Siendo uno mismo

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

No soy ejemplo para nada y para nadie,
tengo miserias como cualquiera de ustedes,
catorce marcas que me duelen en el alma,
y cien defectos que me siguen y no aprenden.

Las dudas se divierten, no descansan nunca,
como los miedos, que siempre estarán presentes.
A veces sonrío sin ganas, y al revés,
que a nadie importa y nadie tiene que saber.

Y aunque las cosas con el tiempo no se olvidan
voy a estar más alerta, más tiempo conmigo,
que cada vez soy más conciente,
que la vida sin darnos cuenta se consume en un suspiro.

Voy a quererme pa´ quererte mucho más,
voy a tratar de ser mejor y más valiente,
es el momento de enfrentarse a la verdad,
que ya está bien de procurar y perder siempre.

Recuerdo que un día fui fuerte,
recuerdo que no juzgué a nadie,
porque cuando me siento débil
aún sigo queriendo, queriendo matarme.
Qué duro es a veces vivir,
pero es preferible sentir,
aunque nos duela la verdad,
siendo uno mismo en cualquier parte.

Y ahora que entiendo lo que mis padres de niño
siempre decían, con el corazón temblando,
nunca te fíes del que quiera ser tu amigo,
que con un caramelo te mete en el saco.

Y piensa si eres uno más de los que estrellan
su tiempo en un televisor de color rosa,
y sí, es verdad, yo fui de OT, ¿Qué te molesta?
Si no te gusta, a otra cosa mariposa.

Dice un amigo que no tenemos remedio,
abrir el corazón siempre nos sale caro,
que no me importa lo perdido, si es sincero,
a mí me importa todo el vino derramado.

Yo que forjé mi historia con los buscavidas,
pierden el tiempo los que intentan que me frene,
por eso ahora, si me escuchas, no te rindas,
siéntete libre y orgulloso de quién eres.

Recuerdo que un día fui fuerte,
recuerdo que no juzgué a nadie,
porque cuando me siento débil
aún sigo queriendo, queriendo matarme.
Qué duro es a veces vivir,
pero es preferible sentir,
aunque nos duela la verdad, aunque nos duela,
siendo uno mismo en cualquier parte.
Siendo uno mismo en cualquier parte.

En el espejo, las ojeras me contaron
de aquellas noches de cuánto la eché de menos,
en la locura, asesinando las llamadas,
y en cada muerte despertaba un nuevo intento.

No quiso verme, y ahora es quien me anda buscando,
no es que no quiera que me encuentre, es que mi sueño
lo estoy viviendo con una mujer sincera,
ella es la reina y tú una princesa del cuento.

Que no se trata de querer ser más que nadie,
¿Y porqué piensas que me lo monto de artista?
Más bien me pasa lo contrario muchas veces,
también me siento pequeñito en esta vida.

Vale la pena pelear por nuestros sueños,
vale la pena equivocarse y levantarse,
vale la pena liberarse y ser el dueño
de la verdad, siendo uno mismo en cualquier parte.

Recuerdo que un día fui fuerte,
recuerdo que no juzgué a nadie,
porque cuando me siento débil
aún sigo queriendo, queriendo matarme.
Qué duro es a veces vivir,
pero es preferible sentir,
siendo uno mismo en cualquier parte.

Canciones más vistas de