Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Poblina de la nueva glorieta


Mi pueblo era un parque, una iglesia, un laurel,
era una parroquia y un viejo burdel,
un bar, una escuela y un sucio cuartel.
Mi pueblo era un río que quiso arrancar
tres veces el puente y no lo logró.
Mi pueblo era sólo una usada moneda,
un cansado reloj.

Mi pueblo, una rota mesa de billar,
una anciana ceiba, un poeta cantor,
tres calles muy anchas, blancas, y un hotel.
Mi pueblo era un loco sentado al portal,
un profeta ciego, un torcido metal.
Mi pueblo era sólo una zancadilla
al potro más veloz.

Pero por fortuna en el parque mi pueblo
tenía una Afrodita de ésas de provincia,
cómplice discreta, diosa confidente,
la más consecuente y amiga glorieta.

Ahí nací yo
un domingo de San Juan
y hubo fiesta familiar,
pues pusieron el mantel,
y mi padre en el portal
no se cansó de ofrecer
tabacos y sidra a granel.

Ahí nací yo,
y a grito limpio llegué.
¿A quién se le ocurre nacer
un domingo como aquél?
Pero pronto me calmé:
cuando mi madre me habló,
la complací y me callé.

Ahí aprendí
a caminar, a correr, a discutir.
Quería comerme al mundo,
multiplicar los segundos.
Quería tocar profundo,
tenía prisa por zarpar.
Y tuve amigos vaqueros,
poetas y bandoleros,
patinadores, troveros:
un ejército infantil.

Ahí nací yo,
y de niño me estiré,
tal vez por adelantar
me apuré tanto en crecer
que por mucho que luché
desde entonces para acá
de aquel tamaño quedé.

Ahí nací yo,
y el primer amor abrió
una sombrilla a la luz,
un sinsonte echó a volar
hasta la orilla del mar,
y en la esquina un pregonero
de repente enmudeció.

De ahí me llevé
la mañana más soñada de este siglo
y una bandera de enero
flotando desde mi alero,
y un fuerte olor a campanas
en aquel amanecer,
y mi primera afeitada,
y mi primera estocada,
y mi primera emboscada,
y mi primera canción.

Me fui de mi pueblo, mi rienda solté,
y aún mis oídos guardan el chirriar
del tren por los rieles con rumbo al azar.
Me fui de mi pueblo, mi almohada dejé,
y hoy me retumban en el corazón
pedazos de aquella glorieta cayendo.

Vuelve, glorieta, a girar,
hazte dueña del amor
y, como un gran ruiseñor,
canta al mundo nuevamente.

Vuelve, glorieta, a girar,
que suene más la retreta,
estrena un nuevo danzón
a estas ganas de vivir.
Ya hemos crecido, y ahora
nadie te va a destruir:
ni el grito del trombón,
ni el swing del saxofón.

(1983)

 










 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
En la sede de la UNESCO

el 04/12/2017

La exposición fotográfica Gira por los barrios, del cantautor Silvio Rodríguez, quedó inaugurada hoy en la sede parisina de Unesco para mostrar una faceta poco conocida del artista, considerado uno de los grandes exponentes de la cultura cubana.

HOY EN PORTADA
Gira 40 quilates

por Carles Gracia Escarp el 11/12/2017

Crónica del concierto de Pasión Vega presentando su último disco 40 quilates en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, 9 de diciembre de 2017, dentro de la programación del 19 Festival Mil·lenni de Barcelona. También anunciamos hoy la próxima publicación del Cancionero y Discografía completa de Pasión Vega en Cancioneros.com.

 



© 2017 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional