Portada > Opinión
Vota: +0

Miguel Poveda en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona

El triunfo del as de coplas

por Carles Gracia Escarp el 11/12/2009 

El cantaor Miguel Poveda presentó su doble disco Coplas del querer en Barcelona, concierto que fue grabado para su emisión por televisión (Canal Sur) y su posterior edición en dvd.

© Foto: Maxi del Campo  

Miguel Poveda. Coplas del querer
Gran Teatre del Liceu de Barcelona
7 de diciembre de 2009

Músicos:
Miguel Poveda, voz
Joan Albert Amargós, dirección musical y piano
Juan Gómez "Chicuelo", guitarra
Antonio Coronel, batería
Guillermo Prats, contrabajo
Olvido Lanza, violín
Julián Sánchez, trompeta
Paquito González, percusiones
Carlos Grilo y Luis Cantarote, palmas 

Repertorio: La radio de mi madre, Vente tú conmigo, Compañera y soberana, Rocío, Ojos verdes, En el último minuto, La bien pagá, Como las piedras, Cançó del bes sense port, Cant dels ocells, Bulería (Chicuelo), Coplas del querer, Tientos del cariño, Mis tres puñales, Cantiñas, Embrujao por tu querer, Vamos a dejarlo así, Ni un padre nuestro, ¡Ay, hermanita!, Me da miedo de la luna, La senda del viento, A ciegas. Bises: Te lo juro yo y Sere...serenito.

Cualquier artista no lírico que afronta el reto artístico de cantar por primera vez como protagonista principal en el escenario del Gran Teatre del Liceu de Barcelona tiene ante sí una gran responsabilidad, la programación de una noche en el Liceu representa simbólicamente la culminación de un desarrollo musical brillante a lo largo, para un artista de música popular significa la celebración de haber llegado a la cima de una larga y fructífera trayectoria como artista, la del 7 de diciembre de 2009 fue la noche de Miguel Poveda, una noche inolvidable con sabor a gloria y también a historia de la copla.

El concierto de Miguel Poveda en el Liceu marcó la inauguración de la serie de conciertos del nuevo festival "Catalunya Arte Flamenco" que no podía empezar con mejor espectáculo en un fin de semana de puente en el que Barcelona vibró con la copla con tres ases de entre sus más altos exponentes, el viernes y el sábado Martirio e Isabel Pantoja cantaron en el Auditori barcelonés y el lunes Miguel Poveda cerró el triplete coplero en su coliseo de la ópera.

Unas horas antes del inicio del concierto se agotaron todas las localidades confirmando así la expectación de la afición por vivir en directo la gran noche de Miguel Poveda en la presentación en Barcelona de sus Coplas del querer. Un público que vino de todas partes a disfrutar del arte de Miguel Poveda, desde Badalona hasta Jerez, entre el público asistente coincidieron también muchos políticos, intelectuales, periodistas y artistas varios, una muestra de que Miguel Poveda se mueve en las alturas del arte, en sus más altas cotas tras más de veinte años de carrera.     

Poveda abrió su hermoso abanico de coplas en un concierto generoso por su concepto al ser un homenaje a los autores e intérpretes históricos del género, pero generoso también en cuanto a colores y en intensidad del repertorio, en su presentación compartió -como se puede comprobar en el orden del repertorio que abre el artículo- todos los temas que grabó en ese monumento a la copla que es su doble disco Coplas del querer, disco de oro en ventas desde hace ya algunas semanas.

Miguel Poveda salió al escenario consciente y sabedor de la importancia de la trascendencia de ese concierto en su carrera y enseguida ganó seguridad para afrontar el reto brillantemente, con fuerza, con sentimiento coplero y jondo al mismo tiempo, con su habitual desgarro y toda su flamencura, quizá esa noche expresado todavía más intensamente, con todo su caudal de emoción penetrando hasta el lugar más recóndito del hermoso teatro de la ópera barcelonés.

Hubo varios homenajes a lo largo del concierto en las palabras de Miguel Poveda en diálogo con su público, a Catalunya -el president Montilla y el ex-president Pujol se encontraban entre el público- con la inclusión de dos temas en catalán: Cançó del bes sense port, poema de Maria-Mercè Marçal musicado para su disco Desglaç y con la interpretación de El cant dels ocells con su original versión con dulce compás de bulería que grabó en su disco en directo Cante i Orquestra. 

También hizo una oportuna referencia a las Ramblas en las que se encuentra el Liceu, calle que tal como dijimos en el artículo de presentación del concierto, vió empezar y crecer artísticamente a Miguel Poveda, también vivir y finalmente triunfar como cantante en el Liceu, además de ser el lugar de creación de la copla Ojos verdes y donde Alberto Iglesias se encontró por azar con la partitura de A ciegas que después cautivó a Pedro Almodóvar para su película Los abrazos rotos en la voz de Poveda.

Merecidísimo homenaje también a la figura del poeta Rafael de León como autor de coplas ensalzando su calidad poética, a la bailaora catalana Carmen Amaya con La senda del viento  y de especial trascendencia el homenaje a dos referentes artísticos que se encontraban presentes en el Liceu, a Joan Manuel Serrat y a Isabel Pantoja, a ambos dedicó el tema Embrujao por tu querer sin importarle la posterior reacción de los que viven de sus propias mentiras en ciertas basuras televisivas.

Con su presencia estos dos referentes mostraron su aprecio y su simbólico reconocimiento por el trabajo y la valía personal de Miguel Poveda conscientes de la importancia de esa noche en su trayectoria como artista. Serrat situado a la derecha mirando desde el escenario, Isabel Pantoja a la izquierda del mismo, enmarcado así Poveda entre dos puntales del género, Serrat por su reivindicación de la copla desde siempre y por maestría como autor imprescindible,  y Pantoja como figura indiscutible de entre las intérpretes clásicas del género, además de gran amiga del artista.

También hubo un tributo oculto a Lola Flores en la versión de Te lo juro yo, copla que grabó en su disco Cante i orquestra y que también cantó en directo en su espectáculo Romance de valentía junto a Martirio en 2005,  la ofreció con la letra con la que la artista jerezana la interpretó en la película Morena clara

Fue un concierto con emociones muy diversas, en el inicio los que seguimos más de cerca los pormenores de los caminos de Miguel Poveda, sabíamos que el maestro andaba con la garganta algo tocada como consecuencia de la actividad frenética de las últimas semanas. La sensación primera fue de preocupación ante la incertidumbre de si Poveda podría cantar como solo él sabe en tan importante presentación, tras las primeras estrofas la duda se convirtió en alivio y en alegría que fue creciéndose hasta las notas finales de su gran noche de coplas en el Liceu.

Muchos de los espectadores presentes sentimos resbalar por la mejilla alguna lágrima cautiva liberada al fin, otros como dice la copla lloraron canales con las más bellas lágrimas en algún momento de magia empapado del sentir más profundo, cada cual vivió la emoción más intensa en ese momento mágico e inexplicable en el que el sentimiento estalla y se desborda sin control,  tal vez fuera en Esta pena mía, en Y sin embargo te quiero, o fue cantando A ciegas, o Mis tres puñales clavados hasta el fondo del alma más flamenca y más intensos que nunca a mayor gloria de Marifé de Triana, quizá en el himno más dulce con El cant dels ocells, o En el último minuto pero lo que es seguro es que cada cual tuvo su momento para esa intensa emoción particular en un concierto en el que Miguel Poveda dejó claro que venía a enamorar a su público y en efecto lo consiguió.

Poveda se creció y se valió de su voz que por momentos mece o arrastra, que llena y alienta, que se interna y eleva el alma, con su expresividad y toda su energía flamenca desplegada sobre el escenario, dando muestras de una enorme capacidad interpretativa que mejora a pasos agigantados, que inmensa capacidad de aprendizaje, de beber y absorber la esencia de sus referentes y transformarla en su propio estilo, el estilo Poveda. El cantaor se liberó en su voz pero también en el canto de sus manos, se reflejó con fuerza en la expresividad de su rostro y en su gestualidad dando vida a sus emociones de una manera elocuente y como nunca antes se había mostrado.

Con sus reacciones de entusiasmo el público mostró un vivo y elocuente espejo de esa capacidad de transmitir y emocionar de Poveda en su interpretación, y premió al artista con largas ovaciones, con la platea puesta en pie en varias ocasiones durante el concierto, el Liceu se rindió por completo al arte de Miguel Poveda. En Barcelona tuvimos la suerte de apreciar el espectáculo ya rodado tras haber sido estrenado en el Teatro Lope de Vega de Sevilla en el mes de junio y pasar después por otros escenarios (Córdoba, Camas, Mairena del Alcor, Valladolid, Cartagena), así ha ganado en intensidad y perfección en el camino, estas coplas pasarán posteriormente por Madrid (Teatro Español, 31 de enero y 1 de febrero de 2010), entre otros escenarios y ciudades.

Resultó esencial el apoyo imprescindible de los músicos que hicieron grande el espectáculo de manera precisa y hermosa y fue gracias al buen hacer habitual y a la maestría de Joan Albert Amargós en la dirección y piano, el gran Juan Gómez "Chicuelo" a la guitarra, el imprescindible Antonio Coronel a la batería y ritmos, la siempre elegante Olvido Lanza al violín, Paquito González en la percusión, Julián Sánchez a la trompeta, Guillermo Prats al contrabajo, y los dos puntales a las palmas de los cantes de Poveda: Carlos Grilo y Lua.

Los elogios expresados en esta crónica personal podrán ser comprobados por el aficionado ya que el directo quedó documentalmente inmortalizado gracias a la grabación del concierto del Liceu para su emisión por televisión (Canal Sur) en fechas navideñas, además de para su posterior edición en dvd, sin duda un concierto que merece ser conservado y disfrutarse para mayor gloria de la historia de la copla y de los caminos del arte de Miguel Poveda. 










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional