Elegía para Claudia

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Pollera a cuadros y tacones bajos
y la imagen del Che puesta en la vincha.
Defender ideales: la amenaza
que el sistema perverso suponía.

Tenías diecisiete y un otoño
al volver del colegio, en una esquina
te esperaban las garras delatoras
del poder que esas bestias ejercían.

Evoco de tus ojos color miel
ese brillo de sol que me ilumina.
Eran tantos tus sueños y se fueron
tras la espera final de la utopía.

Al alba cercenaron tu capullo
fecundo ha de brotar en mil semillas,
invencibles sin hojas de perdón
vivirán con tu savia florecida.

Aún busco rasgando con mis uñas
y en silencio mi alma se empecina
en seguir por la senda ilusionada
tras la estrella de amor que fue tu vida.

En nombre de qué lucha, de qué historia
sin reparos segaron tantas vidas.
Son más de treinta mil, que aún esperan
el acto singular de la justicia.


Autor(es): Norma Montenegro, Lilian Papasso