La princesita

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Yo vivía tristemente,
la pena me consumía,
pues olvidar no podía
la tristeza ni el dolor
hasta que una princesita
me trajo un rayo de sol.

Eres, princesita,
cual flor de pasión,
entre todas bella,
por tu corazón.
Si el cariño mío
sabes apreciar,
jamás en la vida
te habré de olvidar,
pues tienen tus ojos
divino fulgor
y son tus miradas
un canto de amor.
En tu boca ardiente
que ríe al besar
hay mágico encanto
que no sé explicar.

Yo vivía tristemente,
la pena me consumía,
pues olvidar no podía
la tristeza ni el dolor,
hasta que una princesita
me trajo un rayo de sol.
Tu eres, princesita,
cual flor de pasión
y siempre despiertas
loca admiración
cuando majestuosa
te miran cruzar
hollando la alfombra
roja del Pigall,
pues tienen tus ojos
tan grande fulgor
que son tus miradas
un canto al amor
y si mi cariño
sabes apreciar
jamás en la vida
yo te he de olvidar.

Ahora vivo alegremente,
mi pena se ha disipado,
pues al fin se han ahuyentado
mi tristeza y mi dolor,
porque una princesita
me trajo un rayo de sol.


Autor(es): José Panizza, José Laina

Las canciones más vistas de

Tangos en Octubre