Facto Delafe y Las Flores Azules

Mediterráneo

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp


Cuántas caras tan tristes,
ojitos en la espalda,
pupilas de diamante,
bañadas en mostaza.

Diez años trabajando
tras la tela de araña,
muñecas de papel,
legañas que se clavan
al fondo de ese lago,
donde los niños cantan
hundiendo sus cabezas
en aguas perfiladas
por el pintor majara
que vino de la plaza,
que no sabe de nadie,
que todo lo traspasa,
que oculta su formato,
sus trazos son reclamos,
reclama zonas verdes,
reclama verdes tramos
para su Barcelona
que sufre tanto asfalto,
para tu Barcelona
que sufre tanto asfalto,
para mi Barcelona
que sufre tanto asfalto.
Los planos de l’Eixample
no fueron respetados.

Ahora cae una gota,
un cuerpo se desplaza,
un niño llega al lago,
el aire perfumado.

Conexión, satisfacción,
kilómetro cero,
expedientes archivados,
soy un hombre, un peldaño,
tengo mapas en paredes y
me siento atrapado
en un piso en BCN
a quince metros de la muerte.

Si la lucha ha terminado,
¿por qué sigo militando?
soy un tigre, un esclavo,
un helado en sus labios,
un apunte en la libreta,
el vapor de un pulmón,
un orgasmo en su maleta.
Y la busco esta noche
desde Horta a la Virreina,
después bajo a la ribera,
despistado por paseos
tan sólo pienso en ser mar,
ser amado, soy deseo,
ser cantor, soy embustero,
y tengo alma de marinero
y me quedo embrujado
ante el lago perfumado,
ante el dios del firmamento
el espejo de los astros,
el sabor de mis promesas,
el testigo de mi paso,
el baúl de los recuerdos
de noviembre hasta mayo,
el sentido a una vida
demasiado a la deriva,
el porqué de este escrito,
el patrón de mis cenizas:
el mar ... Mediterráneo.

Canciones más vistas de