La zagala y el pastor

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

-Pastor, que estás en el campo
de amores tan descuidado,
escucha a una gentil dama
que por ti se ha desvelado.
-Conmigo no habéis hablado,
responde el villano vil;
tengo el ganado en la sierra,
y a mi ganadico me quiero ir.

-Pastor, que comes centeno,
y usas cuchara de palo,
si tomarás mis amores,
comieras pan de regalo.
-A buen hambre no hay pan malo,
responde el villano vil;
tengo el ganado en la sierra,
y a mi ganadico me quiero ir.

-Pastor, que estás avezado
a dormir en la retama,
si te casaras conmigo,
tendrías gustosa cama.
-Vete a esotra puerta y llama,
respondió el villano vil;
tengo el ganado en el monte;
con mi ganadico voy a dormir.

Deja la sierra y su nieve,
que tu frío me da pena;
ven, caliéntate a mi fuego,
tendrás una noche buena.
-Mal se os guise la cena,
responde el villano vil;
tengo el ganado en la sierra,
y a mi ganadico me quiero ir.

-Mi ganadico y el tuyo
pastarán en prado llano;
juntos han de retozar
largas siestas del verano.
-Mas que te muerda un alano,
respondió el villano vil;
bien se está el mío en la sierra,
y el tu ganadico en su buen redil.

-Tres viñas de tierra buena
te daría en casamiento,
una jaca y un jumento;
cabras cien y una colmena.
-Nunca llueve como truena,
respondió el villano vil;
tengo el ganado en la sierra,
y a mi ganadico me quiero ir.

-Entenderme tú no quieres;
no des prisa en ir al hato;
comerás, pues de convido,
de mí misma te hago el plato.
-No quiero pagar el pato,
respondió el villano vil;
bástame comer mis migas,
y a mi ganadico tengo de ir.

_Más que la de la nieve
de mi cuerpo la blancura;
rostro de leche y coral;
delgadita en la cintura.
-Mucho bueno poco dura,
respondió el villano vil;
tengo el ganado en la sierra,
y a mi ganadico me quiero ir.

-El cuello tengo de garza,
los ojos de un esparver,
las teticas agudicas,
que el brial quieren romper...
-No me puedo detener,
por más que tengas ahí.
Mi ganado está en la sierra,
y a mi ganadico tengo que ir.

-¡Oh, malhaya el vil pastor
que dama gentil le ame
y le requiebre en amores,
y él se vaya aunque le llame!
-El buey suelto bien se lame,
respondió el villano al fin,
y por más que me dijeres,
con mi ganadico me quiero ir.


Autor(es): Anónimo, Paco Ibáñez

Las canciones más vistas de

Anónimo en Diciembre