaron Los Mellis.

 

Arcángel aprovechó ese preciso momento para expresar con palabras y ante el público el doble sentido de este tipo de conciertos: por un lado, naturalmente, homenajear a los legendarios tablaos, pero por el otro, muy importante, el acercarse lo más posible al público, el romper la barrera que tradicionalmente separa a artistas y público en el flamenco. Tras el agradecimiento y la presentación del elenco que le acompañaba, Arcángel despidió la noche con unas alegrías y, posteriormente y con todo el grupo flamenco sentado en la boca del cuadrilátero y prácticamente entre el público, unas bulerías y hasta La bien pagá.

 

Arcángel eleva el cante jondo a una categoría superior y pone el broche de oro al Universal Music Festival 2016 con el Día Flamenco del Festival, homenaje al género que tendrá su continuidad en la próxima edición. Piezas llenas de vida, de arte, todo lo que hace grande a esa parte tan nuestra del patrimonio cultural de la humanidad: el flamenco.










 
  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional