Cándida tarde [o Ven]

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Ven,
¡Oh! Cándida tarde: en el zafiro
inmensurable y nítido del cielo,
tiende en alas levísimas el giro
del almo y blando y delicioso vuelo.
Yo por tu lumbre mágica suspiro;
por el céfiro dulce y por el velo
de púrpura gentil que lindamente
engalanando quedará tu frente.

Ven.
Pendiente de un mirar, de una sonrisa,
encantado en el ámbar de un suspiro,
no imaginaba, ¡Oh tarde!, que en tu brisa
la magia respirara que respiro.
Perdón mágica diosa: ya divisa
mi espíritu mi error. Ya cuando miro
tu faz, envuelta en infalible encanto,
me asalta dulce y delicioso el llanto.

Ven.


Autor(es): José Jacinto Milanés, José María Vitier

Las canciones más vistas de

José María Vitier en Diciembre