Proof

Sur 81

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Yo crecí en las canchas de futbol allá en las vías,
barrio de la Merced, seguro ya lo conocías,
me salí un día pero en las noches venía
porque el Dios que te crea es del barrio que te cría,
crecí con mucha cabeza con soberbia y orgullo,
escribiendo poesía en un barrio mas duro que el tuyo,
el soberbio no tiene alas, la soberbia es un capullo,
y yo cualquier cascarón en cuanto quiero, lo destruyo.

Hoy humildemente, soy mejor que siempre,
viviendo en el presente y viendo para el frente.
A veces sueño que es ayer y no quiero que me despierten,
pero sueño que es mañana y tampoco es muy diferente.

La vida no es tan mala, ni tan buena, ni tan muerte
metete el éxito al culo vivir es cuestión de suerte.
El diablo hablando por mí, metiendo la cola en mis pláticas,
escribiendo por mí, metiendo su nombre es mis páginas.
Crecí, peleando a golpes con quien fuera,
tú sabes que allá afuera no respetan a cualquiera,
ni a los curas porque curan menos que las curanderas,
pero te vuelves un hombre con guantes y sin playera.
Si supieras lo que guarda el gorro de mi sudadera,
cicatrices e ideas, la esencia no se incinera,
yo desde los 13 tomaba que no me vieras,
pero ya traía en la mente sentarme pa' leer rayuela.

De que hay buenos amigos, que a veces son malos socios
y que malas amistades a veces son buen negocio.
Fuí creciendo como todos, más mudanza y desconfianza
y la renta más barata porque es para la que alcanza.

El cambio más conveniente, Hierba en lugar de Malrboro,
me agarre de los cuernos sin saber cual era el toro,
hoy me siento mejor porque cuando rapeo no lloro,
pero no sales de lodo solo por cantarte un coro. (x2)

Yo voy canción tras canción, estación tras estación,
con decisión y condición te salvas hasta del panteón
por unas veces, pero sin emoción aunque no te mueras pereces,
la evasión es frustración aunque les pese.

El barrio de la Merced y después el del peñón,
a la droga si regrese, pero nunca a la religión,
la droga otra vez la dejé, la novia otra vez me dejó,
la misma situación pero no la misma canción.
Mujeres de cartón, Mujeres de materia cósmica,
Mujeres de cajón, Mujeres ojivas atómicas,
Crecí, y a lo mejor sigo creciendo,
el micrófono y el porro hacen milagros si los prendo.

Y yo hago canción tras canción, explosión tras explosión,
compara esta devastación con la que dejaría un ciclón,
yo he logrado esta expansión sin demasiada promoción,
por que el que sea presta atención en cuanto dispara un cañón.
Un disco digno de mención, letra y ritmo en combinación,
por lo menos es la intención, ya sé que no hay competición,
En este Barco sin timón y con tanta tripulación,
¡Yo no vine de capitán puto, vine de Inundación!.

El cambio más conveniente, Hierba en lugar de Malrboro,
me agarre de los cuernos sin saber cual era el toro,
hoy me siento mejor porque cuando rapeo no lloro,
pero no sales de lodo solo por cantarte un coro. (x2)