Rumba luna [o De cómo pintaba Yamadú Canosa]

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Fue juntando plenilunios en su infancia,
asombrado, archivó cuartos crecientes
que hoy vigilan a sus gestos selenitas
y al paisaje lunar de su amplia frente.
Pescó lunas en aguas hechizadas
por eso aún quedan peces en sus redes.
Son la clave de su cosmogonía
de ojos estrellados que no duermen.
Rumba tu luna, como ninguna
embruja al brujo que pinta lunas.

Su sonrisa entra en cuarto menguante
si viene el Uruguay a sus recuerdos
entonces se entristecen sus pinceles
añorando al viejo Montevideo.
El tiempo en su taller no se destiñe
se lo gasta en azules y violetas
que descarga de sus ojos cuando mira
la mar de Barcelona en Vallvidrera.
Rumba, tu luna, como ninguna
embruja al brujo que pinta lunas.

Discute sobre nubes con sus perros
(uno ladra con acento malagueño)
y cuida con tesón las telarañas:
son arte y merecen un respeto.
Es profundo su amor por Barcelona
le es infiel en pocas ocasiones
(sólo a veces, si la noche es muy oscura
que suspira por Brasil y sus colores).
Rumba, tu luna, como ninguna
embruja al brujo que pinta lunas.


Autor(es): Quintín Cabrera, Andrés Bedó

Las canciones más vistas de