Joaquín Sabina

Marinette

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Versión de Javier Krahe

Y yo que fui a rondarle la otra noche a Marieta:
La bella la traidora, había ido a escuchar a Alfredo Kraus ...
Y yo con mi canción como un gilipollas, madre.
Y yo con mi canción como un gilipollas.

Y entré con el salero al comedor de Marieta :
La bella, la traidora, ya estaba acabando el flan...
Y yo allí con la sal como un gilipollas, madre.
Y yo allí con la sal como un gilipollas.

Y cuando por su santo le compré una bicicleta:
La bella, la traidora, ya se había agenciado un Rolls...
Pegado al manillar hice el gilipollas, madre.
Pegado al manillar hice el gilipollas.

Y le llevé una orquídea a nuestra cita en la glorieta:
La bella se besaba con un chulo ¡ y apoyada en un farol!
Y yo allí con mi flor como un gilipollas, madre.
Y yo allí con mi flor como un gilipollas.

Y cuando ya, por fin fui a degollar a Marieta:
La bella, la traidora, de un soponcio se me había muerto ya...
Y yo con mi puñal como un gilipollas, madre.
Y yo con mi puñal como un gilipollas.

Y lúgubre corrí al funeral de Marieta:
A la bella, la traidora le dio por resucitar...
Y yo con mi corona hice el gilipollas, madre.
Y yo con mi corona hice el gilipollas.


Versión de Ángel Parra

Cuando quise cantar mi tonadita a Marinette,
la bella, la traidora, había ido a la ópera.
Quedé con mi canción como un huevón, mamita,
quedé con mi canción como un huevón.

Fui corriendo a ofrecerle la mostaza a Marinette,
la bella, la traidora, terminaba de comer.
Y yo con la mostaza como un huevón, mamita,
y yo con la mostaza como un huevón.

Cuando quise ofrecer mi bicicleta a Marinette,
la bella, la traidora, ya tenía automóvil.
Y yo y mi bicicleta como un huevón, mamita,
y yo y mi bicicleta como un huevón.

Me fui enamorado al rendez-vous con Marinette,
la bella confesó amar un imbécil que la besó.
Con mi ramito de flores como un huevón, mamita,
con mi ramito de flores como huevón.

Cuando quise cortarle la cabeza a Marinette,
la bella había muerto de una gripe ocasional.
Con mi cuchillo afilado como un huevón, mamita,
con mi cuchillo afilado como un huevón.

Fui corriendo muy triste al entierro de Marinette,
la bella, la traidora, días antes resucitó.
Con mi corona como un huevón, mamita,
con mi corona como un huevón.


Autor(es): Georges Brassens

Canciones más vistas de

Joaquín Sabina en Noviembre