El jardín amado

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Cuando miro las rosas de la tarde
de esas coloradas que tu mano plantó,
es un paisaje rojo, vivo en el aire,
perfume en el silencio de tu corazón.

Pero contemplo el lirio amanecido,
blanco suspiro que arranca tu jardìn,
porque el morado, pimpollo adormecido,
despierta de su sueño para hacerte feliz.

Y recorro el cerco de tu madreselva
ramillete perfumado del atardecer,
será porque su nombre dice de tu nombre,
por eso no me canso de mirarla otra vez.

Tu rosa sandía que nunca se cansa,
que siempre ha crecido y florece otra vez,
regalando todo, dando lo que tiene,
como dió tu vida, como dió tu ser.

Y llevo en los ojos el paisaje nuevo
la sinencia roja de tu corazón,
pétalo encendido, anunciando el tiempo,
tiempo de la lluvia, bendición de Dios.

Tu jazmín del cielo sereno vigila
tendiendo su manto celeste de amor,
manto de la Virgen que quedó en tus manos
para la alegría de tu corazón.


Autor(es): Francisco Cerimele, Julio Cáceres

Las canciones más vistas de