Qué consejos tan seguros vas buscando

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

¿Qué consejos tan seguros vas buscando,
corazón maltratado, hastiado de vivir?
Amigo del llanto y desamigo de risa,
¿cómo soportarás los males que te aguardan?
Apresúrate, pues, a la muerte que te espera
y por tu mal te prolongas los días:
tan lejana es tu deleitosa estancia
y quieres huir de muerte lisonjera.

Con los brazas abiertos ha salido al camino,
llorando de sus ojos por sobras de gran gozo.
Melodioso cantar de su voz oigo
diciendo: "¡Amigo, sal de casa extranjera!
A gozo tengo darte mi favor,
que en ningún tiempo hombre lo ha sentido,
pues huyo de todo hombre que me llama,
y tomo aquel que huye de mi rigor".

Con ojos llorando y cara de terror,
cabellos arrancándose con grandes alaridos,
la Vida quiere regalarme heredades
y de esos dones quiere que sea señor,
gritando con voz horrible y dolorosa,
mientras la Muerte llama al bienhadado
(pues, si el hombre está a males abocado,
la voz de muerte le es melodiosa).

Ningún hombre conozco, ni mujer, a mi imagen,
que, dolido de Amor, haga gemir:
yo soy aquél del que compadecerse,
pues de mi corazón la sangre va alejándose.

Lirio entre cardos, la hora siento acercada
en la que civilmente es mi vida acabada:
aunque del todo mi esperanza es huida,
mi alma queda en el mundo condenada.


Autor(es): Ausiàs March, Raimon

Las canciones más vistas de

Ausiàs March en Diciembre