Marilyn de los milagros

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Heroína de las horas bellas
su corona fue un amor partido,
Marilyn del cine y los milagros,
cuando Dios soplaba en su vestido.

Se cayó desde el más hondo cielo
una noche de ternura y frío,
yo inventé bolsillos en mi vida
por llevar su foto cerca de mí.

Marilyn,
perfecto folletín de luna llena
la muerte parpadeó una noche
y se robó, infeliz, su corazón de arena.

Marilyn,
la vida cobró caro el espejismo,
me queda su lunar ensombrecido
y el pudor perdido con su aroma a Chanell.

Hoy llovizna su recuerdo tibio
con un eco de rubor y tacos;
no hay ausencia más amarga y dulce,
somos huérfanos de un tango flaco.

En su pobre culebrón de barrio
que una tarde amaneció dorado
no hay lugar para una piba triste
ni hay teléfonos del otro lado.


Autor(es): Raimundo Rosales, Tato Finocchi