Con el entendimiento no he pecado tan claramente

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Con el entendimiento no he pecado tan claramente como con mi muy culpable voluntad. ¡Ayúdame, Señor! Pero te lo ruego en vano, porque tú no asistes sino a quien se ayuda, y no puedes desatender a cuantos se te acercan: lo demuestran tus brazos abiertos. ¿Qué haré yo, que no merezco que me ayudes, porque reconozco que no me esfuerzo tanto como puedo?

Perdóname si te hablo enajenado: mis palabras emanan de mi sufrimiento. El infierno me causa pavor, y voy en ese camino; quiero desandarlo, y mis pasos no enderezo. Pero yo recuerdo que salvaste al ladrón, cuyas fechorías eran incontables: tu espíritu alienta allí donde le place; cómo y por qué ningún mortal lo sabe.

Aunque por mis actos no soy un buen cristiano, no tengo ira contra ti, y de nada te acuso. No me cabe duda de que obras siempre bien, tanto dando como quitando la vida: no hay diferencia si lo dicta tu autoridad. De ahí que juzgue loco al que se enfurecezca contra ti; la razón por la que los hombres no te conocen es porque aman el mal e ignoran el bien.


Autor(es): Ausiàs March, Carles Dénia

Las canciones más vistas de

Ausiàs March en Diciembre