Historia de un fado

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Las rúas de Lisboa del barrio de la Alfama
contemplan la sinrazón de una mujer endemoniada.
Amor de doble filo, de dicha y agonía,
mutiló su corazón y la dejó vacía.
Y el fado llenó sus noches,
mató su pena, como un mal vino.
Después se cobró su alma,
como un fantasma perverso y lascivo.

Fado, sal de mí, que me cuesta respirar,
no puedo vivir contigo.
Fado, sal de mí, no me des este castigo.
Fado, fado.


Como alma del diablo le grita a los tranvías
y les cuenta su dolor al vaivén de la ropa tendida.
Y canta desgarrada llorando como un niño:
¿Onde estas o meu amor? Ay, coração sozinho.

Y el fado habla por sus labios, mueve su cuerpo y la provoca.
Y suena en sus adentros aunque ella muerda su lengua y su boca.

Fado, sal de mí. ¿Qué estás haciendo conmigo? Fado, fado.


Autor(es): Jesús Bienvenido

Las canciones más vistas de

Jesús Bienvenido en Diciembre