Marcelo Coulón

M'hijita amaba la greda


Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Cogía con ambas manos
la greda enana y la hacía crecer.
Guardaba el barro más raro
para endulzar su día de miel.*

Cantaba con su voz de greda
para moldear la luz por nacer,**
y con racimos de greda
le daba vino al atardecer.

M’hijita amaba la greda
y eran sus pechos de greda y pan,
de greda su rostro claro,
su vientre blando,
su pie total.
La greda fue un barro vivo
en sus caderas de hambriento andar,
y la comba de su vientre
era caliente como un salar.

Con su mirada de greda
fijaba en grada la claridad.

M’hijita amaba la greda
e hinchó de greda mi corazón.
Con dos ovillos de greda
tejió ventanas a mi emoción.
Le dio a mi vida dos formas:
forma del agua y forma del sol.
Y un día, como si nada,
partió a la greda y no regresó.

¿Será tal vez greda muerta?
¿Confundió la greda su azar?

M’hijita amaba la greda
y ahora es de greda la eternidad.

La versión citada es del libro “Cantología”. En la versión interpretada por Patricio Manns e Inti-Illimani durante la gira de 1994 dice:

* para amasar su día de miel
** para moldear la voz por nacer,


Autor(es): Patricio Manns, Marcelo Coulón

Canciones más vistas de