Letras de canciones
Vota: +2


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Ojos verdes


Versión de Pedro Guerra

Apoyá en el quicio de la mancebía,
miraba encenderse la noche de mayo.
Pasaban los hombres y yo sonreía,
hasta que en mi puerta paraste el caballo.
Serrana, me das candela y yo te dije: "gaché,
ven y tómala en mis labios,
que yo fuego te daré".
Dejaste el caballo y lumbre te di
y fueron tus ojos dos luceros verdes
de mayo pa' mí.

Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca,
que se han clavaíto en mi corazón.
Pa' mí ya no hay soles, luceros ni luna,
solo hay unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.


Vimos desde el cuarto despertar el día,
y sonar el alba en la Torre la Vela.
Dejaste mi brazo cuando amanecía
y en mi boca un gusto a menta y canela.
"Serrana, para un vesti'o yo te quiero regalar".
Yo te dije: "estás cumplío,
no me tienes que dar ná".
Subiste al caballo,
te fuiste de mí,
y nunca otra noche
más bella de mayo
he vuelto a vivir.


Versión de Miguel Poveda

Apoyá en el quicio de la mancebía,
mirabas abrirse la noche de mayo.
Pasaban los hombres y tú sonreías,
hasta que a tu puerta paré mi caballo.
Serrana, me das candela y te doy este clavel.
Ven a tomarla a mis labios,
que yo fuego te daré.
Bajé del caballo, de cerca te vi
y fueron dos verdes luceros de mayo
tus ojos pa' mí.

Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca,
que se han clavaíto en mi corazón.
Pa' mí ya no hay soles,
luceros ni luna,
no hay más que unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.


Vimos desde el cuarto anunciar el día,
y sonar al alba la Torre la Vela.
Dejaste mi brazo cuando amanecía
y en mi boca un gusto de menta y canela.
Serrana, para un vesti'o yo te quiero regalar.
Me dijiste: estás cumplío,
no me tienes que dar ná.
Subí en mi caballo,
y un beso te di,
y nunca otra noche
más bella de mayo
he vuelto a vivir.


Versión de Carlos Cano

Apoyá en el quicio de la mancebía
miraba encenderse la noche de mayo,
pasaban los hombres, ella sonreía,
hasta que en su puerta paré mi caballo.

-¡Serrana! ¿me das candela?-
y ella me dijo -gaché,
ven y tómala en mis labios
que yo fuego te daré-.

Bajé del caballo
de cerca te vi
y fueron dos verdes
luceros de mayo
tus ojos pa mí.

Ojos verdes, verdes como la albahaca,
verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.


Pa mí ya no hay soles luceros ni luna
no hay más que unos ojos que mi vía son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.


Vimos desde el cuarto despuntar el día
y anunciar el alba la torre La Vela.
Dejaste mis brazos cuando amanecía
y en mi boca un gusto a menta y canela.

-¡Serrana! para un vestío
yo te quiero regalar-.
-No hace falta estás cumplío,
no me tienes que dar na-.

Subí en el caballo
volando me fui
y nunca otra noche
más bella de mayo
he vuelto a vivir.

1 Comentario
#1
paqui
españa
[09/04/2014 12:22]
Vota: +0
Esta es la letra de la censura de Franco, que cambió la primera estrofa porque en España eso de que hubiese prostitutas esperando "en la puerta de la mancebía" y sonriendo a los hombres que pasaban no se daba. REcuperemos la canción original, por respeto a sus autores.









 
  

PUBLICIDAD
PROGRAMA BARNASANTS 2017
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Balance anual

el 31/12/2016

Por quinto año consecutivo hemos elaborado una lista con los discos imprescindibles del año que se termina. Como cada año no pretendemos pontificar sobre cuáles han sido los mejores. Seguramente habrá tantas listas posibles como aficionados. Esta es sencillamente nuestra lista con la total seguridad que si bien no están todos los que son, sí son todos los que están.

HOY EN PORTADA
Óbito

el 14/01/2017

El cantante y compositor folclórico Horacio Guarany, falleció ayer a los 91 años a causa de un paro cardiorrespiratorio, en su casa de la localidad bonaerense de Luján, tras 60 años de actividad artística que dejó un vasto legado en el canto popular y le valió un amplio reconocimiento.

 



© 2017 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional