A Magaldi

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Mañana de invierno, el sol se ha escondido,
negando sus rayos acaso marchó.
Hay lloros, lamentos, que habrá sucedido,
que el alma porteña su temple quebró.
Mañana de invierno que pones de duelo
un alma en el cielo que Dios recogió.
¿Qué pasa?, pregunta anhelante la gente,
la gente responde, Magaldi murió.

“¿Por qué te fuiste hermano?”
Ayer cantaste a Gardel,
mas hoy, del enjambre humano,
tu canto se fue tras él.
Quebrose tu voz doliente,
partió en pos de emoción,
y la flor del dolor se deshoja
sembrando congojas en mi corazón.

En pos del cortejo, las voces de bronce
de tus personajes, oraban por vos.
Acaso “Un lamento”, “El penado catorce”,
que en “Son de campanas” llamaban “Adiós”.
“Dios te salve m' hijo”, tal vez murmuraron,
en tanto que “Nieve” quebraba tu voz,
cuando un crucifijo ceñiste en tus manos,
cantándole al mundo tu último adiós.


Autor(es): Juan Tiggi, Carlos Dante