Museo de barro

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Un rancho cuasi tapera
se vislumbra en la llanura,
vestigios de su hermosura
pueden verse en la cumbrera.
Si el pampero hablar pudiera,
dentraría en cavilaciones;
implacable en sus sermones
que chiflan las casuarinas
yo soy corona de espinas
para tus pobres horcones.

Inmensas telas de araña
son mortajas en tu suerte;
te anda olfateando la muerte
con su nariz de guadaña.
De manera un poco extraña
hay un jagüel que te mira,
la cruz de palo se estira
como un Cristo con un rezo
y a vos te suenan los huesos
como sacando mentiras.

Donde antes hubo una puerta,
hoy es mueca de amargura;
cual gigante criatura
que llora cuando despierta.
Se oye en la Pampa, un alerta
por los guardias del bañao,
un buho ha capataciao
el silencio en un minuto,
como pagando tributo
a su último soldao.

El pampero ha sujetao
sus cuatrocientos de afuera
cortao, ganó la carrera
que había depositao.
Rancho padrillo tostao
sepultao en la espinas;
te ofrezco mi peregrina
alma, a tu alma en desgarro,
porque sos ,Museo de Barro,
de reliquias argentinas.


Autor(es): Omar Moreno Palacios

Las canciones más vistas de