Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Tímida, dulcísima eres tú.
Marchita tus ojeras un incendio de pasión.
Eres todo, todo lo más bello y natural,
el aire, el campo, el mar, la noche, el sol,
y aún eres más; porque eres bien el mismo bien
fuente de amor, madre de Dios, mujer.

Príncipe romántico y gentil
por ti quisiera ser y así colmar tu sueño azul
para la tersura de tus manos, inquietud,
y para tu sentir canción de fe,
de amor, de sol, de espuma, sí mi bien, mi bien,
Una canción por ti quisiera ser.

Cándida paloma enamorada
embriágame con la música de tu corazón.
Bésame en silencio, bésame,
que sobre mi boca trémula
tus besos serán himnos de luz.
Que de nuestros labios
sobre la cruz
dejar quiero mis ruegos, mi Dios eres tú.

Pétalos y lágrimas besé
la noche que en tu boca fue pasión mi soledad;
y ese llanto tuyo floreció con la canción
que con mi voz te grita, amor, amor
porque eres tú la ardiente flor de tentación
quiere pecar mi ciego corazón.

Déjame y olvídate de mí
si sólo un hombre soy, pues para ti quisiera ser
río, claro río, y empapándote la piel
entrar en el misterio de tu ser
que candorosa guardas tú, tan sólo tú,
flor virginal de amor y juventud.


Autor(es): Roberto Cambaré

Las canciones más vistas de