Canto a mí mismo

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Yo mismo me celebro y a mí mismo me canto;
y mis pretensiones serán las tuyas,
pues que cada átomo mío también te pertenece...
Mi lengua, cada átomo de mi sangre,
formados de este suelo, de este aire,
nacido aquí de padres,
nacidos aquí de padres también aquí nacidos,
yo, ahora de treinta y siete años de edad,
en perfecta salud, comienzo,
esperando no cesar más hasta la muerte...
Yo ofrezco abrigo para el bien o para el mal,
yo dejo hablar a todos a la ventura,
la naturaleza desenfrenada con la energía original...

¡Quitad las cerraduras de las puertas!
¡Quitad las puertas mismas de los quicios!
El que a otro degrada, a mí me degrada...
Yo prefiero la pretérita palabra original,
entrego el signo de la democracia;
¡por Dios! nos aceptaré nada
que los otros no puedan obtener en los mismos términos...

A través de mí resuenan
las infinitas voces largo tiempo enmudecidas,
voces de interminables generaciones de prisioneros y de esclavos
y de los derechos de aquellos a los que otros pisotean...

Me celebro y me canto a mí mismo lleno de vida,
ahora, compacto, visible;
yo con casi cuarenta años vividos
al hombre que viva a un siglo de aquí,
o dentro de cualquier número de centurias,
a ti que no has nacido aún, te dirijo estos cantos.
Cuando leas esto, yo, que ahora soy visible,
me habré vuelto invisible;
entonces tú serás compacto, visible,
y realizarás mis poemas volviéndote hacia mí,
imaginando cuán dichoso sería yo
si pudiese estar contigo y ser tu camarada.

Haz como si yo estuviera contigo,
no lo dudes mucho
porque yo estoy ahora contigo.


Autor(es): Walt Whitman, Manuel Picón

Las canciones más vistas de

Manuel Picón en Diciembre