Vico C

Tony presidio

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp


El niño Antonio Pérez, así su madre lo nombró
en el medio del bajo mundo, humildemente se crió
sudando, buscando el pan, compitiendo con la miseria
su pobreza era seria, pero luchaba con mucho afán
quería ser arquitecto y los estudios su padre pagó
pero al crecer su ambición era enorme y el crimen escogió
Las seis de la tarde, está oscureciendo
la venta va bien y el dinero creciendo
mucha precaución velando la jara
el joven Antonio Pérez se prepara
Tony, así le dicen a Antonio
el tiempo lo ha convertido en demonio
su Biblia es un 357, su oficio “disparo y cobrar un billete”
la palabra paz él no la entiende
es un asesino y de eso depende su casa, su ropa, también su alimento
quitándote la vida en cualquier momento
Seis de la mañana, tocan la puerta
es el jefe y Tony se despierta
le dan un retrato y una dirección
prepara su revólver y empieza la acción
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio... le decían así
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio... le decían
Tony llega al sitio indicado
vigila a la víctima que está al otro lado
cruzando la calle frente a él se le para
y sin pena le pone un mágnum en la cara
el cuerpo cae con un count de dinero
Tony lo recoge y se lo lleva bien ligero
el hombre en el piso mucha sangre derrama
el dinero robado se invierte en marihuana
Tony sigue con su cruel misión
porque es uno de los grandes en la asociación
el corrupto esconde su identidad
porque es el zar de la droga rey de la maldad
Las tres de la mañana, Tony dormido
los guardias tumban la puerta con mucho ruido
Tony le pregunta "pero yo!, que pasó?"
"es una orden de arresto así que shut up"
llega el otro día compran el vocero
el pueblo lee lo de Tony primero
sale culpable con todo y poder
y su familia sufriendo y llorando por él
“Tony ¿dónde está?
- está receptivo
-ok. pues tráelo y léele las normas de rigor
-bueno Tony las actitudes negativas las ves afuera no quiero manoteos pide la verde pa´ hablar y espera que se te hable.
-Tony sabes por que te encuentras aquí
-no
-Tony, el motivo por la cual tú te encuentras aquí según la carta que recibimos de la calle es por que usted mató a un hombre a sueldo.
-no, no, no...
-dame la verde
-tiene la verde
-antes que nada hay que aceptar que casi todos los que estamos aquí tenemos una cosa en común y es que no hemos ido por el camino correcto. ahora dentro de los que estamos descarrilados están los que abusan y los que no abusan y yo soy de los que no abusan, yo no le he hecho nada a nadie, al que no se lo merezca pero pa’ cuidar un negocio ilegal hay que poner respeto y por eso es que muchos de nosotros estamos en esta prisión pagando las consecuencias. Si yo le estoy mintiendo si estoy metiendo la feca a larga ustedes me van coger en la mentira pero mientras no se pruebe lo contrario yo estoy aquí dispuesto a compartir todas mis conexiones de la calle con ustedes y voy a todas, Eso es todo lo que tengo que decir
- bueno esta junta debidamente bien organizada ha determinado que la carta recibida de la calle no es base suficiente por lo tanto dale arriba
Pasa un año y dos o tres meses
Tony en el banco pierde intereses
su nombre nuevo para el es un fastidio
porque ahora le dicen, Tony Presidio
controla los guardias corruptos que venden
los que obedecen, pero pretenden
romper la ley vendiendo esa cosa que llaman química extra-peligrosa
así es que la adicción prosigue en los presos
y Tony Presidio se aprovecha de eso
pues él es el grande, el distribuidor
el que vende el polvito que le cura el dolor
pero Tony quiere rehabilitarse
planea una fuga y logra escaparse
es un fugitivo que quiere lo mejor para su vida
así que se largó a New York
Pero las cosas allá no le van muy bien
el taxi es muy caro y no le gusta el tren
el clima es muy frío
la cosa no es la misma
así que prefiere progresar en su isla
llega el avión, Tony Presidio se asoma
pisa su tierra sin duda se emociona
llega a su barrio saludando a su gente
cuando siente un *disparo* que se cuela en su vientre
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio... le decían así
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio...
Tony presidio... le decían
El joven Antonio Pérez que de regreso a su hogar
quería rehabilitarse y una nueva vida comenzar
cuando de momento siente un balazo en su cuerpo
cayendo ya casi muerto se fijó rápidamente
un hombre que por venganza lo siguió sin descansar
pues Tony le había quitado la vida a un familiar
el que siembra la muerte a otro
para si mismo cosecha un homicidio
Y sin ningún acto de arrepentimiento
irá a la condena como Tony Presidio.