La vitrina

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

No me importa el qué dirán,
ni si mañana es mejor,
no soy la bonita flor
perfumada y obediente.
Si debo apretar los dientes
y arremangarme la ropa,
un ancho es el as de copas
y a cualquier carta me apego
y al varón le sigo el juego
poniendo cara de sota.

No presumo de exquisita,
el lujo me importa un corno,
mujeres que son de adorno
se caen de la vitrina.
Soy morocha y argentina,
ni posmoderna, ni nada,
no sonrío a la carnada
ni acato la voz del amo,
yo no como de la mano
y más si es mano enguantada.

Me enamoro porque sí
sin preguntarme la causa,
el corazón es la balsa
que siempre va a la deriva.
Cuando me piden que escriba
sobre el juego glamoroso,
la casita o el reposo
y el nido de enamorados
yo contesto que a mi estado
no le conviene un esposo.

Aguante los vendavales
del criollo más macanero,
bacanales de soltero
con aires de nuevo rico,
puro jarabe de pico,
entre cuervo y golondrina,
soy morocha y argentina
y el brillo me importa un corno,
mujeres que son de adorno
se caen de la vitrina.

Me enamoro porque sí
sin preguntarme la causa,
el corazón es la balsa
que siempre va a la deriva.
Cuando me piden que escriba
sobre el juego glamoroso,
la casita o el reposo
y el nido de enamorados
yo contesto que a mi estado
no le conviene un esposo.

Puro jarabe de pico,
entre cuervo y golondrina,
soy morocha y argentina
y el brillo me importa un corno,
mujeres que son de adorno
se caen de la vitrina.


Autor(es): Adrián Abonizio

Las canciones más vistas de

Tangos en Octubre