Romance

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

De tanto darle vida a la muerte
fuimos matando a la vida
que echó a correr despavorida,
llorando llegó la suerte.

Desde la noche bajó el notario
con tres sables de silencio,
y se ha dormido el amor
de cada sutil momento.

A fuerza de tanta luna
desgranada en la cabeza,
la niña llora una estrella
que huye y resbala en la artesa.


Autor(es): Francisco Sazo, Fernando González