Lo que ambicioné

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Cuando el recuerdo de tu amor, bella mujer,
viene en las noches a ocupar mi corazón,
siento la tétrica nostalgia de ayer
y de ese ayer ante mí surge la visión.
¡Tiempo feliz que nunca más ha de volver
a embellecer las ilusiones del que amó;
flores que un día perfumaron mi querer
pero que el fuego de los años las quemó!...

Dulce mujer, bien amada,
ángel divino, nítida flor;
reflejo de una alborada
donde vivió mi amor.
Hay en el lirio y las rosas
que perfumando tu fosa están,
¡memorias de muchas cosas
que ya no volverán!...

Virgen pletórica de encantos y de luz;
mujer divina a quien amé con frenesí.
¿Qué alma piadosa arrancará la enorme cruz
que desde el día de tu ausencia llevo en mí?
¿Cómo olvidar, por las caricias de otro amor,
el dulce beso que en tus labios encontré?
¡Ya no hay dulzuras que mitiguen mi dolor;
tú eras la gloria que como hombre ambicioné!


Autor(es): Juan Fulginiti

Las canciones más vistas de

Tangos en Julio