La Parda Balcarce

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

(recitado)
Abuelita Dominga, reina de los candombes,
enséñeme la copla de la parda Balcarce,
que el carnaval de Rosas esta noche se acaba,
y mi guitarra quiere cantarla como nadie.

(canto)
Fue la flor de los banguelas,
en el barrio del tambor,
pero nadie la quería
como aquel mozo cantor.
Cerraba ella la ventana
al escuchar su canción,
porque Martina Balcarce,
no tenía corazón.

Por andar con unitarios
lo mandaron fusilar,
fue en un carnaval de Rosas
cuando ella lo vio pasar.
Murió inválido entre cuatro
negros del Restaurador,
y recién supo Martina
que aquel mozo era su amor.

Quiero darle un beso a solas,
dijo al jefe del cuartel,
y hasta que tocaron diana
estuvo sola con él.
A las diez de la mañana
fusilaron al cantor,
negras y blancas lloraban
en el Barrio del Tambor.

Pobre Martina Balcarce
que linda estaba después,
iba a rezar por el muerto
los lunes de cada mes.
Fue en el carnaval siguiente,
en el Barrio del Tambor,
nació un pardo de ojos claros,
que era el hijo del cantor.

(recitado)
Abuelita Dominga que tiene cien años,
y había sido esclava del padre de mi padre,
en el antiguo patio, detrás de San Francisco,
que cantaba esa copla de pasión y de sangre.

Y otro carnaval de Rosas,
besó con ansia mortal
al hijo del fusilado
y se ensartó en un puñal.
Cuando murió la Martina
quedó el hijo de su amor,
negras y blancas lloraban,
en el Barrio del Tambor.


Autor(es): Héctor Blomberg, Enrique Maciel