El fueye de Arolas

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Silencio muchachos... de pie la milonga...
ya ancló entre nosotros rendido en la paz,
el bardo querido, el mágico Arolas,
que ha vuelto a su patria para no irse más.
Parece que el tiempo volviera sus pasos,
que Rocatagliatta, pulsando un violín,
bajara del cielo, y Cobián en el piano
un tango de Eduardo, bordara en sus manos
trayendo a su alma del viejo París.

Y allí estás, acurrucado... ave dormida y cantora,
velando el profundo sueño de aquel que fuera tu dueño,
mi viejo fueye de Arolas. Si al mirarte me parece
que el espíritu de Eduardo hace mover tu teclado
y en tu pico nacarado prende el pasado una flor.
Silencio muchachos... de pie la milonga...
volvió a los balcones del barrio y su grey,
Arolas, el mago de los bandoneones,
viajero del Marne, bohemio de ley.
No ronda en las noches de Hansen al muelle
con traje a ribete, tacón militar,
más canta en las notas de todos los fueyes
su música en vida, que ríe y que hiere...
su fueye un jilguero que no ha de callar.

Y allí estás acurrucado... ave dormida y cantora,
velando el profundo sueño de aquel que fuera tu dueño
mi viejo fueye de Arolas. Si al mirarte me parece
que el espíritu de Eduardo hace mover tu teclado
y este tango del pasado brota en tu caja de amor...

No suenes más; que me llora el corazón de recuerdos...
Mi viejo fueye de Arolas...


Autor(es): Héctor Marcó, Pedro Laurenz

Las canciones más vistas de

Tangos en Julio