Margot

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Desde lejos se embroca,
pelandruna abacanada,
que naciste en la mugre
de un cuartucho de arrabal.

Hay un algo que te vende,
yo no sé si es la mirada,
la manera de sentarte,
de vestir o estar parada,
o tu cuerpo acostumbrado
a las pilchas de percal.

Ese cuerpo que hoy te marca
los compases tentadores
del candombe de algún tango
en los brazos de un buen gil,
mientras triunfa tu silueta
y tu traje de colores
entre risas y piropos
de muchachos seguidores,
entre el humo de los puros
y el champagne de Armenonville.

Son mentiras, no fue un guapo
compadrón ni prepotente,
ni un malevo veterano
el que al vicio te lanzó.
Vos rodaste por tu culpa
y no fue inocentemente,
berretines de bacana
que tenías en la mente
desde el día que un magnate
de yuguillo te afinó.

Siempre vas con los muchachos
a tomar ricos licores
a lujosos reservados
del Petit o del Julien,
y tu vieja, pobre vieja,
lava toda la semana
pa' poner para la olla
con pobreza franciscana
en el viejo conventillo
alumbrao a querosén.

Yo recuerdo no tenías
casi nada que ponerte;
hoy usas ajuar de seda
con rositas rococó...

Me revienta tu presencia
pagaría por no verte;
si hasta el nombre te has cambiado
como has cambiado de suerte,
ya no sos mi Margarita,
ahora te llaman Margot.


Autor(es): Celedonio Flores, Carlos Gardel, José Ricardo

Las canciones más vistas de

Celedonio Flores en Diciembre