Payada a la Virgen de Luján

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

"Aquí me pongo a cantar
con cualquiera que se ponga
la mejor, la gran milonga
que se habrá de perpetuar".
Entre la pampa y el mar
y el que es mayor que los dos,
cielo estrellado de Dios
donde sus plantas están,
canto a la Flor de Luján,
canto a la Madre de Dios.

Dios hizo el cielo y el rayo,
hizo el sol, hizo la estreya,
hizo la Pampa sin güeya,
hizo el toro y el cabayo,
hizo el hombre, y aquí cayo,
porque fue su obra mejor,
pero el Mandinga traidor
conoció que era de barro.
Pecó el hombre, rompió un carro
y se le enojó el Creador.

Y lo echaron de la estancia
pa la tierra del infiel,
a tragar miseria y yel
el que nació en abundancia.
Pero su mesma inorancia
le dio compasión al Juez.
Pensó un momento y después
exclamó lleno de ciencia:
"Se ha de cumplir mi sentencia
pero güelta de revés".

"La muerte que al hombre aterra
Yo a mi mesmo me la aplico:
Yo soy grande y me hago chico,
y siendo Dios me hago tierra.
Yo he de vencer esta guerra
con las armas que me dan,
porque vencer de rufián
a Dios no es cosa que cuadre".
Y eligió para su Madre
a la Virgen de Luján.

Aquí hay misterios muy fieros
y aquí hay un pozo muy hondo,
yo mi inorancia no escondo
ni me meto en agujeros.
Aquí hasta los más matreros
boleados quedarán,
y jamás entenderán,
porque es cencia infinita.
Y eligió para Mamita
a la Virgen de Luján.

Mirén que humildá, que empeño
el del Hijo de Dios Padre,
ir a elegir para Madre
en un pago tan pequeño.
El que es de este mundo el Dueño
no se guía por las ropas,
podía ir por las Uropas
a elegir las potentadas.
Pudo sacar as de espadas
y robó cuatro de copas.

Y de que Dios la encontró
güena Madre y cariñósa,
guapa, limpia, habilidosa,
y su corazón probó,
al tiempo que la dejó
quiso hacer algo que asombre,
y le dijo: "Por mi nombre
y estando en esta cruz triste,
Madre de Dios güena juiste:
Yo te hago Madre del hombre".

Gaucho pampa a dónde irías
cuando no tuvieras madre,
vos que sos duro de encuadre
y de pocas tiologías.
Vos que te hayás estos días
guacho en la tierra que hiciste:
te han quitado hasta el alpiste
para darte la instrucción,
te han quitado el corazón
y te dan un libro triste.

Reina del Plata, Señora
del pobre crioyo olvidado,
techo que nos ha quedado
contra esta lluvia invasora.
Estreyita pa la hora
de la tormenta feroz,
mira que se vuelve a Vos
mi alma que no desconfía,
porque si sos Madre mía,
sos también Madre de Dios.

Madre de Dios, Madre mía,
y no quiero saber más.
Hacéme morir en paz
con Dios y con vos, María.
Al filo de mi agonía
no recordés mis reveses,
recordá en vez cuántas veces
y ya desde muy guachito,
yo te recé el Bendito,
la Salve y los Cinco Dieces...


Autor(es): Padre Castellani

Las canciones más vistas de