Declaración de amor a Buenos Aires

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Dejame acariciarte las calles sin apuro
en una noche nuestra, de tango y de neón,
mirarte en el espejo de un charco de suburbio,
sentarme en tu regazo con forma de cordón.
Que quiero recostarme en tu cuerpo hecho vereda,
sentir como me embriaga tu aliento de jazmín,
con el etéreo marco de un cielo de rayuela,
un cielo maquillado con humedad y hollín.

Dejame que te diga: ¡te quiero, Buenos Aires!
Y necesito entonces fundirme en tu interior:
en tu empedrado viejo, en tu esperanza nueva,
en tu simbiosis loca de tango y rock and roll.
Dejame que te cante con verba estremecida,
y que ponga la vida en ésta, mi canción.
Dejame que te diga: ¡te quiero, Buenos Aires!
Y te ofrendo mi alma al ofrendar mi amor.

Dejame desnudarme de a poco las vergüenzas,
mostrarme sin disfraces, así, tal como soy.
Y hacerte mía entonces de frente y sin lamentos,
y que te entregues toda como me entrego yo.
Y adormecer sintiendo la piel de tus orillas,
allí donde es más fuerte tu aroma de malvón,
donde nos cubra el manto de un patio con glicinas
y arrulle nuestros sueños el son de un bandoneón.

#i#1er. Premio Mejor Letra de Canciòn - Certamen "Hugo del Carril" 1989#/i#


Autor(es): Ernesto Pierro, Jorge Dragone

Las canciones más vistas de

Tangos en Julio