Jardines En El Cielo

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Hace tiempo que no atiendo al universo,
que me ofrece el infinito,
derroche inagotable de galaxias y planetas.

Ajeno a la sustancia indispensable
que alimenta el pensamiento,
la mística y la ciencia, la música y el verso;
me entrego ingenuamente a la rutina de lo breve,
la culpa y el lamento va por días;
la táctica y el gesto.

Consciente de lo efímera y aciaga
que suele ser la vida,
me empeño en todo aquello inconsistente
que resuelve en lo inmediato.

Esquivo a duras penas maldiciendo
los enredos del destino,
las horas de oficina para aquellos
con cara de pepino.

Me entrego ingenuamente a la rutina de lo breve,
la culpa y el lamento va por días;
la táctica y el gesto.

La turbia magia negra,
la blanca medicina,
la dieta del serrucho,
la piel con vaselina.
Las noches de Cabiria,
las duchas de agua fría,
la misa y el rosario
con flores a María.

Me pesa todo el resto de este sueño
que al cabo por siniestro,
total y no parcialmente indigesto,
vandálico y funesto;
al fin se torna en gesto y con vehemencia,
machaca la conciencia;
el delicado espíritu incipiente,
lacónico y modesto,

Me entrego ingenuamente a la rutina de lo breve,
la culpa y el lamento va por días;
la táctica y el gesto.

La fuente de la vida,
de cada día nuestro,
el pan que rico aguarda
tan tierno en aquel cesto.

Las suaves primaveras,
los cánticos tan bellos,
caricias y ambrosías,
apasionados cuentos.

Batallas empatadas
marcadas en los huesos,
heridas mal curadas,
históricos excesos.

Qué lástima Belinda,
qué amores son aquellos,
laureles de otro mundo,
jardines en el cielo.

Canciones más vistas de

Javier Bergia en Enero