Arde Roma

Un cuarto sin ventanas

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp


La voracidad de la fascinación,
de ser la tapa de la revista,
pero el telón te oculta el backstage,
prefiero la cocina a la vista.

Una adicción a la satisfacción,
moviéndose al compás de un cuarteto,
despotrica contra la aberración,
de lo que permanece tan quieto.

Cuervos en la vigilia,
retrato indeseable que eriza,
hasta la más curtida piel.

La vorágine que se apoderó,
de la escena más cotidiana,
meciéndose bella sobre el vaivén,
de un cuarto que no tiene ventanas.

La procacidad es el metro patrón,
más que laxo librado a criterio,
es la matiné de la precocidad,
no todos se bancan los silencios.

Cuervos en la vigilia,
retrato indeseable que eriza,
hasta la más curtida piel.

El show del momento que viene de la mano,
entre tanta angustia y astilla,
es solo un destello aterciopelado,
entre tanta euforia fascista.

Cuervos en la vigilia,
retrato indeseable que eriza,
hasta la más curtida piel.