Mi sentencia

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Desnuda, como el filo de un acero, así,
desnuda, mi sentencia que se clava en ti.
Me llevabas de la mano para hundirme en este infierno
para verme sin sentido, sin moral, sin nada adentro.
Pero ahora te condeno, ¡maldita!
Cuando escuches mi sentencia
martillando tu conciencia
sufrirás igual que yo.

Por un beso de tu boca la luna corté,
por un mundo de tristezas
que me daba tu belleza
hasta el nombre te entregué.
Yo te he dado más que eso
mi alma, tal vez.
Y hoy al verme pisoteado como un vil,
como un malvado, me rebelé.

Desnuda, como el alma que se acerca a Dios.
Desnuda, la sentencia que firmé por vos.
Que la herida que me abriste no se borre de tu mente
y las gotas de mi sangre día y noche te atormenten
hasta siempre, hasta la muerte.
Maldita, cuando escuches mi sentencia
martillando tu conciencia
morirás igual que yo.


Autor(es): Armando Pontier