Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Poblina de los ires y venires


No me doy por vencido, me niego a renunciar: tan abundante rocío trae demasiada luz. Imposible una tregua cuando hay tanto fragor. Voy a ir hasta el mismo espejismo soñado, voy a ir hasta el mismo escondite del sol. No llevaré equipaje, partiré con la neblina que me traiga la mañana. Cantando por el sendero, me iré jubilosamente amanecido, regresando de estos ires y venires.

Aunque parezca mentira
mi abuelo vino de España,
llegó buscando al hermano
de Cantabria a la montaña.

El hermano volvió a casa,
pero abuelo se quedó:
se enamoró de María
y nunca más regresó.

Mi abuela, la patatica,
que este tamaño me dio,
trajo al mundo ocho retoños
y la raza se mezcló.

Se asentaron en Santiago
cuando terminó la Guerra,
y se hicieron propietarios
de un buen pedazo de tierra.

Tíos y tías crecieron;
cada cual hizo un panal.
Mi madre montó al caballo
y hasta Banes se fue a dar.

Ay, estos ires y venires,
ay, esta manía incurable
de volar, de volar, de volar,
de volar, llegar, sembrar.


Allí conoció a mi padre
en un baile de disfraz,
él vestido de abogado,
pero ella sin antifaz.

Bailaron toda la noche,
se decidieron casar.
Sólo diez años más tarde
juraron ante el altar.

Bajo una mata de cedro
mi casa empezó a crecer,
blanca y bonita la casa,
casa que me vio nacer.

Mis dos hermanos y yo,
príncipes de aquel lugar,
inventamos aquel patio
donde comencé a soñar.

El pueblito se hizo chico,
tenía prisa por correr,
y el trencito ya partía conmigo
al amanecer.

Como mi abuelo el de España,
a Santiago me fui yo,
aunque con la diferencia
que mi amor me acompañó.

Allí muy cerca, cerquita
de donde nació mi madre
hice el nido y dos varones
me convirtieron en padre.

Conocí a Sindo y Gutkin,
a Gualdo y a Matamoros,
trova, teatro y poesía,
pintura y demás tesoros.

Allí regalé mi canto
a ese viento enamorado
que me arrastró con el nido
hasta el centro del Vedado.

El mayor de mis varones
al techo del mundo fue,
y regresó a su asteroide
mi pequeño, ya lo sé.

Las nuevas aves se estrenan,
las veo por mi ventana.
No temen, se arriesgan,
parten en busca de la mañana.

No sé si aquí se detienen
estos ires y venires.
Mis alas no están cansadas:
es el tiempo quien decide.










 
  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional