El naufragio y la canción

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

En las noches de sopor y desaliento
nos buscamos a lo lejos, desafiantes
como lobos desterrados en la nieve,
como perros en la lluvia, o como amantes.

Si la fiebre se apodera de las nubes
somos pájaros de un cielo subalterno,
silenciamos las canciones más amables
y cantamos las del beso en el infierno.

Somos sórdidos y bellos
como frágiles promesas clandestinas
y asaltamos, por las noches,
las hogueras del amor y sus esquinas.

Nos destellan la memoria
nuestros muertos más queridos y rebeldes,
somos dioses incompletos,
la botella de un naufragio y la canción.

Cuando asoman los milagros en derrota
somos barcos encallados en el viento
y volamos en Alorsas y Tuñones
y volvemos en la piel de un sentimiento.

Maldecimos en idiomas inventados
y juntamos mariposas en los ojos,
somos tristes como un puerto y, sin embargo,
brindaríamos aún en los despojos.


Autor(es): Raimundo Rosales, Tato Finocchi